«Notas críticas sobre la última entrevista del Cardenal Martini», por Pietro De Marco

Se me dice: hay que criticar a los estereotipos, no a la santa, amada persona del cardenal jesuita. Pero no se nos impide ver que esa santa persona no ha sido capaz de evitar que él mismo fuera quien propusiera a la Iglesia y a los «alejados» justamente estos respectivos enunciados que los «alejados» conocían de memoria, pues de ellos procedían.

06/09/12 11:40 PM | Imprimir | Enviar

Es desagradable acercarse al desaparecido cardenal Carlo Maria Martini con una disposición crítica. «De mortuis nil nisi bonum». Pero la así llamada «última entrevista» me lo pide en conciencia, por la fuerte ambigüedad de los comentarios y juicios sobre la Iglesia confiados por el cardenal al padre jesuita Georg Sporschill y a Federica Radice Fossati Confalonieri.

Por lo tanto, los temas, los legados, presentes en la mente de Martini tres semanas antes de su muerte, tal como son referidos en el texto de la entrevista, son:

- el cansancio de la Iglesia y la ausencia de ardor y de heroísmo;

- el retraso de la Iglesia respecto a la historia, por lo que el miedo prevalece sobre el coraje;

- la sencillez de corazón como criterio pastoral, incluso eclesial: «Sólo el amor vence al cansancio».

Estos indicios de espiritualidad tienen en el Martini de la entrevista al menos dos características paradójicas:

1) parecen presumir en quien habla un sufrido aislamiento, mientras esas, incluidas las duras notas reformistas y críticas, suenan reiteradamente desde hace decenios en muchas bocas, de idoneidades distintas;

2) se sirven de argumentos o de referencias teológicamente aproximativos; también esto no es nuevo y lo he hecho notar en esta página web entre el 2007 y el 2009.

Valga como ejemplo la respuesta central, la más extensa. «Ni el clero ni el derecho eclesial pueden sustituirse a la interioridad del hombre. Todas las reglas externas, las leyes, los dogmas nos han sido dados para aclarar la voz interna y para el discernimiento de los espíritus». Bello, quizás, para quien se pare en el sonido de las palabras, pero equívoco, pues la recepción de una formula de este tipo hoy no puede ser otra cosa que subjetivista: el dogma (el trinitario, por ejemplo) ¡se habría dado para «esclarecer» la voz de la conciencia individual en mí o en mi relación con el otro! No me sorprende que este registro de religiosidad tardoburguesa obtenga consenso en el «cansado» Occidente.

Pero volvamos al inicio de la entrevista. La Iglesia está vieja y cansada y la grandeza material de las iglesias, el exceso en los ornamentos, en los hábitos, la agotan. Necesitamos liberarnos de todo esto para estar, al menos, más cercanos al próximo. Si alguien tiene la heroicidad, la vitalidad de hacerlo no tiene que sufrir los vínculos de la institución. También esto es un «topos» antiguo, recurrente. Y, al mismo tiempo, es un desconocimiento de datos religiosos y católicos esenciales, como bien saben la doctrina y el discernimiento de la Iglesia sobre los carismas y la profecía.

Que las catedrales, paramentos sacerdotales y ordenamientos sean un peso para la vitalidad de la Iglesia es un pensamiento decimonónico, un poco entre el socialismo utópico cristiano y la primacía liberal de la conciencia, del sentir interno: sensibilidades distintas que suponen ambas una anterior pérdida de la verdad del signo y de lo sagrado.

Al contrario, edificios sagrados y esplendor litúrgico hablan de Dios, con un poder de trascendencia de la clausura subjetiva que ninguna palabra consoladora, ninguna «cercanía» humana tienen.

Considerar el aparecer, la manifestación visible y sacramental de la Iglesia en gran parte como «ceniza» es, entonces, un equívoco singular. La idea, extraída de Karl Rahner, de «tanta ceniza sobre las brasas» es, en sí, una metáfora ofensiva para gran parte de la Iglesia, pues hace coincidir con las «cenizas» todo, obras e instituciones, desde la jerarquía al dogma, a la caridad, para elevar arbitrariamente a «brasas» a los protagonistas de siempre, los llamados «profetas» y algunos «mártires» sociales y sus admiradores que, de hecho, ahora se exaltan antes las palabras y el legado del cardenal.

La idea, además, de las doce personas en el gobierno de la iglesia, cercanas a los pobres y rodeadas de jóvenes, «en modo tal que el espíritu pueda difundirse por doquier», sabe a utopía visionaria. La literatura del siglo XX europeo (pienso en el «Maximin» de Stefan George) está llena de jóvenes que abren la historia «nueva» con paso ligero y la mirada pura de quien no está oprimido por un pasado. Pero en la vitalidad de una tradición religiosa no es la condición de joven como tal lo que cuenta. Juan Bautista no es un profeta porque es joven.

La referencia, en la larga respuesta central, a los sacramentos como  una ayuda para los hombres en los momentos del camino y en las debilidades de la vida», hace pensar en una concepción no mistérica, no ontológica, de los sacramentos: no es casualidad que la renovación litúrgica fracasara, perdiendo enseguida, después del concilio, la teología litúrgica de los Casel, los Jungmann, los Vagaggini a favor de un nuevo subjetivismo de la «participación» de la asamblea al rito.

Sobre este fondo las observaciones pastorales del cardenal siguen siendo horizontales, pragmáticas, demasiado «humanas». A esto contribuyen también las preguntas de los autores de la entrevista, donde la Iglesia se asimila a una organización que hay que «cuidar» con «instrumentos» pastorales que son, principalmente, estrategias de «dispensa» moral y dogmática.

Dejo en último lugar la ocurrencia: « La Iglesia se ha quedado atrás en 200 años». En los lejanos años Sesenta – años que en conmemoraciones del inminente cincuentenario conciliar será oportuno tratar con la severidad que merecen – símiles estereotipos eran el pan de cada día del lenguaje «reformador» y secularizado. Pero hoy, tras medio siglo de fracaso de esas teologías improvisadas y, sobre todo, tras medio siglo de aclaraciones críticas sobre la modernidad, ya no tienen sentido. El metro evolucionista que nos hace medir avances o retrocesos culturales entre contemporáneos no tiene consistencia filosófica, y la modernidad no debe gozar de ningún privilegio.

La debilidad frente a las objeciones de los modernos es un síndrome que afectó a muchos durante el Concilio. El cardenal Martini ha hablado a menudo del «no creyente» que había en él. Cierto: ¿quién no ha vivido o no vive esta dialéctica? Pero una cosa es descubrir en sí mismos las razones y sufrimientos del no creer y otra cosa es «hospedar» en sí existencialmente al no creyente, darle un espacio, dejarle ocupar legítimamente el «foro interno». Aquí está el equívoco de Martini, como de muchas generaciones e inteligencias cristianas.

Se me dice: hay que criticar a los estereotipos, no a la santa, amada persona del cardenal jesuita. Pero no se nos impide ver que esa santa persona no ha sido capaz de evitar que él mismo fuera quien propusiera a la Iglesia y a los «alejados» justamente estos respectivos enunciados que los «alejados» conocían de memoria, pues de ellos procedían.

El mismo llamamiento a no tener «miedo» de lo nuevo es uno de los más trillados, y no coincide en verdad con el memorable «no temáis» de Juan Pablo II; más bien, tiene el significado opuesto.

Confundir la solicitud y atención católica de principios, verdad y vida – piedras angulares del magisterio de los últimos Papas – con una «reacción de miedo» frente a lo nuevo es invertir la realidad.

 

Pietro De Marco

Publicado originalmente en Chiesa.espressso, en el blog de Sandro Magister

7 comentarios

Comentario de Atanasio
Por los frutos les conocereis. Martini tiene alguna semejanza con el trapense thomas Merton. La brillantez, la claridad inteligente, el aire místico y el vertigo profético. Martini fue un erudito, pero no un pastor sabio.

A pesar de sus prédicas de "lectio divina" Martini no podrá ser considerado un maestro de espiritualidad católica.

Hay una señal clara, y Dios me libre de juzgar indebidamente, pero quien ha vislumbrado la Verdad de Cristo y de la Iglesia
no puede hacer juicios como los del Cardenal.
07/09/12 6:57 PM
Comentario de Augusto de Argentina
Ya lo escribí en otro blog y lo repito, si las "opiniones" del fallecido no son heréticas, la tradición, el magisterio y toda la moral cristiana y la verdad de Cristo debe ser sujeta a actualizaciones como lo propone con cada vez mayor insistencia la ONU. Espero que Martini se haya arrependido del espantoso escandalo que provocó pero si amamos la Verdad misma que esta encarnada y es Nuesto Señor Jesucristo tenemos que dejar los repetos humanos y la tibieza para denunciarlo. Sobran hoy los Martinis, los Grun, los Boff pero tambíen hay muchos fieles pastores (aunque cada vez menos). Poca fé en la tierra, se enfrió la caridad! Tiempo de alegrarse y levantar la cabeza, la redención esta cerca.
Buen articulo
08/09/12 7:50 PM
Comentario de jesus pelaez
espero en dios que el senor pietro de marco no sea cardenal ni mucho menos algun dia paren en el responsabilidades importantes dentro de la iglesia catolica...hay cosas que no se pueden negar y qiero decir con esto que el fallecido caldenal podria estar en algunos aspectos equivocados perono en su escencia,,,si es verdad que la iglesia catolica esta cansada pero lo esta en su piramidalismo burocratico lo que no incluye en su amor a dios....es verdad que las iglesias en europa andan vacias porque el mensaje de los prelados suena vacio y engaoso.su santidad juan 23 intento abrir las ventanas de nuestra iglesia a pesar que en ello se jugaba la vida al renunciar a su operacion de cancer de colon por celebrar en conclave ,as los papas posteriores a pablo sexto enteraron el espiritu renovador conciliar ,en esto fue protagonista principal juan pablo segundo hombre bueno pero con gran sentido teatral del estrellato y con mente preconciliar.si es mucha verdad la iglesia debe convertirse empesando por mi para que las fuerzas del mal no prevalescan sobre ella...se nota que este senor pietro no valora aciertos y desaciertos de un caldenal que teniendo aires muy renovadores al estilo de juan 23 o albino luciani no traiciono ni abandono su iglesia...martini sonaba con una iglesia mas cercana a sus fieles que se vistiera y viviera al estilo de los mas humildes como vivio el maestro jesus de nazaret.gracias
09/09/12 1:55 PM
Comentario de Alba Almendárez de Lavarello
No entiendo tanta contienda, Cristianamente deberiamos rezar y orar para que descance en paz ,que son principios te todo Católico,pero más parece que tuvieran un gran disgusto con el EXELENTISIMO CARDENAL MARTINI. No es justo, es y será Hombre de la Iglesia, la Muestra es su lugar y alcance eclesiastico,sus Libros remanso de paz y alegría para enamorar al alma y entregarla a Cristo Jesús, todos pensamos diferentes y no quiere decir que estemos a disgustos con la Iglesia, pero si tenemos que cambiar muchas estructuras que no estan de acuerdo al tiempo,pero son más de esnseñanza metodologicas que de Nuestra FE. hACER QUE CADA cRISTIANO DESDE niñez vaya tomando la responsabilidad humana,para la humanidad y todos sus contextos. Martini me Evangelizo, me converti totsalmente de un ateismo a ser una fiel Católica, lo que pasa es que un Hombre demasiado inteleigente para congeniar con tonteria. Y no hacer bien las cosas de la Iglesia duele hasta los tuétanos.
10/09/12 8:32 PM
Comentario de Catholicus
El Cardenal era un hombre enamoradísimo del mundo. Algo peligrosísimo según el Evangelio.

Además demasiadas veces se pronunció en público contra decisiones papales, lo cual no es señal de lealtad y causaba escándalo.

No puede ser - como siempre pretenden- que los Martinis de turno se pasen la vida criticando a los demás y luego nunca se les pueda criticar sus propias tomas de posición.
11/09/12 12:23 PM
Comentario de Catholicus
.martini sonaba con una iglesia mas cercana a sus fieles que se vistiera y viviera al estilo de los mas humildes
---------

Martini se vestía y habitaba en los mismos - o mejores- palacios que el resto de sus compañeros.

No se puede criticar a los demás por no vivir la "pobreza" siendo un Cardenal vestido de rojo nada menos que habitando en la espléndida diócesis de Milán.

Si eso lo dijese la Madre Teresa, pues bien. El caso es que quien lo dice o andaba entre palacios episcopales o moquetas y maderas de las grandes y elitistas universidades.

Para clamar contra determinadas cosas - si es que hubiese que hacerlo- lo menos es dar ejemplo.
11/09/12 6:26 PM
Comentario de gustavo perez
Una de las grandes falencias -de la iglesia sino de algunos pastores- es que se han convertido en verdaderos "perros mudos" que ya no ladran para defender al Señor de la jauría de ateos y librepensadores y que se mueren de miedo de que los tachen de retardatarios y de reaccionarios...Cunado un individuo como MARTINI se pronuncia con opiniones claramente inconvenientes y bastante cercanas con la herejía, se mueren de miedo de hablar y de decirle al pan pan y al vino vino. Que era un santo, un erudito y un gran pastor; a mí no me parece. Tuvo todo a su disposición para hacer de la arquidiocesis de milán una iglesia. No aconteció tal cosa, entonces ¿qué es lo que le critica a la iglesia y al papa Benedicto? Igual que todos los jesuitas de ahora, unos lobos con piel de ovejas que traicionaron a su fundaron, un verdadero soldado de Xto,al servicio del marxismo y de los manidos principios del liberalismo decimonónico...
22/09/12 6:36 PM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
  • Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.

Conferencias de espiritualidad

(115) Reino y mundo -2

por José María Iraburu


Liturgia de las Horas

  • lecturas del tiempo del Año
  • lecturas del Santoral


Opinión

Pedro Trevijano Etcheverria

Semana Santa y confesiones, por Pedro Trevijano Etcheverria

Monseñor José Ignacio Munilla

Murió por nosotros, por Monseñor José Ignacio Munilla

Monseñor Francisco Pérez González

Pregón de Semana Santa, por Monseñor Francisco Pérez González

Ver todos los artículos►

Suscríbete al boletín gratuito de InfoCatólica

Todos los días en tu buzón de correo


Librería Balmes

Isabel Juan Pablo II

Editorial Vita Brevis todos

Sugerencias de libros

.

Patrocinios
Fundación Gratis date Traducciones técnicas
Radio María Magnificat.tv
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso