Es subsecretario de Culto Divino

Mons. Ferrer Grenesche: «Una liturgia manufacturada no vale para nada porque es cosa nuestra»

El subsecretario de la Congregación para el Culto Divino, Mons. Juan Miguel Ferrer, de visita en el Seminario Mayor San José de La Plata, en el marco de los 90 años de su creación, ha pedido que se cuide la Liturgia, «que es de Dios, y no de los hombres. Una liturgia manufacturada no vale para nada, porque es cosa nuestra. Podrá ser muy bonita y divertida pero no es de Dios. Y ‘sin mí, no podéis hacer nada’, nos recuerda el Señor».

22/10/12 5:48 PM | Imprimir | Enviar

(Aica) El subsecretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Mons. Juan Miguel Ferrer Grenesche, de visita en el Seminario Mayor San José de La Plata, en el marco de los 90 años de su creación, hizo una encendida petición para que se cuide la Liturgia, «que es de Dios, y no de los hombres. Una «liturgia manufacturada no vale para nada, porque es cosa nuestra. Podrá ser muy bonita y divertida pero no es de Dios. Y ‘sin mí, no podéis hacer nada’, nos recuerda el Señor».

Monseñor Ferrer llegó al Seminario platense acompañado por religiosas del Instituto Mater Dei, fundado en San Luis por la Madre María Jesús Becerra, con el apoyo del entonces obispo diocesano, monseñor Juan Rodolfo Laise. Y fue recibido por el rector, presbítero Gabriel Delgado, los Superiores de la casa; personal directivo y docentes, y por el casi centenar de seminaristas de todo el país que allí se forman.

Con posterioridad a su exposición presidió una celebración eucarística y luego compartió el almuerzo fraterno, al que se sumó el obispo auxiliar de La Plata, Mons. Nicolás Baísi, a cargo temporalmente de la archidiócesis por la ausencia del arzobispo, Mons.  Héctor Aguer, que está participando en el Sínodo sobre la Nueva Evangelización, que tiene lugar en Roma.

La formación litúrgica en el Seminario

El prelado vaticano, que fue rector del Seminario Mayor de Toledo, en España, alentó a los formadores y seminaristas a vivir apasionadamente la formación litúrgica en el Seminario, «que es la tarea más hermosa. Pues aquí, en gran medida, se juega el futuro de la Iglesia. Recuerden siempre lo que les pide el Papa, queridos seminaristas: lo más importante es la relación personal con Dios, en Jesucristo. ¡Hacen falta mártires; testigos auténticos del amor de Dios!»

Añadió, al respecto, que «hoy tenemos retos semejantes en distintos países del mundo. La globalización trajo legislaciones que se difunden en las diferentes naciones y que atentan contra los fundamentos mismos de la civilización. Apuntan a la secularización y laicización de la sociedad. Y hay grupos bien interesados en destruir lo que se oponga a ello. Por ello, ven a la Iglesia como un peligro para su plan de dominación. Porque no busca acuerdos, a medio camino, entre la verdad y la mentira».

Liturgia y Evangelización

Exhortó, entonces, «a no convertirnos en llorones y a no quedarnos al borde del camino para lamentarnos. Debemos retomar intensamente nuestra identidad y la conversión interior; la vocación a la santidad y a la misión. Allí apunta la Nueva Evangelización».

Aclaró, en este sentido, que «como bien nos lo enseña el Santo Padre, tenemos tres vías de evangelización: la ordinaria, en nuestras comunidades, con los fieles que están en la Iglesia; la misionera, allí donde no se conoce a Cristo, y la nueva evangelización, para todos aquellos que se alejaron o no viven con intensidad su práctica cristiana».

Resaltó que «durante toda su vida como teólogo, con anterioridad a su elección como Sumo Pontífice, el Papa nos enseñó la centralidad de Dios en la liturgia. Y hoy nos insiste con su ejemplo de liturgo, en la actitud ante la liturgia. Es, principalmente, su modo de celebrar el que demuestra la centralidad de la liturgia en la vida de la Iglesia». Por ello, enfatizó, «celebrar los sagrados misterios es lo más importante en la vida de cualquier sacerdote, obispo y el propio Papa. Y, además, la forma en que el Santo Padre celebra se constituye en el modelo perfecto para toda la Iglesia».

«La liturgia no es teatro ni adorno»

En esa línea argumental aclaró que «en la liturgia el protagonismo no está en el sacerdote, aunque sea el Papa. El centro no es el Papa; el centro es Dios. No se va ‘a ver al Papa’, sino al encuentro con el Señor, junto al Papa».

Ejemplificó, en consecuencia, que «la liturgia no es ni teatro ni un adorno a la acción pastoral. Es escuela de vida cristiana; es la cristificación de nuestra vida; es volvernos hacia Dios. Por eso es responsabilidad de los pastores del pueblo de Dios, como parte de su oficio de amor, cuidar de ella. Y eso comienza aquí, en el Seminario».

Tras recordar varios documentos del Magisterio de la Iglesia, como la constitución Sacrosanctum Concilium, del Vaticano II; La formación litúrgica en el Seminario, de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos; y La formación espiritual en los Seminarios, de la Congregación para la Educación Católica, enfatizó que «la liturgia es escuela de fe y de vida cristiana, y debe impregnar toda la vida del Seminario. En ella convergen el Magisterio, la Biblia y los Sacramentos. Por eso, ya desde el Seminario, hay que vivir lo que la Iglesia nos pide el día de nuestra Ordenación: ‘imita lo que tratas. Y configura tu vida con el misterio de la Cruz del Señor’…».

Mutuo enriquecimiento de formas del rito romano

Como conclusión, monseñor Ferrer exhortó a los seminaristas a fijarse en el modo en que celebraban la liturgia santos como San Juan, San Gregorio Magno, San Martín de Tours, San Felipe Neri, el Santo Cura de Ars, San Pío de Pietrelcina y San Josemaría Escrivá de Balaguer. «Todos ellos, y tantos otros -subrayó-, son muy buenos modelos a imitar».

Al final, varios seminaristas le hicieron diferentes preguntas. Y, ante una consulta, destacó que «debe evitarse la improvisación. Frente a una duda, consultar siempre con el que más sabe. Y, obviamente, con el Obispo».

Igualmente se le preguntó sobre expresiones de uno de los ceremonieros del Santo Padre, monseñor Guido Marini. Y sostuvo que «es probable que vayan llegando normas sobre un mutuo enriquecimiento entre ambas formas del rito romano, la ordinaria y la extraordinaria».

8 comentarios

Comentario de Álvaro
Se le nota persona excepcional y de profundo conocimiento.
22/10/12 6:53 PM
Comentario de JMMCBXVI
A pesar de las buenas iniciativas de Benedicto XVI, tardará muchísimo en reformar la liturgia como es debido. Si bien no de iure, la reforma litúrgica postconciliar ha sido, de facto, muy malograda. Quiera el Señor renovar los corazones para descubrir lo que es la liturgia de la Iglesia. El Año Jubilar de la Fe es un tiempo de gracia que ojalá sea bien aprovechada. Y animo a todos a acercarse a la Forma Extraordinaria del Rito Romano, tanto la Misa como el Oficio Divino. Sobre todo en la Misa, se da uno cuenta enseguida quién es el verdadero protagonista: el Señor.
22/10/12 10:09 PM
Comentario de Mi-Ka-El
Hacer distinción entre liturgia de Dios y de los hombres no tiene sentido.
22/10/12 11:35 PM
Comentario de Luis Fernando
Jonathan, ya hemos informado del tema.
22/10/12 11:47 PM
Comentario de Catholicus
Hacer distinción entre liturgia de Dios y de los hombres no tiene sentido.
-------

Cuando ves a sacerdotes que interiorizan que el protagonista son ellos y "sus" misas, tiene todo el sentido del mundo.
23/10/12 12:19 AM
Comentario de Maricruz
Cómo hace uno para pedirle que venga a su país?
23/10/12 1:54 AM
Comentario de Miguel Ángel
La forma ordinaria, o sea, el Novus Ordo Misae que es el que celebra el Papa siempre, el protagonista también siempre es el Señor, y quien vea otra cosa es que es ciego o lleva lentillas en mal estado.

Dios no solo creó el latín, también creó el resto de lenguas que existen, negar esto es negar lo evidente. Tan digna es una como otra lengua. ¿O la lengua de Ntro. Señor, el arameo, era menor? Por poner un ejemplo.
23/10/12 2:15 AM
Comentario de Parsim
Una persona amiga mía me dijo un día que no podía soportar las misas de autor.

¡Lo mismo me pasa a mí!. Se desacralizan y banalizan y a veces casi se convierten en una reunión de amiguetes.

Nada hay más atrayente y que infunda más devoción que un sacerdote que dice la misa con profundo fervor.

Fervor que no necesita adornos.
23/10/12 10:47 AM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
  • Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.

Conferencias de espiritualidad

(137) Reino y mundo Vaticano II 24

por José María Iraburu


Liturgia de las Horas

  • lecturas del tiempo del Año
  • lecturas del Santoral

Suscríbete al boletín gratuito de InfoCatólica

Todos los días en tu buzón de correo

Opinión

Monseñor Julián Ruiz Martorell

Sí a la vida, por Monseñor Julián Ruiz Martorell

Monseñor José Ignacio Munilla

Voz de los sin voz, por Monseñor José Ignacio Munilla

Pedro Trevijano Etcheverria

Aborto y vida, por Pedro Trevijano Etcheverria

Ver todos los artículos►

Librería Balmes

Alvaro del Portillo Pablo VI



Sugerencias de libros

.


Patrocinios
Fundación Gratis date Traducciones técnicas
Radio María Magnificat.tv
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso