¡Qué hermoso es Jesús Sacramentado!

Un pueblo que adora al Señor no debe temer ninguna dificultad. Los tiempos no son fáciles (¿cuándo lo han sido?), pero teniendo a Jesús lo tenemos todo.

21/06/12 11:17 AM | Imprimir | Enviar

La Jornada Eucarística Diocesana que hemos celebrado el pasado sábado 16 ha significado un encuentro gozoso y festivo de la Comunidad diocesana en torno a Jesús Sacramentado. Se concluye de esta manera un trienio largo de acento pastoral en la Eucaristía como fuente y culmen de la vida de la Iglesia. Jesucristo continúa siendo «ayer, hoy y siempre» (Hb 13,8) el centro de la vida de la Iglesia, el tesoro más grande que lleva en su seno para dárselo al mundo. Terminado este trienio, continuaremos valorando mejor este Santísimo Sacramento. Sobre todo, en la misa dominical, cumpliendo el precepto de asistir a Misa todos los domingos y fiestas de guardar; cultivando la adoración eucarística antes y después de comulgar: «Que nadie coma la carne de Cristo, si no la ha adorado previamente», nos recuerda san Agustín; y llevando ese amor recibido a la vida diaria en el amor fraterno a los demás.

En la mañana de esta Jornada, tuvimos la ocasión de ser inundados por una marea de niños de primera comunión, que llenaban las naves de la Catedral de Córdoba, con sus catequistas y padres. La Acción Católica General en el sector de niños preparó el encuentro con esmero: misa, película, adoración, convivencia y bocadillo. Los niños vivieron una jornada inolvidable. Fue un momento precioso compartir con estos niños la alegría del encuentro con Jesús en la primera comunión. No debiéramos perder nunca en nuestra vida ese encanto, ese asombro, esa inocencia. Por eso, no debe retrasarse la primera comunión. Es el momento de la infancia en que quedan grabadas para siempre experiencias profundas de trato con Jesús, que nunca se olvidarán. Cuántas personas he encontrado en mi vida, que vuelven a esa primera experiencia como un referente. Cuidemos ese primer encuentro con Jesús, procuremos que los niños continúen en los años posteriores comulgando con devoción. En esas experiencias infantiles, libres de tantas dificultades posteriores, se fragua un trato con Jesucristo que quedará para siempre. Pensemos en la alegría que encuentra el Señor cuando el corazón de un niño, de una niña se abre plenamente a su amistad. «Dejad que los niños se acerquen a mí» (Mc 10,14).

En la tarde, los jóvenes y adultos. Nos reuníamos en la Catedral para la Eucaristía concelebrada por varios sacerdotes y asistida por un buen número de fieles de parroquias, grupos, movimientos. Los sacerdotes. Sin ellos, no hay Eucaristía. Damos gracias a Dios por nuestros sacerdotes y pedimos por su fidelidad y perseverancia, pedimos que el Señor nos dé muchos y santos sacerdotes, que nos celebren la Eucaristía y nos lleven a Jesús de tantas maneras. El próximo sábado 30 de junio son ordenados seis presbíteros para nuestra diócesis, y otro más dentro de unas semanas por razones de edad. Demos gracias a Dios.

Y en torno a Jesús Sacramentado, la procesión eucarística. Un pueblo que adora al Señor no debe temer ninguna dificultad. Los tiempos no son fáciles (¿cuándo lo han sido?), pero teniendo a Jesús lo tenemos todo. «Quien a Dios tiene, nada le falta. Sólo Dios basta» (Sta. Teresa). Encontremos tiempo para estar con Jesús sacramentado, para adorarlo con todo nuestro ser, para meditar su Palabra. Creciendo en la adoración, Él nos sacará de nuestros egoísmos, nuestras mentiras y engaños y nos centrará en la verdad que es Jesucristo. Creciendo en la adoración, Él nos hará generosos para entregar nuestra vida, como se reparte la Eucaristía para ser alimento de todos. El mismo Jesús que adoramos en la Eucaristía es el que está presente en los pobres. No iremos a los pobres con actitud cristiana, si no lo hemos adorado previamente. Y de nada nos sirve la adoración, si no nos convierte en ofrenda a Dios y en servicio a los hermanos.

Jesús Sacramentado es el centro de la vida de la Iglesia. ¡Qué hermoso misterio! Todo hermoso, todo hermoso, repite san Juan de Ávila. Lleno de gracia y de belleza. Atrayente para todo corazón humano. ¡Qué hermoso es Jesús Sacramentado!.

Recibid mi afecto y mi bendición:

 

+ Demetrio Fernández, obispo de Córdoba 

5 comentarios

¡ Ah, si los cristianos estuvieran ante el Santísimo !. ¡ Otro gallo nos cantaría en España !. Hay que ir a tomar baños de sol ante el Sagrario. al calorcito de Jesucristo. Pegar el culo a la silla sin mirar el reloj. Estar ahí perdiendo el tiempo, horas y horas ( que es ganarlo, claro ). Pero humanamente eso parece. Y es que Rezar ante el Sagrario es vivir a lo cristiano. Lo demás es vegetar, no más.
21/06/12 5:10 PM
Comentario de Liliana
El evangelio de hoy descubre que el ojo humano esta enfermo porque no puede ver la importancia y la salvación que Jesucristo Sacramentado nos ofrece en la Eucaristía.
Si un ojo sano ilumina todo el cuerpo, no hay trampas ni pozos que nos puedan atrapar.
Cuanta tarea tiene un sacerdote, para profundizar este hermoso misterio, que no es fácil, no hay duda, porque el relativismo oscurece cada vez más.
Necesitamos sacerdotes iluminados, con la misma autoridad de Cristo, en su nombre te lo pedimos Padre nuestro y te agradecemos por los que ya nos has dado.
22/06/12 3:12 PM
Comentario de Cura Párroco
Como siempre, la palabra de D. Demetrio, tan clara y precisa, tan llena de sincero amor al Señor, a la Iglesia y a las almas. ¡Gracias Señor por Pastores, Padres y Prelados como D. Demetrio!
22/06/12 5:52 PM
Estos de acción católica no son como los Huesca
28/06/12 5:31 PM
Comentario de Maria Elena Macias Villarreal
Jesùs Sacramentado, es el eje central de nuestras vidas, el es el ayer, lo hoy y lo de siempre. Cuantas veces tenemos que ver que Jesùs se encuentra en ese pedacito de pan, llenando nuestras vidas y nosotros no entendemos eso, Saben porquè?, porque todavia no lo conocemos, no hemos visto que èl bajo de los cielos para encarnarse y dar su vida por nuestros pecados, y tambièn para nuestra salvaciòn. Señor yo te pido que me ayudes a saber mas de ti, quiero servirte mi buen Jesùs y llevar tu mensaje aquellas personas que lo necesitan, para eso necesito que me orientes y me des la inteligencia, de llegar dìa a dìa a tu Iglesia e ir a tu Sagrario para hablar contigo. Tambièn quiero estar ahi cuando alla tomado tu cuerpo y agradecerte que estes conmigo. Jesùs Sacramentado, eres hermoso, te quedastes ahi para que los Catòlicos te sepamos apreciar y verte a cada momento. tù eres grande, eres maravilloso. No me cansare de decirte Bendito y alabado sea JESUS en el Santisimo Sacramento del Altar. sea para siempre bendito y alabado,por siempre Señor....te amooooooooo, Amen
3/07/12 12:32 AM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
  • Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.



Suscríbete al boletín gratuito de InfoCatólica

Todos los días en tu buzón de correo

Librería Balmes

C. S. Lewis y la Iglesia católica Cuando todos se van, ellos se quedan

Conferencias de espiritualidad

(140) Vida nueva Utopía evangélica 1

por José María Iraburu


Liturgia de las Horas

  • lecturas del tiempo del Año
  • lecturas del Santoral

Sugerencias de libros

.

Patrocinios
Fundación Gratis date Traducciones técnicas
Radio María Magnificat.tv
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso