Por qué las cirugías de «cambio de sexo» están empeorando las cosas para los transexuales

La ideología de género deja más preguntas que respuestas

Por qué las cirugías de «cambio de sexo» están empeorando las cosas para los transexuales

Chad Felix Greene, autor de la serie «Reasonably Gay: Essays and Arguments» explica cómo las cirugías de «cambio de sexo» no solucionan el problema porque no atienden la causa raíz del problema.

(LifeSiteNews/InfoCatólica) En una reciente discusión en Twitter, Chelsea Manning (anteriormente Bradley Manning), indultado por el presidente Obama después de ser condenado por espionaje, argumentó que el «tratamiento» transgénero es necesario para la salud de los individuos trans, porque no obtener la atención médica necesaria para las personas trans es fatal».

Cuando Leelah Alcorn, de 17 años de edad, se suicidó en 2014, los activistas LGBT inmediatamente culparon a sus padres y a la sociedad por causar la tragedia. Zack Ford de ThinkProgress escribió:

«La muerte de Leelah Alcorn fue una tragedia evitable. Aquí estaba una muchacha de 17 años con acceso completo a toda la información disponible en el siglo XXI sobre identidades transgénero, incluyendo muchas maneras seguras y eficaces para hacer la transición. Pero como ella escribió en su propia nota de suicidio antes de saltar delante de un remolque de tractores esta semana, no tenía una esperanza ligada a esas posibilidades - ninguna confianza en que podría, de hecho, mejorar. Había dejado de llorar pidiendo ayuda».

Esto, a pesar de que los padres del joven apoyaban su «identidad de género». Se mató a sí mismo porque sus padres le pidieron que esperara hasta los 18 años para comenzar la transición. No estarían de acuerdo en pagarlo antes.

El argumento puede resumirse como sigue. Sin tratamiento médico (cirugía costosa y terapia hormonal de por vida), aceptación social, uso «correcto» del pronombre y acceso completo a los baños públicos de su «identidad de género», las personas trans nunca estarán cómodas en sus cuerpos o en la sociedad. En consecuencia, están en alto riesgo de suicidio, y es una injusticia no hacerles disponibles estos «tratamientos». La acusación de matar gente transexual puede incluso ser lanzada sobre aquellos que no están de acuerdo con esto.

Este argumento, hecho por Manning, Ford y tantos otros, intenta silenciar cualquier crítica - o incluso preguntas- sobre la ideología de género, pero plantea más preguntas de las que responde.

Si necesita tratamiento, ¿no es una enfermedad?

Los diversos defensores de la ideología de género son sorprendentemente equívocos en cuanto a lo que realmente es la identidad de género. La identidad de género es un «conocimiento más profundo» de la propia sexualidad, un problema de desequilibrio hormonal, el resultado de un cerebro masculino en un cuerpo femenino, o un cerebro «transexual», tal vez una característica heredada, y muchas otras posibilidades, dependiendo de a quién preguntes. Según algunos, el género es un estado innato y permanente. Para otros, una conciencia fluida que podría cambiar diariamente.  ¿Cómo es posible que una condición tan susceptible de definición coherente pueda ser universalmente declarada fatal sin tratamiento médico?

Además, si el transgénero requiere tratamiento médico, ¿cómo puede formar la base de la identidad de alguien? Las personas trans y sus aliados han insistido, por supuesto, con gran indignación en que su condición no es una enfermedad, pero es difícil ver cómo se debe evitar esta conclusión, si se insiste en que debe tratarse o ser fatal.

Las enfermedades que requieren tratamiento no constituyen la identidad de nadie. Ser VIH positivo requiere tratamiento médico. No me identifico como VIH-positivo como si me hiciera un tipo totalmente nuevo de persona. Es una condición que necesito tratar para vivir y ser saludable. ¿Cómo es ser trans diferente?

Señalar a la orientación sexo-género

La meta de la mayoría de las personas transgénero es vivir como el sexo opuesto. Si esto no fuera cierto, no estarían preocupados por el «acceso a la asistencia sanitaria» o su necesidad médica. Si cada quien pudiera simplemente disfrutar de cualquier identidad de género en base a su sensación subjetiva, la intervención médica sería meramente cosmética. Así que sí estamos de acuerdo en que las personas que se identifican como transgénero desean ser del sexo opuesto hasta donde sea posible - argumentando que internamente ya lo son - . Por tanto, debemos aceptar que el estado ideal para todos los individuos es aquel donde la percepción de la «identidad de género» y el sexo se alinean naturalmente.

En mi experiencia, esta afirmación es vista como odiosa e intolerante. Sugerir que las personas que se identifican como transgénero desean ser «como todos los demás», «normales» o «saludables» alineando su «género» y sexo, es sugerir que una identidad transgénero es en sí misma un estado de error. Pero de nuevo, esto parece ser lo que se presupone por el argumento de que la intervención médica es tan vital que, sin ella, una persona puede suicidarse.

Para lograr un estado saludable y mentalmente estable, una persona trans debe tener su identidad de género y sexo tan alineados como sea posible. ¿Por qué, sin embargo, esto requiere que el sexo físico cambie para alinearse con el género percibido? ¿Por qué no debería ser el género percibido lo que cambia?

Parece mucho más razonable -y médicamente ético y sano- lograr esta homeostasis cambiando la identidad de género para que coincida con el sexo ya establecido. Una mujer que toma testosterona debe seguir tomando testosterona, o bien sus deseadas características sexuales secundarias masculinas se desvanecerán (aunque si ella ha removido sus ovarios, su cuerpo no será capaz de producir estrógeno y recuperar sus características sexuales femeninas). El que muchos «hombres» trans prefieren mantener sus órganos reproductivos femeninos y quedar embarazados, produce un riesgo aún mayor. El agresivo y persistente intento del cuerpo de regresar a un determinado estado, a pesar de las intervenciones médicas para anular ese estado, indica que el estado es «natural». El cuerpo está siendo forzado a adaptarse a condiciones médicas que no son adecuadas.

Si el estado ideal es uno en el que el «género» y el sexo coinciden, ¿por qué las personas trans dedican toda su vida a forzar a sus cuerpos a adaptarse a condiciones que no pueden mantener por sí solas? Parece mucho más razonable reconocer que el sexo físico al nacer es el estándar por el cual la percepción interna debe estar alineada. Lógicamente, ¿no sería una persona transgénero que sufre debido a la desalineación de género y sexo ser tan feliz alineando su género con su sexo si el resultado final es que género y sexo sean iguales? ¿Por qué es la única opción aceptable forzar, a través de la deformidad física dramática, el cuerpo a adaptarse a un cambio mental?

Necesitamos una verdadera cura

Algunos defensores de los trans responderían presumiblemente que el sexo debe cambiar en vez de género porque el sexo puede cambiar, mientras que los intentos de cambiar el propio género suelen terminar mal, pero esta respuesta es innecesariamente pesimista.

He experimentado personalmente la disforia de género, y exploré la transición en mis 20 años. Soy consciente de la lucha emocional, y entiendo la sensación de frustración y desesperanza. Pero también soy consciente de la realización que produce saber que yo controlo cómo percibo el mundo. Incluso quisiera ser mujer, entiendo que mi cuerpo es masculino, y por lo tanto el plan de acción más eficaz y saludable es alinear mi identidad a ese estado inmutable. En gran medida he tenido éxito, ya que me siento plenamente integrado hoy y no solo estoy cómodo en mi cuerpo masculino, sino que me encuentro disfrutando de la búsqueda del progreso físico masculino.

Las estadísticas lo demuestran

Una incómoda verdad es que muchas encuestas, incluyendo un estudio sueco del año 2011, indican que las tasas de suicidio siguen siendo altas después de la cirugía de reasignación de sexo (el estudio sueco informa que las personas que han tenido cirugía de reasignación sexual tienen 19 veces más probabilidades de morir por suicidio de lo que tiene la población en general). Y el Centro Nacional para la Igualdad Transgénero informó en 2015 que el 40 por ciento de las personas que se identifican como transgénero han intentado suicidarse. La comunidad LGBT lucha activamente contra estos estudios y suprime las voces de personas que, como yo, han elegido la alineación natural o que se arrepienten de la transición.

Actualmente, la comunidad médica no está interesada en reconocer los peligros inherentes y el impacto a largo plazo de la terapia de transición y tampoco está dispuesta a profundizar en ningún estudio que pueda resultar en encontrar una cura o una solución a la cuestión subyacente. Sugerir que este es un problema médico que necesita ser sanado implica ser acusado de proponer un genocidio.

Pero los problemas médicos tienen que ser sanados. Si la disforia de género es de hecho naturalmente fatal sin tratamiento, la única solución ética es encontrar una cura que expone al cuerpo a la menor cantidad de riesgo. Obviamente, esto implica elegir entre corregir lo que consideran un «problema biológico» o abordar la angustia psicológica detrás de la propia disforia.

El movimiento LGBT ha construido una civilización alrededor de la validación de ser «quién eres». Los transexuales a menudo me dicen que ahora pertenecen a su «verdadero género». Defensores como Zack Ford acusan continuamente a otros de extremistas fanáticos transfóbicos que impiden que a los transexuales vivir una vida plena y feliz. Pero en el centro de esta tormenta de indignación y jactancia en su obstinación está la firme comprensión de que estas personas son extremadamente inseguras.

La verdadera tragedia

No podemos olvidar la verdadera tragedia en todo esto y es que a las personas que sufren de una genuina angustia mental se les promete que con suficiente cirugía, camuflaje, aceptación social, protección legal, campañas educativas, etc., finalmente se sentirán completas como personas. Peor aún, se les dice que la única razón por la que continúan sufriendo se debe a la intolerancia y el odio de los que les rodean. El método actual para abordar esta preocupación solo empeora las cosas. El tratamiento debe ir a la causa raíz.

 

6 comentarios

Francisco Javier
Lo más triste es que hoy día fomentan el transexualismo entre los niños. Basura de sociedad decadente.
5/08/17 7:38 PM
Maribel
Muy interesante y lógico, además de ser un testimonio valioso. Oremos por aquellos que añoran una identidad y personalidad estables, para que la busquen y encuentren en el cuerpo que Dios les ha dado en su infinita sabiduría. También oremos por quienes han perdido el rumbo, y por los pequeños a quienes se les meten mentiras del demonio
6/08/17 1:50 AM
Adelaida
De perogrullo es que la persona necesita tener una identidad, no se puede ser mujer "a medias" u hombre "a medias", el sexo viene determinado por los cromosomas (genotipo) y estas pobres personas lo único que pueden cambiar es la fachada (fenotipo) por lo tanto, no son lo que quieren aparentar, esto, unido a los tratamientos hormonales disparatados, es una fuente de problemas de todo orden y lo más probable es que acabe mal, justo lo que pretenden Satán y sus discípulos.
Como bien dice Maribel, oremos por estas personas, víctimas de una malvada manipulación.
6/08/17 6:57 PM
madre
Otra arma de Satanás: la ideología de género.

Lo que existe son dos sexos diferentes y complementarios, gracias a Dios, que así los creo. Lo demás es puro NOM y ganas de armar lió a los niños y niñas, jóvenes y jovencitas de nuestro tiempo, que dicho sea de paso, parece que no tienen padres que velen por ellos, porque una cosa es que un hijo caiga en la trampa, y otra muy distinta, que los padres apoyen ese suicidio personal y oral.
Estamos ante una sociedad decadente, que ha eliminado a Dios de su vida y no se esfuerza por cumplir los mandamientos. Así no hay salvación posible.
6/08/17 8:38 PM
Grace del Tabor- Argentina
¡ Excelente artículo testimonial !
Llama a las cosas por su nombre: disforia de género.
¡ Gracias !
7/08/17 1:31 AM
Judith
[...las tasas de suicidio siguen siendo altas después de la cirugía de reasignación de sexo...]
¿Y no será por el acoso que sufren?

Ahora yo digo como Freud que la religión es histeria colectiva y me quedo tan ancha ¿las cosas por su nombre, no?

¿Por qué os molesta tanto que la gente busque la felicidad de una manera diferente a la vuestra?
12/08/17 5:30 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.