Pide disculpas por el sufrimiento que haya podido causar el cambio

La hermana Verónica Berzosa explica el proceso que ha llevado a la fundación de Iesu Communio

Masdecerca se ha hecho eco de la carta que la hna. Verónica Berzosa, fundadora del nuevo instituto de derecho pontificio «Iesu Communio», dirigió la víspera de navidad a las religiosas clarisas, y publicada en el boletín Horeb de la URC. En ella, la hna. Verónica ofrece sus explicaciones sobre varios asuntos que han salido a la luz pública en relación con el proceso seguido en la aprobación del instituto.

17/01/11 8:26 AM | Imprimir | Enviar

(Mas de Cerca/InfoCatólica) En la carta, publicada en el último boletín digital Horeb, de la Unión de Religiosos de Cataluña, Sor Verónica Berzosa da testimonio de los apoyos recibidos, las vocaciones que fueron llegando y su obediencia a la voz del Espíritu. A su vez, ofrece sus excusas por el ”sufrimiento que, sin pretenderlo, o a causa de nuestra fragilidad, os hayamos causado”.

Por su interés, reproducimos íntegra esta carta:

Carta a nuestras hermanas clarisas

Iesu communio

La Aguilera-Lerma, 24 de diciembre de 2010

Queridas hermanas: La Madre Presidenta me invitó a escribiros; le agradezco sinceramente esta invitación que tanto deseaba. Dejo en sus manos esta carta para que ella os la transmita. Deseo abriros el corazón y dirigiros esta carta en tono familiar y más confidencial que la nota informativa que salió en la prensa, dirigida a los que, movidos por el amor que nos tienen, solicitaban una información amplia de lo que estamos viviendo.

Quiero compartir sencillamente con vosotras que la reciente decisión de la Santa Sede viene a reconocer y confirmar una forma de vida que ha recorrido antes un largo camino que se ha ido configurando paulatinamente. Cuando alguien se propone escribir acerca de un designio de Dios, no encuentra palabras con las que expresar tanto bien recibido, sin mérito alguno. Explicar este hoy sería como pretender explicitar detalladamente la llamada al seguimiento de Jesucristo. Una sólo sabe reconocer que su corazón ha sido robado por el amor entregado de Dios, y que, encontrado el Tesoro incomparable, ya no puede más que avanzar en el camino que Él va indicando.

Siempre me han impactado las palabras de H. Urs von Balthasar, cuando sintió la llamada de Dios: «Tú no tienes que elegir nada, has sido elegido. Se te dará la vocación como tarea a desarrollar. No necesitas nada, se te necesita a ti. No tienes que hacer planes, eres una piedrecita de un mosaico ya existente. Todo lo que yo tenía que hacer era simplemente dejarlo todo y seguirle, sin hacer planes, sin el deseo de experimentar intuiciones particulares. Sólo debía estar allí, sencillamente quedarme quieto para que Él me tomara».

En verdad siento que el camino recorrido no ha sido fácil. Tampoco ha estado exento de cruz, pero ha sido necesario, porque el grano de trigo tenía que caer en tierra y morir para que despuntara y floreciese el fruto que Dios quería. A la luz de este momento, releo cómo nuestra forma de vida se tejía en el silencio de Nazaret. Es verdad que hoy estamos llenas de gozo, pero siento que es el mismo gozo que teníamos ayer y siempre, porque la alegría consiste en estar en la voluntad de Dios día tras día.

Un día, leyendo el artículo de Mons. Jesús Sanz Montes, franciscano, El lugar eclesial del carisma de Santa Clara, encontré estas palabras: «Ni Clara, ni Francisco sabían más. Por eso señala el biógrafo con gran agudeza: Francisco la conducirá al monasterio benedictino de San Pablo, no porque fuera ése el locus charismaticus de Clara, sino porque representaba un lugar seguro de espera donec aliud provideret Altissimus —hasta que el Altísimo dispusiera otra cosa— (LegCl 8)». Confieso que al principio sentí alivio… ¿quizás sería esto lo que nos estaba pasando? Pero luego me dije: «No, esto no ha sido así para nosotras».

Santa Clara estaba cierta de que ése no era su lugar; y de hecho, su estancia allí fue muy breve. Nosotras hemos abrazado de corazón el carisma franciscano, sin duda en medio de mucha fragilidad. Puedo afirmar que no hemos buscado «un lugar seguro hasta que el Altísimo dispusiera otra cosa»; en verdad no ha sido así. Lo que alcanzo a discernir en este hoy es que Él ha querido que esta forma de vida, Iesu communio, tuviese su cuna en la Orden Franciscana, y estamos muy agradecidas a Dios por este don; sólo Él sabe por qué, y quizá más tarde, e incluso posteriores generaciones, comprenderán. Hemos tenido la gracia de beber intensamente en las fuentes de la espiritualidad franciscanoclariana, pero también es verdad que hemos sido formadas en el conocimiento de los Padres de la Iglesia.

Además, ha sido muy decisiva en nuestra formación la persona y el Magisterio de nuestros Papas Juan Pablo II y Benedicto XVI, así como la rica tradición espiritual del patrimonio de santidad de la Iglesia, y los escritos de teólogos como Joseph Ratzinger, Hans Urs von Balthasar, Henri de Lubac, etc., quienes nos han ayudado a profundizar en nuestra experiencia concreta y en nuestro peregrinar en la fe.

Debo mi perseverancia a la Madre Clara

Tras veintisiete años desde mi entrada en el monasterio, me atrevo a afirmar que debo mi perseverancia en la vocación a la Madre Clara; en ella veo realizado el sueño de Dios sobre una mujer formada esposa y madre según el corazón de Cristo. Ella me ha confirmado con su vida que la sed esponsal de Cristo, que Él hizo arder en mi interior desde mi juventud, sólo se colma en Jesús, Vida nuestra, nuestro inseparable vivir.

Sus cartas han sellado en mí la certeza de que la consagración es un camino de plenitud, de bienaventuranza, vivido en un «amor incomparable» (Sta. Clara, Carta III), y esta certeza inquebrantable me ha sostenido en mi perseverancia. Francisco y Clara me han mostrado el gozo del seguimiento a Cristo en una libertad envidiable.

«Pero ¿por qué no nos habéis informado antes?», nos preguntáis muchos

Nos han llegado constantes ecos y algunas cartas, preguntando: «¿Por qué no nos habéis informado antes?» Quiero deciros con toda sinceridad que nosotras ni siquiera nos hemos propuesto informar o no informar, sino que hemos dejado que la vida transcurriese, tratando de secundar siempre lo que Dios quería de nosotras.

El día 31 de mayo de 2010, como sabéis, vinieron las hermanas de nuestros monasterios de Burgos, y en ese encuentro les expusimos el momento que estábamos viviendo. Incluso sor María Javier, de Castil de Lences, hizo una crónica que se publicó en la revista Hermanas Menores. Como comprenderéis, no se podía explicar íntegro el contenido de la forma de vida presentada al Dicasterio, porque, una vez que la cuestión estaba sometida a su estudio, era obligado guardar reserva para no prevenir el juicio de la Santa Sede ni interferir en él. Por tanto, ni a la Madre Presidenta, ni al Padre Asistente, ni a los demás miembros de la Orden pudimos informar de la marcha de este estudio, que ni siquiera nosotras conocíamos.

Desde abril hasta finales de noviembre han sido meses de silencio por parte de la Congregación y, en consecuencia, también por nuestra parte, hasta que hablaron con nuestro Sr. Arzobispo D. Francisco Gil Hellín, el cual nos comunicó que la Congregación para la Vida Consagrada, con el beneplácito del Santo Padre, aprobaba lo que estábamos viviendo como un nuevo Instituto Religioso de derecho pontificio llamado Iesu communio (Comunión de Jesús). Quiero aclarar que la comunidad entera sí conocía íntegramente todo lo que se presentó en Roma; se leyó y explicó punto por punto con todo detenimiento en el Capítulo presidido por el Sr. Arzobispo, incluso a las novicias y postulantes.

Después todas las hermanas votaron en secreto. Todos los votos fueron favorables para que fuera presentado a la Congregación lo que allí se exponía, quedando totalmente abierto a su discernimiento. Todas las hermanas compartíamos la disposición de obedecer a la Iglesia, fuera cual fuera la resolución, para avanzar en la voluntad de Dios.

Otra pregunta insistente y dolorosa: «¿Por qué no repartís?»

Al ser cada vez mayor el número de hermanas, insistentemente nos llegaban voces desde dentro de la Iglesia: «¿Por qué no repartís? Algunos monasterios se extinguen por falta de vocaciones, ¿por qué no los ayudáis para que no se cierren? ¿Acaso queréis crear algo diferente?» Hubo quienes incluso nos aconsejaban que no recibiésemos más vocaciones, si en verdad amábamos a las jóvenes, mientras no tuviésemos claro qué íbamos a vivir…

Estas voces, día tras día, a la vez que nos hacían sufrir, nos han hecho mucho bien, porque nos han ayudado a arrodillarnos con la súplica de san Francisco: «Señor, que realicemos tan sólo tu simple y puro querer», sin pretensión que lo empañe o eclipse. En conciencia, no podíamos repartirnos, sencillamente porque no era la voluntad de Dios, y creo que está claro a la luz de este hoy. Pero creedme que lo que más nos ha hecho sufrir era el reproche que algunos expresaban en términos semejantes a estos: «Vosotras no hacéis bien a las Clarisas, porque no mostráis su verdadero rostro…»

Y quizá tenían razón, pero nosotras no podíamos dar ningún paso si el Espíritu de Jesús no lo indicaba. Quiero confiaros, para que estéis informadas de primera mano, e incluso podáis responder a quienes os preguntan, que nos ha sorprendido dolorosamente oír no pocas veces que hemos recibido a nuestras hermanas de Briviesca y de Nofuentes para quedarnos con su patrimonio, y que nos hemos aprovechado del Santuario de La Aguilera.

La sencilla verdad es que nuestras hermanas de Briviesca y Nofuentes fueron informadas de lo que estábamos viviendo y de lo que nosotras conocíamos hasta el día que vinieron. Nos parecía un deber de conciencia explicárselo con toda claridad antes de dar el paso; y ellas, con humildad y libre decisión, insistieron en venir a nuestra comunidad. En cuanto al Santuario de La Aguilera, en el Comunicado se explican brevemente las condiciones en que pudimos comenzar a usarlo, y estamos agradecidas a los Hermanos Franciscanos, que se avinieron primero a cederlo y, posteriormente, a vendérnoslo.

Duda de las jóvenes vocacionadas: «¿Por qué aquí sí y no en otro lugar?»

Creo que es oportuno daros a conocer lo que una tras otra expresábamos en conciencia antes de dar el paso a la profesión, porque «el corazón sangraba» al no acabar de identificarse con la forma de vida en la que habíamos entrado. Las nuevas jóvenes vocacionadas, que llamaban a nuestra casa acuciadas por la sed de Cristo, pronto manifestaban: «¿Por qué siento la llamada a consagrarme únicamente aquí?, ¿por qué veo en vosotras lo que quiero vivir y ponéis nombre a lo que yo tengo en el corazón? Sólo sé que tengo esta certeza –decían–, pero no sabría responder a la pregunta que tantos me hacen: “Si te sientes llamada a ser Clarisa, podrías vivir en cualquier monasterio de Damas Pobres…”, pero la realidad no es así».

Durante los años en que he sido maestra de novicias, era testigo de cómo las hermanas se entregaban gozosas el día de su Profesión Solemne con un «sí» para siempre a Cristo y a su voluntad, pero es verdad también que me decían: «Yo profeso lo que vivimos, esta realidad, pero no me identifico con la Regla y las Constituciones de las Hermanas Clarisas»…

Yo les decía: «Hija, nosotras somos Clarisas, llevamos este hábito y hemos profesado esta Regla, esto es lo que hay; si quieres, lo tomas y si no… puedes irte». Jamás se ha sostenido a nadie hablándole de la posibilidad de comenzar un nuevo camino. Lo más bello es que profesaban en total libertad, tras haber abierto con transparencia a los superiores y sacerdotes sus inquietudes. Nosotras, sin más, confiábamos en que era Él mismo, y a su tiempo, el que tenía que desvelarnos a todas y a cada una lo que ya estaba realizando.

Es verdad que Dios no pone ningún deseo en el corazón que no vaya a cumplir, pero es necesario saber esperar. Se trataba de dejar a Dios que hiciese su camino; a nosotras nos tocaba arrodillarnos y secundar lo que Él quería, dejar nuestra vida en sus manos y vivir en obediencia sencilla cada día, con la confianza de que Él nos mostraría lo que quería de nosotras.

Nos queda una gran paz, porque Dios siempre ha tomado la iniciativa

Al leer hoy nuestra historia de salvación concreta, me llena de gozo ver que la iniciativa y el tiempo siempre han sido de Dios. Éstos son, en síntesis, los pasos sucesivos de este peregrinar. Como sabéis, a partir de 1994 el crecimiento de hermanas fue muy rápido y «amenazaban con estallar» las paredes de nuestro monasterio de Lerma, que podía albergar, como mucho, a treinta y tres hermanas, y en el que hemos llegamos a vivir hasta ciento treinta y una hermanas.

Tras muchas «noches de búsqueda» de un lugar para acoger a las hermanas presentes y a las que insistentemente mendigaban a nuestra puerta vivir junto a nosotras, sólo se nos abrió con realismo un lugar. Digo «con realismo», porque un bienhechor, de forma espontánea, prometió ayudarnos a reconstruir este convento concreto de La Aguilera (Burgos), Santuario de San Pedro Regalado.

Así se manifestó el camino de la Providencia, que suponía tener las dos casas en nuestra propia diócesis de Burgos. Estábamos ya deseando venir a vivir a La Aguilera. Llevábamos casi 3 años en obras preparando este lugar. El paso, que era «obligado dar» por el número de hermanas, exigía pedir un permiso al Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada, Cardenal F. Rodé, en orden a que nos concediese «ser una única comunidad Lerma-La Aguilera en dos sedes diferentes con un solo gobierno».

En este momento vino a visitarnos nuestro Sr. Arzobispo; no puedo dudar que fue movido por el Espíritu Santo. Hoy nos parece ver cómo Dios tomó la iniciativa en la persona del pastor que Dios había dispuesto para ser guiadas y que, desde el primer momento, se volcó en ayudarnos. Era mayo y, con ocasión de administrar el Sacramento de la Confirmación en la parroquia de Lerma a algunos jóvenes, quiso visitar los tres monasterios de clausura del pueblo y manifestó el deseo de verme a solas con motivo de mi reciente elección de Abadesa en marzo, para alentarme en la nueva andadura.

Estuvimos dialogando menos de media hora, y sólo puedo decir que, por designio de Dios, mi corazón descansó en él, porque pude abrir lo que estaba sucediendo en nuestro monasterio de un modo, creo, que hasta entonces Dios no había querido que abriese; os confieso que había hecho algunos otros intentos, pero todo, una vez más, me confirma que el tiempo y la hora son de Dios. Me insistió en que era un tiempo en el que había que orar intensamente para saber discernir en verdad qué quería el Señor de nosotras en este acontecer concreto.

Su invitación a orar y a esperar en Dios me llenó de alegría, y vuelvo a afirmar que, sobre todo, el corazón descansó. Sin duda que en este camino y en este momento necesitábamos más que nunca ser acompañadas, porque sólo en obediencia podríamos seguir avanzando en el designio de Dios, bajo el impulso del Espíritu de Jesús, en total transparencia y filial confianza ante la Madre Iglesia, en cuyo seno hemos nacido y queremos vivir. En este nuevo paso, llevábamos bien grabadas a fuego las palabras de santa Clara: «Vivid siempre fieles y sujetas a los pies de la Madre Iglesia».

El 27 de junio llegó la contestación del Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada. Nos llenó de gozo su respuesta paternal y llena de caridad. En ella nos decía: «Este Dicasterio ha decidido acoger la instancia en espera de que la Comunidad llegue serenamente a una mayor claridad respecto a lo que se sienten llamadas a realizar. Tal concesión es válida por tres años, con el ruego de enviar anualmente una relación a este Dicasterio».

Volvimos a tener un encuentro, y el Sr. Arzobispo me manifestó su gozo por esa acogida del Dicasterio a nuestra petición, y con más fuerza me insistió en la necesidad de ir definiendo lo que estábamos viviendo, y me dijo: «Madre, creo que esta realidad nos desborda; necesitaríamos un buen canonista de la Madre Iglesia que nos ayude a dar forma y a expresar esta “realidad ya hecha cuerpo”… Sois muchas hermanas y la Congregación, ante “una solicitud muy particular”, como os decía en su respuesta, os pide que os vayáis definiendo… Si quieres, me pongo en camino y llamo a la puerta de un canonista en el que he pensado».

Ante ellos, Madre Blanca y yo, en la medida que el Espíritu nos permitía, abrimos con sencillez nuestro corazón, ciertamente no buscando discernimiento sobre nuestra vida personal, sino sobre lo que Dios estaba obrando en la comunidad. Ellos no trataron más que de ayudarnos a buscar la voluntad de Dios en este peregrinar bajo el soplo del Espíritu. A lo largo de este año hemos tenido los encuentros necesarios con el Sr. Arzobispo. Él me repetía: «Sin prisa, Madre, pero hay que trabajar y avanzar en este discernimiento».

Yo le preguntaba con mucho temor y respeto: «¿Usted cree que es la hora de presentar esto, padre?» Y para que en nada nos buscáramos a nosotras mismas, seguimos dejando este discernimiento abierto a nuestra amadísima Iglesia, a quien debemos todo lo que somos y tenemos, sin pretensión ni prisa, porque nada nos impedía ya, en el hoy de su gracia, ser de Cristo y querer cada día más su voluntad.

Como veis, creemos que en esta realidad en la que nos hemos visto inmersas no ha habido ninguna planificación previa, sino que hemos querido ir dando respuesta a lo que el Señor iba y va haciendo. Primero la «obligación» de vivir en otro lugar por el número de hermanas y, por tanto, de escribir a la congregación; y después ni siquiera fuimos nosotras las que llamamos a la puerta de nuestro Sr. Arzobispo pidiéndole discernimiento en este momento; creo que ni nos atrevíamos, aunque lo deseábamos con todo el corazón. Todo pertenece a Jesucristo, también el tiempo de espera. Era necesario que su designio sobre nosotras fuera madurando.

Nosotras somos las primeras sorprendidas por este designio de Dios

Como ya sabéis, junto a la afluencia de vocaciones, a la vez se fue dando otro fenómeno. Sobre todo a partir de 1994, comenzaron a venir, sin convocarlos, numerosos grupos, peregrinos sedientos en cuyo corazón ardía un deseo: «Queremos ver a Jesús» (Jn 12,21); querían compartir la fe y, por ello, los locutorios del monasterio se abrían para dar testimonio, y también se invitaba a la oración. De Roma nos pidieron hacer una estadística de este acontecer, y calculamos que en seis meses habían pasado catorce mil personas, sin contar las visitas privadas de las hermanas; la mayor parte de ellos eran jóvenes en búsqueda.

Ahora entendemos mucho más por qué nos han impactado siempre estas palabras de Juan Pablo II pronunciadas en Ávila a las contemplativas en 1982: «Consientan vuestros monasterios en abrirse a los que tienen sed. Vuestros monasterios son lugares sagrados y podrán ser también centros de acogida cristiana para aquellas personas, sobre todo jóvenes, que van buscando una vida sencilla y transparente en contraste de la que les ofrece la sociedad de consumo».

Sentimos que nuestra llamada es ser por entero esposas de Cristo, consagradas, con la misión de ser una casa abierta, posada del Buen Samaritano, para hacer presente, en la comunión, a Jesús Resucitado a tantos peregrinos que llaman día y noche a nuestra puerta, y así los que están sedientos y heridos puedan encontrarse con Jesucristo Redentor y experimentar que han sido acogidos en la oración y presentados al Padre, esperados como hijos por la Madre Iglesia; queremos ser lugar de encuentro para avivar en comunión nuestra fe, hasta hacer arder el deseo de santidad como plenitud de vida. Y este peregrinar de gente sigue sucediendo cada vez más. Nosotras no hemos elegido el modo de dar la vida.

En nada sentimos negación de un carisma radiante

Creemos firmemente en la vocación íntegramente contemplativa; es más, creemos que es la corriente subterránea que sostiene todo vivo y cuida el florecer de todas las realidades de la Iglesia; esto, hemos tenido el privilegio de verlo y vivir en ello. Es imposible sentir la negación de un carisma radiante como es el de las Damas Pobres de Santa Clara, que en su seno ha generado grandes santos en la Iglesia; no se trata de una negación, sino de una afirmación de un designio concreto de Dios sobre nosotras.

Sólo tenemos agradecimiento por todo el bien recibido

A nosotras mismas, pobrecillas, no deja de sorprendernos esta llamada y, sobrecogidas y agradecidas, nos sentimos impulsadas a corresponder al don de Dios.

Por ello, nos postramos conscientes de la gran responsabilidad que conlleva este momento, pero vivimos en la plena confianza de que el que inició esta obra, Él mismo la llevará hasta el fin. Suplicamos vivamente vuestra oración, para que no malogremos su designio sobre nosotras y nos dejemos siempre hacer por Él. Sólo tenemos agradecimiento hacia la Orden Franciscana por todo el bien recibido, agradecimiento que esperamos saber transmitir a las futuras generaciones, porque en la voluntad de Dios no hay ruptura de corazón.

Perdonadnos el sufrimiento que, sin pretenderlo, o a causa de nuestra fragilidad, os hayamos causado.

Pedimos a Dios seguir viviendo en comunión, ofreciéndonos unos por otros. Que la Virgen María, Madre y Maestra nuestra, interceda por todos.

Gracias, Jesucristo, gracias, Madre Iglesia, gracias, hermanas.

Siempre una vida: Jesús y su voluntad,

Hermana Verónica Mª 

18 comentarios

Comentario de Mónica
Se retrata ella sola.
Da mucha pena leer esta carta. Puro personalismo. Me llama la atención que admita haber engañado cuando hacían las profesiones religiosas. ¿Eso no está penado?
Pobres monjas clarisas...
17/01/11 9:37 AM
Comentario de Arturo Miguélez
Ciertamente, es del todo inadmisible haber admitido a la profesión religiosa en la vida clariana a chicas sin un discernimiento mínimo del carisma. Lo malo no es ya las primeras profesiones, sino las profesiones perpetuas. Creo que esta iesu communio no puede nacer así. Ahora se comprende todo. El secretismo que ha habido en torno a todo esto será un problema a abordar. No se puede dar autorización a un instituto bajo el liderazgo de una persona que ha mostrado esta irresponsabilidad al ser maestra y abadesa de admitir la profesión monástica de quienes no creían en el carisma que profesaban sino en "lo que estaban viviendo allí". Esto es una irregularidad gravísima y una irresponsabilidad supina. Por otro lado, esta carta es evidente que quiere salir al paso de muchas críticas y que no va dirigida a las clarisas, aunque así lo diga el título. Es una especie de apología que creo que en la CIVCSVA han de leer con lupa, ahora que se ha ido Rodé (probablemente el tonto engañado por algunos obispos influyentes de españa). Ahora que se ha ido, que intervengan Tobin y el nuevo prefecto cuanto antes. Alguien tiene que poner orden y sensatez en todo esto.
17/01/11 10:09 AM
Comentario de Álvaro
Una lectura, Mónica, desde una visión muy cristiana de la vida ¿eh?. Antes porque no explica, ¡porque no explica!, y ahora porque explica, ¡porque explica! La cosa es criticar.

¿Personalismo? ¿Que admite engañar? ¿acusar de delitos y exigir una pena? Menos mal que el Papa no te tiene de consejera a la hora de tomar decisiones....

Críticas similares, con JPII, con Madre Teresa, con Santa Teresa, etc, siempre se han producido, así que hasta del odio más absurdo e irracional (anda que acusar por la carta ahora que es ¿personalista? ¿mentirosa? ¿delincuente?) Dios sabe adornar a las grandes Obras.

Bravo por la nueva Institución y bravo por su fundadora.
17/01/11 11:07 AM
Comentario de estéfano sobrino
¿Pena? Sin saber sobre el tema nada más que lo que dice esta carta, más bien me da alegría ver que el Espíritu Santo sigue enriqueciendo de modo variado a su Iglesia.

¿Personalismo? Veo más decisiones del Obispo y de la Santa Sede que de la persona concreta.

Creo que "por sus frutos los conoceremos", que "si no es de Dios, se extinguirá", y que siempre hay que tener presente esa sabia postura de "no vaya a ser que luchemos contra Dios"...
17/01/11 11:58 AM
Comentario de Para personalidad:
Sin duda que la hermana Verónica tiene que tener una enorme personalidad, y así es. Si Dios no le hubiera dado ese gran don no hubiera podido Dios valerse de ella (la gracia ayuda a la naturaleza, no la suple ni la anula). También tuvo una enorme personalidad Sta. Clara, S. Francisco, S. Ignacio de Loyola, Beata Teresa de Calcuta, etc. Que Dios la siga iluminando para que sea una madre para sus hijas, y un modelo de santidad para todas ellas.
17/01/11 1:54 PM
Comentario de Esteban
¿No soy libre? se pregunta Pablo en 1 Corintios 9. ¿No somos libres los creyentes en Cristo? ¿A qué entonces esas necias admoniciones que pretenden estabularnos en una ganadería determinada? ¿Qué ha hecho de malo esta mujer más que buscar -aquí y allá- a Cristo?¿Quién tiene derecho a señalarla, a tirarla una piedra? Ya basta. Lean un poco al Apóstol...

Efectivamente, siendo libre de todos, me he hecho esclavo de todos para ganar a los más que pueda.
Con los judíos me he hecho judío para ganar a los judíos; con los que están bajo la Ley, como quien está bajo la Ley - aun sin estarlo - para ganar a los que están bajo ella.Con los que están sin ley, como quien está sin ley para ganar a los que están sin ley, no estando yo sin ley de Dios sino bajo la ley de Cristo. Me he hecho débil con los débiles para ganar a los débiles. Me he hecho todo a todos para salvar a toda costa a algunos. Y todo esto lo hago por el Evangelio para ser partícipe del mismo.
¿No sabéis que en las carreras del estadio todos corren, mas uno solo recibe el premio? ¡Corred de manera que lo consigáis!
17/01/11 2:23 PM
Comentario de Álvaro
Yo, de verdad, es que me admiro que el Papa sea tan tan torpe de no contar en sus asesores a gente como Arturo Miguélez.

De todos modos Arturo.... aunque "no se pueda dar autorización a un Instituto así".... ¿la verdad? La han dado. Y para que no quepa ningún atisbo de duda, la ha autorizado el Papa directamente.

Lastima de asesores que se pierde la Iglesia y entrenadores de fútbol que se pierde la Selección.... Con Arturo de Prefecto, se acabarían todos los problema. ¿pero porqué quedarse ahí? ¡Arturo Papa súbito!
17/01/11 2:34 PM
¿Cuél es el problema si la Iglesia les ha dado el placet?
Enmendemos nuestra propia vida y, cada uno siga el camino por el que Dios le ha llamado.
17/01/11 2:49 PM
Comentario de Carlos
Sobre el caso del nuevo instituto y su fundadora:

1. La M. Verónica, en su carta, lejos de buscarse a sí misma, reconoce la autoridad y acompañamiento de la Iglesia, por lo tanto, no cae en el individualismo.

2. No podía advertir nada a las nuevas religiosas sobre la regla, porque ella no tenía claro todavía cuál era el nuevo carisma que estaba naciendo. Por lo tanto, nos les mintió.

3. Evidentemente tiene una gran personalidad, pues ¿quién ha dicho que Cristo elimina nuestra identidad como personas?.

4. Quienes critican a la M. Verónica, mejor cállense, y pónganse a hacer algo por la Iglesia. Menos críticas y más acción.

5. Reconocen y viven la identidad contemplativa, como motor de su trabajo con las nuevas generaciones.
17/01/11 5:55 PM
Comentario de Luis Valencia
Señor, Señor, con los carismas particulares tan destructivos en la vida religiosa. Iluminadas metidas a fundadoras que no pueden compararse con la Santa de Ávila.

Aquí hay mucho de "gustirrinín" espiritual y de "compis". Mucho de ñoñería progre que da los frutos que da.

De todas formas, tiempo al tiempo que es el que dictaminará. La pena es que esta nueva iluminada se haya servido de lo ya existente para crearse su grupito en vez de haber ayudado a reactivar los monasterios de clarisas de España.

La verdad es que me da mucha pena. Y por desgracia se de lo que hablo.
17/01/11 6:22 PM
Comentario de Luis Miguel Fernández Cuervo
Todos los santos y más los santos fundadores han sido criticados y calumniados.
Yo creo que este nuevo camino complentativo es de Dios. Y que hará mucho bien a la Iglesia y al mundo.
Quien tenía que hablar -El Papa y la Jerarquía ya lo han hecho. Y como se escribió en otro comentario, si no fuera de Dios se apagará, pero es malo criticar o tratar de impedir algo que es de Dios.
17/01/11 7:13 PM
Estoy de acuerdo con que ya han hablado quienes tenían que hablar, sobran críticas y comentarios. Oración por esta nueva fundación y que sean fieles testigos del evangelio
17/01/11 7:31 PM
Comentario de Asclepio
La carta me parece humilde, sincera y verdadera.

Una nueva fundadora MODERNA cuyo carisma, responsalilidad y espiritualidad arrastra a las jóvenes sencillas e ilustradas, produce cientos de vocaciones para la vida monástica.

Felizmente, dentro de 15 o 20 años habrá docenas de Monasterios de la " IESU COMMUNIO " por toda España.

Una nueva Santa Teresa acaba de nacer.
Y S.S. Benedicto XVI y toda la santa Iglesia tan contentos.

Si quereís dulces, pastas y pasteles de estas monjas, llamar al número 94 7170122.

¡ Están riquísimos ¡. Y los sirven a domicilio.

Es cristiano, ayudar a estas felices monjas.
17/01/11 9:27 PM
Comentario de José María (de Málaga)
Yo en cambio pienso que lo que se tenga que morir, mejor dejarlo morir y lo que deba vivir con otro nombre, que lo haga.

Si las clarisas se mueren es por su exclusiva culpa, no de los demás y menos de sor Verónica.

Que cada uno reflexione de forma madura lo que está ocurriendo con la vida religiosa. Comprenderá lo que quiero decir.
17/01/11 10:33 PM
Comentario de Alberto Axt
Pues si las fuentes de su espiritualidad son De Lubac y Von Balthasar bonita cosa les espera... demasiado carismatismo... e iluminismo, mucho von balthazar y nada del discernimiento de espíritus de San Ignació, Santa Teresa no inventó algo nuevo, volvio a los origenes... Dios dirá...
18/01/11 12:21 AM
Comentario de Catholicus
Siempre lo mismo por parte de algunos, cuando algo va bien y suscita vocaciones, enseguida vienen los celos y a criticar.

Dijo el Señor que hay que mantener las velas encendidas. Muchas órdenes religiosas han sido destrozadas espiritualmente cuando apagaron sus candiles tras el CVII y cayeron en el mundanismo.

Como no es cuestión de dar nombres, sólo diré que de cerca uno ha visto a órdenes femeninas más preocupadas por hacerse Modelnas, progres y hasta pseudo feministas, dejando de lado toda vida esponsal con Cristo, o queriendo seguirla con un esposo a medida del mundanismo.

Pues los que apagaron sus candiles, apagaron su Amor, y Dios saca esposas suyas de las piedras.

Menos berrear contra los demás Mónica y hacérselo mirar uno mismo.

Solo la diferencia entre la dulzura de la hermana Verónica y tu saña ya establece una clara diferencia de lo que alberga el corazón de cada una.
18/01/11 9:04 AM
¿De qué viven estas hermanas?
18/01/11 2:49 PM
Comentario de Miriam
Viven de lo que sacan con los dulces que venden y de la caridad.
19/01/11 9:14 AM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
  • Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.



Suscríbete al boletín gratuito de InfoCatólica

Todos los días en tu buzón de correo

Librería Balmes

C. S. Lewis y la Iglesia católica Cuando todos se van, ellos se quedan

Conferencias de espiritualidad

(140) Vida nueva Utopía evangélica 1

por José María Iraburu


Liturgia de las Horas

  • lecturas del tiempo del Año
  • lecturas del Santoral

Sugerencias de libros

.

Patrocinios
Fundación Gratis date Traducciones técnicas
Radio María Magnificat.tv
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso