Tribunal Constitucional, Terrorismo y Relativismo

Nos encontramos con la no existencia de reglas generales universalmente válidas, por lo que es fácil, al no haber un orden moral objetivo, el caer en las mayores aberraciones. Las consecuencias de esta concepción al carecer de principios morales sólidos y objetivos, son aterradoras a lo largo de la Historia.

22/06/12 11:39 AM | Imprimir | Enviar

En el «Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia» número 513 se nos dice: «El terrorismo es una de las formas más brutales de la violencia que hoy sacude a la comunidad humana: siembra odio, muerte, deseo de venganza y de represalia. La lucha contra el terrorismo presupone el deber moral de contribuir a crear las condiciones para que no nazca y se desarrolle».

Desde hace muchos años, hay en nuestra Sociedad dos concepciones muy distintas de concebir el derecho. Por una parte estamos los creyentes, es decir aquéllos que creemos en Dios o en un Valor absoluto que puede identificarse con Él, como pueden ser el Amor, la Verdad o la Justicia con mayúsculas, y por otra los no creyentes, es decir aquéllos que piensan que no hay un Ser Supremo ni una realidad por encima del ser humano. El hombre recibe en la concepción relativista sus derechos, no de su dignidad intrínseca, sino por medio del Estado, siendo sus derechos aquéllos que graciosamente le concede éste, porque no hay una Verdad objetiva. Pero si no hay una Verdad objetiva, si el bien y el mal son intercambiables, si somos incapaces de alcanzar la Verdad o ésta está totalmente supeditada al ser humano, entonces resulta que cada uno de nosotros sería su autoridad suprema, autoridad que por motivos prácticos cede al Estado, es decir a los gobernantes de cada momento. Nos encontramos con la no existencia de reglas generales universalmente válidas, por lo que es fácil, al no haber un orden moral objetivo, el caer en las mayores aberraciones. Las consecuencias de esta concepción al carecer de principios morales sólidos y objetivos, son aterradoras a lo largo de la Historia. No sólo los crímenes nazis y comunistas, y por ello el Tribunal de Nuremberg tuvo que basarse en el Derecho Natural que condena el genocidio, sino también leyes criminales como la del aborto, que quiere transformar a éste en un derecho, o esta sentencia que lamentamos, porque supone una concepción del terrorismo que como católicos y personas normales no podemos admitir. No nos olvidemos que los terroristas son delincuentes que están o deben ir a la cárcel por haber cometido delitos comunes, (estragos, chantaje, secuestros, asesinatos), generalmente de especial gravedad.

En su Instrucción Pastoral del 23-XI-2006 escribían nuestros Obispos: «68. Una sociedad que quiera ser libre y justa no puede reconocer explícita ni implícitamente a una organización terrorista como representante político legítimo de ningún sector de la población, ni pueda tenerla como interlocutor político. Los eventuales contactos de la autoridad pública con los terroristas han de excluir todos los asuntos referentes a la organización política de la sociedad y ceñirse a establecer las condiciones conducentes a la desaparición de la organización terrorista, en nuestro caso de ETA… La justicia, que es el fundamento indispensable de la convivencia, quedaría herida si lograran total o parcialmente sus objetivos por medio de concesiones políticas que legitimaran falsamente el ejercicio del terror. Una sociedad madura, y más si está animada por un espíritu cristiano, poidría adoptar, en algunos casos, alguna medida de indulgencia que facilitara el fin de la violencia. Pero nada de esto se puede ni se debe hacer sin que los terroristas renuncien definitivamente a utilizar la violencia y el terror como instrumento de presión.»

Recordemos que este Documento, que parece de especial actualidad, fue escrito hace seis años. Y a quien tenga la desfachatez de decirnos que el tenemos que acatar lo que diga el Tribunal Constitucional, le recordaremos que el Tribunal Constitucional olvida la sentencia del Tribunal de Estrasburgo que sentenció que la ilegalización de Batasuna era «una necesidad social imperiosa», sin olvidar el deber que tenemos todos de obedecer a la propia conciencia y a Dios antes que a los hombres. En este sentido resulta interesante recordar que los seis miembros que han votado a favor de la legalización de Sortu, son todos nombrados por el PSOE y Zapatero, ese individuo que dijo aquello que la Ley Natural es un vestigio ideológico y una reliquia del pasado, que se opone abiertamente a Jesucristo con su frase «La Libertad os hará verdaderos» y que defiende unos nuevos derechos humanos que se oponen y contradicen a la Declaración de Derechos Humanos de la ONU del 10-XII-1948. Como sí creo en los derechos humanos de verdad, rechazo el relativismo y a aquéllos que carecen de principios morales, y ruego a Dios que nos libre lo antes posible de la plaga relativista.

 

Pedro Trevijano, sacerdote

 

4 comentarios

Comentario de HERMAS
Como sacerdote católico subscribo la posición y la doctrina de este artículo, pero creo que también es aplicable a la posición política del PP con el aborto. AL MENOS SE DEBERIA RECONOCER SIN RESTRICCIONES EL DERECHO A LA OBJECION DE CONCIENCIA DE CUALQUIER PROFESIONAL O TRABAJADOR A NO TOMAR PARTE ACTIVA NI PASIVA EN INTERVENCIONES ABORTISTAS. VALE PARA FARMACIAS QUE NO QUIERAN DESPACHAR PILDORAS.
22/06/12 12:17 PM
Comentario de Pedro Trevijano
A Hermas: Totalmente de acuerdo. La objeción de conciencia es un derecho inalienable por el que Santo Tomás Moro dio su vida. Pedro Trevijano.
22/06/12 6:35 PM
Comentario de Juan Mariner
El TERRORISTA está moralmente al mismo nivel que el ABORTISTA, o quizás "por encima", ya que, en el aborto, la indefensión de quién lo padece es total.
22/06/12 8:39 PM
Comentario de pedro de madrid
Ante todo tengo que pedir disculpas por lo duro que voy a decir, sobre la legalización del matrmonio homosexual, (con todo mi respeto hacia ellos) por parte del Tribunal Constitucional; si declaran legal dicho matrimonio, quiere comparar los organos genitales de la mujer con el mismo valor que otra parte aquí imnombrable del caballero,(que no genera vida) porque los organos genitales o de generación del ser humano todos los conocemos por tanto, o se cambia la definición de matrimonio o ,los que no sean pareja de hombre y mujer no son matrimonio . Veremos la cultura de los miembros del TC.
07/07/12 1:55 PM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
  • Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.

Suscríbete al boletín gratuito de InfoCatólica

Todos los días en tu buzón de correo




Librería Balmes

Isabel Juan Pablo II

Conferencias de espiritualidad

(114) Reino y mundo -1

por José María Iraburu


Liturgia de las Horas

  • lecturas del tiempo del Año
  • lecturas del Santoral
Editorial Vita Brevis todos

Sugerencias de libros

.

Patrocinios
Fundación Gratis date Traducciones técnicas
Radio María Magnificat.tv
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso