Ante el padrenuestro blasfemo

Mons. Omella: «La defensa de la libertad de expresión tiene que ser compatible con el respeto por la fe religiosa»

Mons. Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, ha publicado una carta con su valoración sobre el padrenuestro blasfemo que se pronunció en la entrega de premios de la Ciudad Condal.

29/02/16 12:01 PM | Imprimir | Enviar

(InfoCatólica) Carta de Mons. Omella publicada en La Vanguardia:

Ahora que ya han pasado unos días de la lectura del poema Mare nostra en el Saló de Cent de nuestra ciudad, me gustaría romper el silencio que estos días he mantenido para no alimentar una controversia política que, de rebote, hiciera mayor la herida que ha producido a miles de barceloneses el hecho de que se programara en un acto público, organizado por el consistorio, la lectura de un poema que parafrasea con poca fortuna la plegaria central de los católicos.

Tal como lo expresaba Simone Weil en su escrito sobre el padrenuestro, «esta plegaria contiene to- das las peticiones posibles». Nos hace andar por un camino de progreso que nos autorrealiza ya que es imposible pronunciarla una vez sin que un cambio quizás infinitesimal pero real ocurra en el alma».

El padrenuestro nos hace levantar los ojos a Aquel que Jesús nos ha enseñado a que es nuestro Padre. ¡Es poner la mirada en el cielo! El padrenuestro es la plegaria de los sencillos, de aquellos que ponen su corazón confiado en el Padre en el Cielo. Es la plegaria de los limpios de corazón, de los que buscan la justicia, de los que aceptan las propias limitaciones y depositan sus esperanzas con una dependencia amorosa del Dios que nos ama. Nos hace ser agradecidos y corresponsables también en el servicio misericordioso al prójimo. Es una plegaria al Padre que incluye en su infinitud al Dios que es padre y madre, tal como nos enseñó el papa Juan Pablo I en aquella bonita expresión «Dio è papa anche mamma», por lo tanto, nos ponemos en manos de este padre/madre que nunca deja de serlo y trascendiendo la masculinidad y la feminidad. Como decía Romano Guardini, «lo más importante ante esta plegaria es la busca del rostro de Dios». Toda otra desfiguración del padrenuestro no es ni responde a la plegaria que nos enseñó Jesús.

El padrenuestro es una plegaria que nos emociona y nos interpela. Todas las plegarias pueden hacerse desde el grito y el dolor, pero siempre tendrían que ser expresadas con las palabras adecuadas a Aquel a quien nos dirigimos.

Ante los hechos ocurridos estos días ya manifesté que «a veces callar es la mejor respuesta», el mismo silencio que Jesús manifestó ante el Sanedrín. Responder a la provocación con el silencio es una forma de tomar distancia delante del despropósito. Tomada esta distancia, hay que recordar que el respeto por la libertad de expresión y creación es un valor incontrovertible de nuestra sociedad, reconocido en el artículo 20 de la Constitución. También es incuestionable el derecho a crear una obra artística. Ahora bien, ética y moralmente puede ser cuestionable el hecho de que una obra artística que resulta ofensiva para un colectivo de personas sea incluida en el programa de un acto oficial organizado por un Consistorio que representa a todo el mundo.

La defensa de la libertad de expresión tiene que ser compatible con el respeto por la fe religiosa de las personas. La libertad religiosa empezó con aquellas lapidarias palabras de Jesús para dar a César lo que es de César y dar a Dios lo que es de Dios. Ahora más que nunca, la libertad religiosa es un aspecto fundamental que pulsa el grado de civilización de nuestras sociedades plurales. La Iglesia no es ni quiere ser un agente político pero tiene un profundo interés por el bien de la comunidad política, cuya alma es la justicia. La Iglesia sigue ofreciendo a la sociedad, con generosidad y constancia, el compromiso por el bien común que, cuando está inspirado en el testimonio de la caridad, tiene un valor superior al compromiso meramente secular y político.

En definitiva, sólo pedimos que nuestros representantes políticos preserven la libertad religiosa como un activo que nos pertenece a todos y que nos corresponde a todos preservar.

20 comentarios

Comentario de Maite C
Claramente ha tenido que hablar aunque tarde, demasiado tarde, casi forzado y poco rotundo, a mi forma de ver.

Aparte del respeto y la libertad que Vd. nombra y que sirve para muchas cosas no tan graves, o menos graves, hay que hablar de blasfemia, pues es lo que se hizo: blasfemar a la Virgen María y a Nuestro Señor. Omella ha evitado decirlo.

Sr. Arzobispo no ha estado Vd. acertado ni en tiempo ni en contundencia. Me parece muy suave y muy politicamente correcto.
Habia que valorar con otro tono dado la gravedad del tema.

Por esta vía, no vamos a ninguna parte.
29/02/16 2:14 PM
Comentario de Jonathan
Lástima ese tono tan edulcorado ante esa grave y pública ofensa a Dios y consecuentemente a los que creemos en Él.
29/02/16 2:58 PM
Comentario de anscelo
"""Ahora bien, ética y moralmente puede ser CUESTIONABLE el hecho de que una obra artística que resulta ofensiva para un colectivo de personas sea incluida en el programa de un acto oficial organizado por un Consistorio que representa a todo el mundo."""

A mi humilde entender la respuesta se ha hecho demasiado tarde, y es muy tenue, incluso ambigua. Tenían programada esta profanación, y con saña y alevosia sabían muy bien a quien iba a hacer daño. Podríamos hacer un listado largo de todas las blasfemias y profanaciones que esta izquierda trasnochada, anticlerical y radical. Veremos qué ocurrirá dentro de 2 años si no les paramos los pies.

Todas estas mujeres blasfemas están imputadas, cuando salga el juicio el juez será muy tenue, no lo adivino, no me extrañaría que diga que no ha habido delito. No soy jurista, pero la justicia la hacen ambigua, lenta, complocada y sorda.

Digo todo esto por las experiencias en situaciones parecidas Estas blasfemas saldrán como si nada...
29/02/16 3:07 PM
Comentario de Catalán
No. No hay forma de que sean compatibles. O una cosa o la otra.

Eso lo tenían claro en la iglesia hace no tantas décadas y está reflejado en no pocas encíclicas.

Pero ala, sigan con el experimento, que va muy bien hasta la fecha.
29/02/16 3:59 PM
Comentario de Néstor
Puede ser cuestionable. ¿Será o no? ¿Habría que ver? Además ¿el tema es la libertad religiosa? Aquí nadie quiso impedirnos nada, se limitaron a insultarnos y a blasfemar. Más bien el tema sería, en todo caso, la libertad de insulto y de blasfemia. ¿Tiene que ver traer a colación el dicho sobre la maternidad divina porque la blasfemia se dirigía a una imagen "femenina" de Dios?

Saludos cordiales.
29/02/16 4:40 PM
1. Ha hablado tarde, en mi opinión, pero mejor tarde que nunca.
2. Eso del Dios "padre/madre" me parece una gansada, pero bueno, los feligreses estamos acostumbrados a estas cosas, qué le vamos a hacer.
3. Esto está muy bien pero toca un acto de desagravio y reparación, ¿no?
29/02/16 5:09 PM
Comentario de Tibidabo
Es más de lo mismo, no hay tratarlo como un caso aislado, todo es parte de una campaña para destruir la fe y a la I.C. y las blasfemias, son parte de ella, pero el otro día el secretario gral de la CEE, sacaba la cara por los conciertos de los colegios y no decía nada de los profesores de religión, a los que asfixian económicamente para que abandonen las clases, lo de las in-matriculaciones es igual, despojar a la I.C, de los bienes que ha administrado durante dos milenios, pronto obligarán a pagar el IBI, de los lugares de culto, el objetivo destruir y arrinconar a la I.C. todo lo demás es escurrir el bulto y no ver el problema, usemos la fuerza de sus ataques para manifestar nuestra fe y mostrar nuestras obras.
29/02/16 5:14 PM
"...ya manifesté que «a veces callar es la mejor respuesta», el mismo silencio que Jesús manifestó ante el Sanedrín. Responder a la provocación con el silencio es una forma de tomar distancia delante del despropósito..."

No estoy de acuerdo.

A las pocos minutos de saber esto, un obispo está en condiciones de efectuar un documento mínimamente decente, mediante el "Corta-Pega" del Catecismo y la Biblia on-line, para como mínimo para publicar una Nota catequético-instructiva con el fin de enseñar a todos, católicos o no, qué es el Padre Nuestro, qué es una blasfemia... un buen momento de evangelizar, aprovechando el revuelo del escándalo y la polémica...

Tenemos el silencio ante el Sanedrín, pero Jesús tenía infinidad de polémicas, con respuesta rápida y contundente al segundo, y a veces, gritando.

El silencio ante el Sanedrín se realiza en el contexto de la Pasión, cosa que aquí no se da.
29/02/16 5:19 PM
Da la impresión por el escrito que este hombre no se ha sentido personalmente agredido, ni en su FE ni en su dignidad de persona católica.
Hay que echarle valor para argumentar a favor del Padrenuestro y de nuestra FE Católica, si es la que profesa este señor y no se ha pasado con armas y bagajes a la interconfesionalidad anodina, digo que echar mano a ¡Simone Weil! como argumento de autoridad y ser capaz de valorar como ¡poema! la deposición de una caballería cultural desbocada en plena estampida, dicho sea en uso de la libertad de expresión.
Recordemos a Omella y demás omellosos francisquitas que solo se defiende aquello que se siente. Todo lo demás son excusas de mal pagador. Los católicos somos y nos reclamamos ciudadanos de pleno derecho, a respetar como ciudadanos católicos. Los interconfesionales-interreligiosos que se respeten a sí mismos si pueden entre la barbarie cultural y los instintos arrasadores de la horda que ni deja crecer la hierba. ¿?Creativos? ¿Originales? Solamente evocadores de la entrepierna por delante y por detrás. Huela a podrido sin ducha diaria.
29/02/16 5:19 PM
Comentario de Tito Livio
No hagams de Omella un pato de feria para el pim pam pum. Acaba de entrar en esta plaza y la esta tanteando. Seguidamente vendrá el conocimiento de lis toros que por ella están o pasan y finalmente se echara al ruedo. Esto que digo no justifica la falta de velocidad y dureza en la respuesta de Omella.
29/02/16 6:44 PM
Comentario de Luis Fernando
Plenamente de acuerdo con Tito Livio.
29/02/16 6:45 PM
Comentario de Tito Livio
Recordemos que en esta plaza, desde que se fue Don Marcelo todos los toreros y toros están amañadis y se compadrean y se hagasajan y se dan medallas (literalmente) unos a otros. El ultimo torero que intento casarse de este fue el obispo Carles y ya sabemos como acabo la cosa.
29/02/16 6:48 PM
El clamor de los fieles de Barcelona contra ese silencio ominoso era tan grande que no ha tenido más remedio que hablar, pero será difícil de olvidar, se ha producido una quiebra de confianza.
29/02/16 7:25 PM
Comentario de Juan Mariner
Estoy de acuerdo con Tito Livio, Barcelona es un avispero y Mons. Omella acaba de llegar.
29/02/16 7:25 PM
Comentario de von Thies
Si te dan una bofetada hay que poner la otra mejilla, peri se ofende de forma grosera e inicua a Dios, La Virgen o los Santos, no hay que estar callado como este raro obispo, hay que plantarle cara violentamente a los responsables, porque al final, entre unos, los blasfemos, y los otros, los que tragan silenciosamente, conseguirán que esta sociedad española se acostumbre a las actitudes violentas anticristianas.
JFT
29/02/16 7:28 PM
Comentario de José Carlos
La señora blasfema en cuestión, pedirá que se la respete en el ámbito de la libertad de expresión. Pero confunde los términos. Al márgen de las declaraciones del Sr. Arzobispo, que debían haber sido más contundentes, vayamos a la subsodicha señora blasfema. Dado que ella no respeta a un colectivo tan grande y numeroso, como somos los católicos, ella no se merece ningún respeto ni consideración.
Yo diría que al cometer estas injurias y blasfemias contra las creencias de los demás, no se respeta ni a ella misma, lo cual da idea de la maldad, pero también de su enorme torpeza, tanto en lo cultural como en lo social y religioso.
29/02/16 7:52 PM
Comentario de Baltasar.
Esta señora es digna de lástima, porque lo que hace es revolcarse en el cieno y la inmundicia. Es una perdida en el sentido literal y religioso.
Ciertamente, hay que rechazar de cuajo, cualquier insulto y provocación de estas personas depravadas, en las que anida el odio y el rencor.
Y digo que es digna de lástima, porque tiene el alma enferma, y eso en su vida cotidiana seguro que le hace mella y también a las personas de su entorno, que no les agradará mucho, convivir con una persona de su estilo.
29/02/16 8:01 PM
Comentario de xaverius
La libertad de expresión ha de ser compatible con la razón, y no se conjuga con las irracionalidades varias a las que se nos quiere acostumbrar: la denigración, el atrevimiento a sentenciar sobre lo que se ignora, el desprecio a la inteligencia, la tergiversación, el odio a todo lo bueno, la infamia, la calumnia, la afectación, la mentira, el desprecio de la persona, la animalidad y la resistencia a la verdad.
29/02/16 8:07 PM
Comentario de anscelo
Para colmo esta mujer es profesora de secundaria. ¿Con qué lindezas educará a sus alumnos?, basándose en la blasfemia y el uso de palabras de lo más grosero y barriobajero que pueda existir.

¿Tal vez alguno dirá que es un nuevo estilo literario ?. Ni Valle Inclán usaba esos términos. Era más elegante. Y para colomo nos insulta públicamente, y encima le pagan con nuestro dinero.
29/02/16 10:31 PM
Comentario de Juan Carlos
Solo de ver esa infamia políticamente correcta "Dios padre-madre" se me quitaron las ganas de seguir leyendo. Con razón siguen agarrandonos de objetivos de burlas como esa oracion blasfema.
29/02/16 11:44 PM

Esta noticia no admite comentarios.

Conferencias de espiritualidad

(21) La fe

por José María Iraburu


Liturgia de las Horas

  • lecturas del tiempo del Año
  • lecturas del Santoral

Suscríbete al boletín gratuito de InfoCatólica

Todos los días en tu buzón de correo


Librería Balmes

La teologia de la historia segun Francisco Canals Testigos

Sugerencias de libros

.

Patrocinios
Fundación Gratis date Traducciones técnicas
Radio María Magnificat.tv
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso