La amistad en los adolescentes

El joven no se conforma con el mero compañerismo, sino que busca con alguno o algunos de sus compañeros una amistad más profunda, basada en una relación afectuosa interpersonal de libre elección y apoyada en la mutua simpatía y confianza

02/10/12 12:17 PM | Imprimir | Enviar

La adolescencia suele ser la época del nacimiento de las verdaderas amistades. Ningún joven se desarrolla adecuadamente sin cultivar el valor de la amistad. Es la edad de las amistades, y de las amistades numerosas. Uno de los problemas que más preocupan a nuestros adolescentes es la opinión de los demás sobre ellos, el saber si son queridos y apreciados por los demás. Hay que responderles a este interrogante que, en la gran mayoría de los casos, la respuesta está en ellos mismos, pues lo que uno piensa de los demás es lo que, generalmente, los demás piensan de uno. Quien aprecia y busca el bien de los otros, y en eso consiste propiamente la amistad, también él será apreciado y querido. Es importante también darse cuenta que todos tenemos fallos y limitaciones, por lo que hay que saber comprender y perdonar los fallos del otro, para poder conseguir así que se me perdonen los míos.

Existe en el adolescente normal el deseo de encontrar compañeros y compañeras a quienes dar y de quienes recibir amistad. Los amigos son esas personas con las que uno se identifica, siendo muy importantes en la modelación de la personalidad del adolescente o joven. Un adolescente es en buena medida, lo que son sus amigos. Si son buenos amigos, si se concentran en estudiar y en ser algo en la vida, su influjo será muy positivo, pero si por el contrario los amigos son incapaces de hacer nada, o, aún peor, se dedican a actividades ilícitas, son un pésimo apoyo que empuja al desastre. De donde el refrán: «Dime con quién andas y te diré quién eres».

Para tener amigos es necesario superar la propia timidez y entrar en relación con los otros, sabiendo escucharles, evitando lo que pueda herirles o manifieste egoísmo, y por el contrario estar dispuesto a ayudarles. Pero el joven no se conforma con el mero compañerismo, sino que busca con alguno o algunos de sus compañeros una amistad más profunda, basada en una relación afectuosa interpersonal de libre elección y apoyada en la mutua simpatía y confianza. Se trata ya de un amor electivo y no de una asociación cualquiera. Y como en toda elección son las cualidades que el sujeto estima las que busca en el otro. Proyecta en él su imagen ideal y se alegra de su contemplación, que es en parte todavía narcisística, ya que la amistad adolescente no está todavía plenamente liberada del egocentrismo de la infancia.

En esta amistad con su amigo o amigos busca el adolescente un coloquio y comunicación más íntimo, exclusivo, sirviéndose actualmente también de las nuevas tecnologías, como los móviles e Internet. En esta exclusividad puede aparecer la preocupación egoísta de sí mismo que se opone al verdadero amor espiritual. Pero, generalmente, suele ser un gran paso hacia la madurez afectiva al abrirse mutuamente los amigos su interioridad e intimidad. Tener amigos es uno de los principales problemas humanos, pues somos seres sociales necesitados de querer y sentirnos queridos. En la verdadera amistad se acepta al otro tal cual es y se busca su bien. La calidad de la existencia humana se funda en la calidad de su comunicación y relaciones interpersonales, pues un ser humano solitario es un fracasado, aunque todos necesitamos momentos de soledad y reflexión. El adolescente sin amigos está demasiado cerrado en sí mismo, se siente infeliz y solitario, lo que repercute negativamente en su autoestima, estado de ánimo y rendimiento escolar. La amistad es fundamental para el adolescente, pues entre amigos hay solidaridad, lealtad, confianza, ayuda mutua, apertura mutua y aceptación plena del otro, se lo pasan bien y se comprenden, porque todos se enfrentan con problemas parecidos y los amigos son indispensables para enriquecerse humanamente y para superar los momentos difíciles y de tristeza. Los dos sexos necesitan de la amistad en un grado similar, aunque cada uno la viva en armonía con sus propias peculiaridades.

En las chicas la necesidad de la amistad se manifiesta antes que en los chicos, con sentimientos más íntimos y actitudes más afectuosas. En ellas predomina más lo afectivo, por lo que su amistad será más tierna y expresiva, generando una concordancia y una armonía entre la vida y la intimidad de cada una, llegándose a una completa correspondencia, que origina acuerdo, confianza, comprensión y mutua dicha, pero también se dan con más frecuencia los celos, las envidias y las indiscreciones. En los chicos la esfera sentimental no se despierta tan pronto como en ellas ni alcanza tanta magnitud. La amistad en ellos es más fácilmente egoísta, menos consciente de las consecuencias de sus actos, más impulsiva, pero también necesitan un «tú» con quien compartir.

La amistad para el adolescente que todavía no puede afincarse en el mundo adulto y no se encuentra a menudo en su familia a gusto, es con frecuencia un auxilio precioso. Sus amistades, aunque de rico contenido, están amenazadas por las circunstancias externas o por las discusiones y riñas, que si se superan, gracias a la comprensión y el perdón, renuevan y maduran la relación mutua, pero que también pueden llevar a la ruptura de la relación amistosa, lo que es causa de bastante sufrimiento. A medida que uno va madurando, cada vez más se acaba queriendo al otro por sí y se busca su bien.

Uno de los modos de relacionarse con los otros es el teléfono, especialmente desde que se han popularizado los móviles. A través de ellos fortalecen sus relaciones de amistad y se convierte en un buen método de alejarse de la familia desde la propia casa. Su uso es muchas veces abuso, por lo que es necesario llegar a acuerdos sobre su utilización y hacer que esas normas se cumplan por todos.

 

P. Pedro Trevijano, sacerdote

 

3 comentarios

Comentario de Manuel
Un artículo muy interesante, actualmente la forma más frecuente de relacionarse entre adolescentes, además del móvil, son las redes sociales (en España especialmente Tuenti) con sus pros y sus contras, pero que están aquí para quedarse. Los consejos que propone para el uso del móvil valen igual para el tuenti.
2/10/12 2:53 PM
Comentario de Gregory
Lo he visto los amigos para un joven son un verdadero tesoro, en ellos encuentran comprensión y autoafirmación. Buenos amigos son un verdadero tesoro peo cuando no son buenos, es decir jovenes sanos sino más bien con vicios en esos casos los riesgos pueden ser inimaginables.
3/10/12 3:08 PM
Comentario de Luis Benedetti
Quiero compartir con usted y con todas las personas: VISITEN EN YOUTUBE A FERNANDO CASANOVA
8/12/12 1:44 PM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
  • Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.

Conferencias de espiritualidad

(144) Vida nueva Utopías profanas 5

por José María Iraburu


Liturgia de las Horas

  • lecturas del tiempo del Año
  • lecturas del Santoral


Suscríbete al boletín gratuito de InfoCatólica

Todos los días en tu buzón de correo

Librería Balmes

Mi viaje hacia el perdón Cómo el mundo occidental perdió realmente a Dios

Sugerencias de libros

.


Patrocinios
Fundación Gratis date Traducciones técnicas
Radio María Magnificat.tv
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso