Una apuesta geopolítica

Le rogué que no lo divulgara hasta que el Cónclave hubiera terminado y, en tono jocoso, le pedí que me hiciera de notario y le confié un nombre, uno solo: Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires.

16/03/13 12:19 PM | Imprimir | Enviar

Me disculpo por empezar con un episodio personal. Pero, como verán, en el trasfondo hay un problema muy grave que afecta a toda la Iglesia y con el cual, por tanto, Francisco deberá lidiar de manera prioritaria. Así pues, espero que me perdonen por el aparente personalismo.

Durante el mes transcurrido desde la profética conmemoración de Nuestra Señora de Lourdes, el 11 de febrero, innumerables colegas, tanto italianos como extranjeros, me pidieron un pronóstico sobre el cardenal que los hermanos elegirían como sucesor de Benedicto XVI. Siempre, sin excepción, evité la pregunta y no respondí a ninguno, recordando que para un cristiano no es lícito tratar de quitarle el trabajo al Espíritu Santo, y evocando episodios, vividos en persona en la redacción de los periódicos, en los que las indicaciones de los papables por parte de los expertos eran desmentidas regularmente. Por este motivo, aunque excusándome, no participé en esa especie de entretenimiento de los colegas del Corriere que, sonriendo, indicaron cada uno tres nombres.

Hice una sola excepción al silencio que me había impuesto con un colega -que es también un viejo amigo y con quien escribí un libro sobre la fe-, Michele Brambilla, actualmente en La Stampa, pero que se formó en nuestro periódico, y buen conocedor de los problemas religiosos. Le rogué que no lo divulgara hasta que el Cónclave hubiera terminado y, en tono jocoso, le pedí que me hiciera de notario y le confié un nombre, uno solo: Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires. Mi amigo y colega me llamó el pasado miércoles, bajo el diluvio de la plaza de San Pedro, para preguntarme si le confirmaba la predicción: le dije que me parecía que podía hacerlo. Michele me recordó que Bergoglio no estaba entre los que la mayoría de colegas daba como papables: al menos en este Cónclave; en el que eligió a Joseph Ratzinger parece que fue el que obtuvo mayor número de votos después del elegido. Pero han pasado ocho años, el cardenal Bergoglio tiene ya 76, y todos esperaban a un Papa en plenitud de sus fuerzas. Un límite que alguien había fijado en los 65 años. Además, sería el primer jesuita en convertirse en Papa, dignidad a la cual la Compañía nunca ha aspirado, siguiendo las recomendaciones del fundador, Ignacio de Loyola. Sin embargo, insistí en la candidatura del argentino.

¿Dotes de adivino, confidencias del Paráclito, vínculos ocultos con las sacras estancias cardenalicias? Qué va, no exageremos, sólo un cierto conocimiento de la realidad de la Iglesia actual. De hecho, le expliqué a mi amigo: «En el Cónclave, donde se conoce la condición de la Iglesia en el mundo entero, se podría tomar una decisión geopolítica, como se hizo con Karol Wojtyla. Una elección afortunada: no sólo fue uno de los mejores pontificados del siglo, sino que desató el pánico en la nomenklatura de la URSS y de todo el Este, que preveía problemas, al elegir a un Papa polaco. No se equivocaban al asustarse. En efecto, llegó Walesa, Solidaridad, los astilleros Lenin de Gdansk, las huelgas obreras que, por primera vez, un régimen comunista no se atrevió a reprimir de manera sangrienta. Aquella fue la grieta que, al hacerse grande, al final hizo caer todos los muros del Imperio. Pero nada de esto habría sido posible sin un Pontífice polaco, ¡y con su temperamento y su prestigio!, que vigilaba y aconsejaba desde el Vaticano» Y bien, seguí con mi razonamiento, hoy en día la apuesta geopolítica podría hacerse en dos direcciones: llamar a la cátedra de Pedro al primer chino de la historia que participa en un Cónclave, el arzobispo de Hong Kong, John Tong Hon. El pánico, esta vez, no estaría en Moscú ni en Varsovia, sino en Pekín, en la capital de la superpotencia del futuro, donde el Gobierno -no pudiendo extirpar a los católicos, insensibles a las persecuciones- ha tratado de crear una Iglesia nacional, separada de Roma, y ha nombrado incluso a los obispos. Y los creyentes fieles al Papa han quedado reducidos a la clandestinidad. ¿Cómo seguir manteniéndolos en las catacumbas o en los campos de concentración con uno de ellos como Papa?

Pero la Iglesia nunca tiene prisa, juzga según el tiempo de «larga duración», como dicen los historiadores de los Anales; el turno de China llegará, probablemente, en un próximo Cónclave, cuando, como sucede con todos los regímenes totalitarios, el sistema empiece a declinar y se vea debilitado, listo para el golpe de gracia. ¿Y en este Cónclave? En éste, pensaba, había espacio para otra apuesta geopolítica, y esta vez verdaderamente urgente, es más, urgentísima, si bien en Europa no se conoce la gravedad del asunto. Sucede, pues, que la Iglesia está a punto de perder el que consideraba el «continente de la esperanza», el continente católico por excelencia en el imaginario colectivo, aquél gracias al cual el español es la lengua más hablada en la Iglesia.

Sudamérica, efectivamente, abandona el catolicismo a un ritmo de miles de hombres y mujeres al día. Hay cifras que atormentan a los episcopados de aquellas tierras: desde principios de los 80 hasta hoy, América Latina ha perdido casi a un cuarto de sus fieles. ¿A dónde han ido? Entran en comunidades, sectas, pequeñas iglesias evangélicas, pentecostalistas que, mantenidas por grandes financiadores norteamericanos, están llevando a cabo el viejo sueño del protestantismo de EEUU: terminar, también es ese continente, con la superstición «papista». Hay que decir que los grandes medios económicos de los que disponen esos misioneros atraen a muchos desheredados de aquellas tierras y los inducen a entrar en comunidades en las que todos son ayudados también económicamente. Pero también está el hecho de que las teologías políticas de las décadas pasadas, predicadas por curas y frailes convertidos en activistas ideológicos, han alejado del catolicismo a esas multitudes, deseosas de una religiosidad viva, colorida, cantada, bailada. Y es precisamente en esa clave como el pentecostalismo interpreta el cristianismo y atrae a mareas de tránsfugas del catolicismo. Así pues, probablemente los padres del Cónclave habrían valorado la urgencia de una intervención, siguiendo un programa propuesto y gestionado por la propia Roma, entronizando como Papa a alguien de ese continente.

Pero la hemorragia se da, sobre todo, en Brasil y la América andina: Si debía ser un Papa sudamericano, ¿por qué uno argentino, un arzobispo de un país menos afectado por la fuga hacia las sectas? Probablemente ha tenido peso el hecho de que el cardenal Bergoglio (aparte de su alta calidad humana, su preparación teológica y su experiencia) es, a la vez, iberoamericano y europeo. La suya es una familia de inmigrantes recientes del Piamonte, el italiano es su segunda lengua madre, puesto que en la Iglesia son urgentes no sólo los problemas del otro lado del Atlántico, sino que también es necesaria una reordenación enérgica de la Curia, hacía falta un hombre que supiera afrontar ciertas situaciones vaticanas. En fin, que la mía no es una predicción, sino un simple razonamiento. Serán necesarios muchos razonamientos más, empezando por la elección del nombre, Francisco, inédito en la historia del Papado. Pero es tarde y el tiempo aprieta. Ya habrá tiempo para retomar el tema.

Vittorio Messori es escritor y periodista italiano especializado en temas religiosos.

Publicado originalmente en El Mundo

 

10 comentarios

Comentario de evariste
muy buen articulo, el señor messori siempre tiene algo interesante que escribir.
17/03/13 5:27 PM
Comentario de Jordi Mª Gil Costa, O.Carm.
Messori, siempre magnífico y clarividente!
18/03/13 5:33 PM
Comentario de Enrique G. B. A.
No termina de convencerme. Habrá acertado en el papable, pero sin acertar en los motivos fundamentales de su elección.
Para este cónclave, a diferencia de los anteriores, hubo una eclosión de blogeros, portales, sitios de la red católicos, con laicos formadores de opinión y de información, leidos y comentados por laicos informados o que quieren estarlo.
Es una nueva realidad de comunicación que llegó para quedarse.
Pero hay una barrera, que no creo se pueda eliminar. El conocimiento de los cardenales es teórico, el propio de la información globlal, atendiendo a lo doctrinal y apologético, más que a lo pastoral o lo que surge del trato personal. Del centenar de cardenales, de los cuales sería una rareza que algunos se aparten seriamente de la ortodoxia, se nos escapa a los laicos informados, sus cualidades humanas, ahí donde se hace carne el Evangelio.
En general, creo que en los portales, responsables, comentaristas y lectores, fueron sorprendidos por la elección de Francisco.
Si en alguna próxima elección no se repite la sorpresa, será meramente coyuntural por coincidencia con un cardenal visible en las redes.
Mejor así, esperando un regalo del cielo, orando, para que verdaderamente sea un regalo.
19/03/13 7:12 PM
Comentario de Faramir
Patético. Messori dice que sabía quién iba a ser elegido papa pero se lo dijo a una sola persona. ¡Qué ridículo! No necesitaba esta memez para hacer su análisis, que tampoco es muy original.
20/03/13 12:04 PM
Comentario de Puede ser, pero
Puede ser todo lo que usted dice, pero el problema de Suramérica que usted mismo destaca en lo ha creado la teología de la liberación en la cual los la Compañía tiene una gran culpa -para mí la principal pero sin descartar otras culpabilidades-. La Compañía, su acción en la defensa de las guerrillas marxistas, en la formación de sus cuadros (como sucedió en la Universidad Centroamericana) incluso en la financiación de la revolución marxista (tal como dejó demostrado Ricardo de la Cierva); ha sido un cancer para la fe católica. La teología de la liberación ha dejado grandes vacíos espirituales, espacios que han sido llenados por grupos evangelistas, pentecostales y otras sectas ¿por qué? a mi entender, por la sencilla razón de que estos grupos y sectas hablan a las gentes de sobrenaturalidad, de infierno, de cielo, de salvación espiritualidad, de liberación espiritual y personal más allá de lo físico y lo material. Mientras que la teología de la liberación les hablaba y les sigue hablando de revolución, de justificación de lucha de clases es decir, de guerra. A los "liberacionistas" se les llena la voca de "pobres" y que de ellos es el reino de los cielos, pero lo quieren aquí en la tierra por los medios materiales que sean (intelectuales, culturales, violentos) prometiendo así un nuevo mundo donde esos "pobres" serán ricos materialmente. Y, como demostró Ricardo de la Cierva, La Compañía fue la punta de lanza que dirigió y sigue dirigiendo todo este tinglado.
20/03/13 6:16 PM
Comentario de calixto
Perdon pero desearia aclarar a "Puede ser, pero",Los norteamericanos suelen tener un dicho "Tu hiciste el desbarajuste tu lo arreglas" y tal vez este nombramiento sea precisamente para reparar el daño producido por la TL. No se me parece que el papa Francisco no esta de acuerdo con la teologia de la liberaciopn a pesar de los halagos de Boff y Kuhn, a el le tocara repara este daño "sociomaníaco" de los jesuitas y volverlos mas a lo espiritual.Al respecto cuento una anecdota interesante que me dijo un pobre cura del campo en la Sudamerica profunda. Una vez cayeron a su prelatura curas teologos d ela liberacion a hablarle de los pobres, en buenos autos y bien vestidos con subvenciones europeas. terminado el "speech", uno de los pobres colegas de este cura dijo Que nos bienen a hablar de los pobres si nosotros somos pobres desde hace rato y vivimos entre pobres?. es gracioso pero eso es un poco lo de la TL se morira sola por que asi se murio el comunismo y marxismo de cafe sustentado poroi señoiritos ricos que hablaban de pobreza y lucha de clases en los cafes mas paquetes de la capital. Mientras tanto estos pobres curas y laicos comprometidos ayudaban realmente a lios pobres sin alharaca ni teología especial. Por eso tengo esperanza que Francisco( mucho mas inteligente que este pobre laico) tambien lo sabe y tratara de poner las cosas en su lugar.
20/03/13 10:35 PM
Comentario de Gregory
Doy gracias al Espíritu Santo por Francisco, creo que es un hombre para este momento en que vivimos. De igual forma agradezco a Messori su analisis.
20/03/13 11:03 PM
Comentario de Hugo Arizmendi Peimbert
Extraordinario, por decir lo menos, este vaticinio sobre la elección del cardenal Bergoglio como el nuevo papa Francisco, pero me parece que, como sucede siempre, la fuga de católicos latinoamericanos a las iglesias evangélicas, es por diversa causas multifactoriales como son: 1. el dinero y apoyo que fluye de las iglesias cristianas de E.U. 2. La "abundancia de milagros" y las promesas de una futura properidad" 3. La otra promesa de ser salvo automáticamente con sólo la aceptación de Cristo como Señor. 4.Todas las mentiras ideadas contra la Iglesia Católica, que son creidas por muchos católicos que no se han propuesto crecer en la fe y así ésta es muy débil. Pero hablando de mi país México la fe popular y el amor a la virgen María son extraordinarios y eso ha impedido que estas iglesias evangelicas se mantengan como iglesias muy minoritarias.
21/03/13 5:07 AM
Comentario de puede ser
calixto: esa es mi esperanza. la tan cacareada reforma de la iglesia bien podria empezar por la compañia. Dios bisn puedde escribir rectamente con renglones torcidos.
21/03/13 10:04 AM
Comentario de carpeto
¿En México hay una fe viva? En realidad el catolicismo es actualmente sólo imagen, muchos católicos están tan secularizados que no sabes si realmente estás frente a descreídos. ¿Qué decir de tanto ateo y agnóstico que se proclama abiertamente en los foros intelectuales y universitarios, mientras hacen escarnio de la Iglesia? La situación de la Iglesia es crítica y no sólo en América. Véase Europa.
22/03/13 7:59 AM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
  • Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.

InfoCatólica necesita su ayuda

InfoCatólica necesita tu ayuda. Haz click para verlo a tamaño real

Pulsa en la imagen para verla a mayor tamaño

Conferencias de espiritualidad

(146) Vida nueva Utopías profanas 7

por José María Iraburu


Liturgia de las Horas

  • lecturas del tiempo del Año
  • lecturas del Santoral

Librería Balmes

De María a María Mary's Land. Tierra de María

Opinión

Monseñor Demetrio Fernández

Hágase en mí según tu palabra, por Monseñor Demetrio Fernández

Raúl Hasbún

Encuestas, por Raúl Hasbún

Pedro Trevijano Etcheverria

La vocación consagrada, por Pedro Trevijano Etcheverria

Ver todos los artículos►



Sugerencias de libros

.

Suscríbete al boletín gratuito de InfoCatólica

Todos los días en tu buzón de correo


Patrocinios
Fundación Gratis date Traducciones técnicas
Radio María Magnificat.tv
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso