Se confirma que el Estado Islámico ha destruido el monasterio cristiano más antiguo de Irak

El de San Elías, en Mosul

Se confirma que el Estado Islámico ha destruido el monasterio cristiano más antiguo de Irak

Fotografías de satélite obtenidas por Associated Press confirman lo que líderes religiosos y expertos en antigüedades se temían: el monasterio cristiano más antiguo de Irak ha sido reducido a escombros por el autodenominado Estado Islámico

(El País) El monasterio de San Elías, en una colina sobre Mosul, en el norte de Irak, ha sido un lugar de rezo desde hace 1.400 años, e incluso en la última década para las tropas estadounidenses desplegadas en Irak. El convento, también conocido como Dair Mar Elia, por el monje asirio Mar Elia que lo fundó en 595, fue destruido en 1743 por orden del líder persa Nadir Shah Tahmaz y los monjes que habitaban allí fueron asesinados. Se reconstruyó a principios del siglo XX.

Associated Press encargó a una firma de imágenes por satélite, DigitalGlobe, tomar fotografías de alta resolución del lugar que luego han comparado con imágenes previas tomadas en 2011.

El monasterio de San Elías se suma a la ya larga lista de monumentos o sitios arqueológicos, como los restos de la magnífica ciudad de Palmira en Siria, que destruye el ISIS por considerarlos herejes o contrarios a su particular visión del islam. ARCHI

9 comentarios

Chimo de Valencia
Cómo le cuesta decir al redactor que es un monasterio católico lo que han destrozado estos musulmanes. Por otra parte, el ISIS no tiene ninguna "particular visión del Islam". El Islam lleva destrozando ciudades, edificios y monumentos desde que el sr. Mahoma lo fundó, como la basílica de San Vicente en Córdoba, sin cuya destroza no se habría construido encima la famosa mezquita de Córdoba a la que tanto aprecio le tienen algunos. Y ya en el colmo del cinismo, convierte a la víctima en agresor, al hacer suponer que el agredido es el hereje, cuando en sus orígenes el Islam se conforma como una herejía del cristianismo.
21/01/16 11:08 AM
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Dios mío, ¿qué está pasando?
21/01/16 11:09 AM
Trabucaire
Son unos malditos
21/01/16 12:48 PM
pedro de madrid
No se podrán quejar si en un momento determinado se destruyen sus mezquitas, por reciprocidad.
La prensa dominada por el nuevo orden no saca esta noticia
21/01/16 1:24 PM
JuanM
Estoy esperando que lo digan en alguna televisión. Aún eschucho ecos del bombo y platillo que se le dió a la destrucción del Buda en Afganistán y lo triste que se quedó el mundo "intelectual" mundial por aquel hecho.
21/01/16 3:45 PM
DJ L
Putin en 48 horas localizó y desbarató el ISIS allá donde intervino.
Occidente llevaba cuatro años sin hallarlos ni reducirlos.

La masa no necesita de la verdad, le basta las versiones oficiales de Papá Estado como las del 11M u 11S.

¿Ha llegado ya a millonario el terrorista más tacaño de la Historia, aquél que le vendió a sus compañeros de célula, las tarjetas de teléfono para atentar contra los vagones del metro de Madrid en el 11M?
22/01/16 1:49 PM
Raúl de Argentina
¿Cuando haremos un ejército cristiano para empezar a poner las cosas en su lugar?
22/01/16 3:32 PM
Irma garza
Raul: estoy contigo,q vuelvan las cruzadas del sXXI.
22/01/16 8:54 PM
maria
que odio que tienen!ni siquiera los respetan,como monumentos!
26/01/16 3:36 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.