Misa de Angelis en memoria de los niños asesinados por su padre

Mons. Demetrio Fernández pide la intercesión de Ruth y José para que se reduzca el número de abortos

Mons. Demetrio Fernández, obispo de Córdoba, ha oficiado este martes por la tarde una Misa de Ángelis en memoria de los pequeños Ruth y José, presuntamente asesinados por su padre. El prelado ha asegurado que los niños están ya en presencia de Dios y ha pedido su intercesión ante Dios para que ningún niño del mundo sufra como ellos. «¿No podrán alcanzarnos estos niños que se reduzca el número de abortos?», ha preguntado el obispo, afirmando que «ningún padre y ninguna madre tienen derecho a matar a su hijo».

2/10/12 8:09 PM | Imprimir | Enviar

(Luis F. Pérez/InfoCatólica) El obispo ha empezado su homilía recordando las promesa que dio a la madre de Ruth y Jose: «Cuando aparezcan estos Niños, tocaremos a gloria las campanas de la Catedral de Córdoba. Esta tarde damos cumplimiento a esta promesa y a este deseo al reunirnos en esta Santa Iglesia Catedral de Córdoba para orar juntos y recordar a estos Niños que, como ángeles, están ya en la presencia de Dios. Celebramos hoy la fiesta de los Santos Ángeles, y hoy es el cumpleaños de la niña Ruth».

Don Demetrio ha asegurado que al confirmarse la muerte de los niños «nuestro primer sentimiento ante la notica ha sido de horror, de un horror tremendo. Cómo habrán sufrido estos angelitos, cómo es posible que en el corazón de una persona humana haya tanta capacidad para hacer el mal. ¡Qué horror, qué horror! Dios y los tribunales juzguen a quien ha sido autor de este crimen».

El obispo ha añadido que «junto a este sentimiento de horror y de disgusto, sabemos que estos Niños –Ruth y José- no han desaparecido para siempre. No. Están vivos. Su alma no ha sido pulverizada por las llamas, porque su alma es inmortal».

«Celebramos hoy la fiesta de los Santos Ángeles Custodios», ha explicado el obispo «y el Evangelio de hoy nos dice: `Cuidado con despreciar a uno de estos pequeños, porque os digo que sus ángeles están viendo siempre en el cielo el rostro de mi Padre celestial´ (Mt 18,10). Sí, también en el momento de la muerte, sus Ángeles Custodios los han protegido para llevarlos ante la presencia de Dios. Dios protege especialmente a los niños, a todos los niños, en toda circunstancia, y especialmente cuando sufren por culpa de los mayores».

El prelado ha afirmado que «nos conmueve la muerte terrible de Ruth y José, y deseamos que ellos intercedan ante Dios para que ningún niño del mundo sufra como ellos. Que ningún niño tenga que empuñar las armas para ir a la guerra o sufra los horrores del exilio, que ningún niño muera de hambre o porque no tiene acceso a una sanidad elemental, que ningún niño sea explotado por el abuso de los mayores».

«¿No podrán alcanzarnos estos niños que se reduzca el número de abortos que diariamente se producen en nuestro entorno?», ha preguntado el obispo de Córdoba, para a continuacion añadir que «así se lo pido a Dios en esta tarde de dolor y de esperanza. Ningún crimen tan horrible como el del aborto, cuando una madre se ve en la situación de matar al niño que ha concebido en sus entrañas». Y ha pedido que «el seno materno, el lugar más seguro y más cálido para el ser humano, no sea nunca más un lugar de amenaza para el ser humano naciente, ya desde su concepción, incluso antes de su anidación en el útero materno».

«No vale invocar el derecho de la madre para matar a su hijo. ¡Ningún padre, ninguna madre tiene derecho a matar a su hijo! Que Ruth y José nos lo hagan entender a todos» ha sentenciado Mons. Demetrio Fernández.

El obispo de la diócesis andaluza ha recordado que los «hemos nacido para la gloria, para el cielo. Nuestro destino no es la muerte, sino la vida, y la vida incluso después de la muerte, la vida eterna. Por encima de la crueldad de estos hechos, se yergue la verdad de la vida que continúa».

Además ha explicado que «en el caso, además, de unos niños como éstos esa felicidad no ha quedado empañada en su alma por ninguna mancha de pecado personal, sino que en su inocencia han sido inmolados y conservarán para siempre la inocencia propia de un niño».

Don Demetrio ha concluido su homilía pidiendo «que nunca más se repitan estos hechos, que ningún niño del mundo sufra por culpa de los mayores, que los santos Ángeles protejan a todos los niños del mundo. Que Dios tenga misericordia de todos nosotros y nos dé su paz».

Palabras de la madre

Ruth Ortiz, la madre de Ruth y José pronunció unas breves palabras al afinal de la Misa en las que aseguró que «el destino» de sus hijos era «ser niños durante poco tiempo en la tierra y ángeles eternamente en el cielo».

Son las primeras palabras en público tras los informes de los restos óseos de la finca de Las Quemadillas, de Córdoba, que certifican que son humanos y con edades comprendidas entre las de sus hijos, seis y dos años.

Ruth se ha dirigido de este modo ante las miles de personas mayores y menores de edad que asistían a la Misa de Angelis en memoria de sus hijos en la Santa Iglesia Catedral de Córdoba, donde en su discurso la madre de los pequeños ha dado «las gracias por todo lo que nos dieron y mientras vivieron con nosotros».

De igual modo, ha dado «gracias por llegar a nuestras vidas, por sussonrisas, por la inocencia que solo los niños tienen, por la alegría que nos trasmitieron, por la ternura, el cariño que nos dieron y todos los momentos de felicidad que siempre permanecerán vivos en nuestros corazones y recuerdos».

También ha dado «gracias a todos por el apoyo que nos habéis mostrado» y ha apostillado, «como dice una canción 'con más gente a favor de gente en cada pueblo y nación habría menos gente difícil y más gente con corazón'».

En el discurso de un par de minutos, elaborado por ella misma, Ruth ha concluido dando «gracias por todo lo que Ruth y José seguirán dando desde el cielo: fuerza, alegría, ilusión, paz y la esperanza de un mundo mejor».

La madre de los pequeños ha vivido la Misa visiblemente emocionada.

 

7 comentarios

Comentario de Tony de New York
Descansen en paz.
2/10/12 10:07 PM
Es una falta de respeto que se haya USADO el nombre de dos niños quemados vivos por su padre biológico para que este (no tengo calificativos) hable sobre el aborto.
De verdad que falta de respeto!
3/10/12 12:35 PM
Comentario de Charo.
Amados Ruth y Jóse Angelitos de Dios, rogad por nosotros por favor.
Pero en especial por vuestra querida MAMÁ para que mientras le llega el momento de reunírse con ustedes allá en el Cielo,la "levanten" ,protejan,cuiden,fortalezcan con vuestras alas, y la GUARDEN en los preciosos Corazones de JESÚS Y DE MARÍA.
Y se que orarán por la conversión y salvación del alma de quien tanto daño os hizo al separarlos de vuestra querida madre al "arrancarles" la vida.
LOS QUIERO MUCHO MIS NIÑOS, (porque ya son NUESTROS NIÑOS, chiquitines preciosos.
3/10/12 12:42 PM
Comentario de Pepito
La alegría de saber que Ruth y José son ya salvos en la eternidad debe de hacernos superar, aunque sea poco a poco, el dolor de su cruel muerte temporal.

Asimismo pienso que debemos también alegrarnos al saber que los niños abortados también están salvos, aunque ello no es excusa para condenar el aborto.

Pero Dios es capaz de escribir recto con renglones torcidos: Quien sabe si Ruth y José y los niños abortados de haber continuado viviendo y al hacerse adultos no hubiesen caído en graves pecados y se hubiesen condenado. Los caminos del Señor son inescrutables.
3/10/12 1:28 PM
Comentario de Zedaniel
maria,

¿en qué se falta al respeto? Acaso no sufren la misma suerte los niños abortados, matados por sus propios padres y con la colaboración del estado.
¿Cómo sabes que Ruth y José fueron quemados vivos?
Anda, anda deja la mala baba aun lado.
3/10/12 1:53 PM
Ruth y José ahora que estáis en el cielo con Jesús rogad por vuestra madre y por todos nosotros.
3/10/12 5:11 PM
Comentario de Luis López
María, a estos dos niños, un monstruo que casualmente era su padre los asesinó y los quemó para eliminar restos.

En el aborto pasa exactamente igual. Unos monstruos que casualmente son una madre (y generalmente un padre), con la complicidad de un personal médico (¿?), asesinan a sus hijos, y eliminan sus restos.

Es exactamente el mismo horror, lo que sucede es que esta sociedad putrefacta ha perdido el sentido de la Verdad, y se espanta cuando ve unas fotos de Ruth y José jugando y piensa lo que ha hecho su padre, pero no se espanta -porque nunca no hay fotos- de cuerpos de niños triturados, despedazados o literalmente quemados vivos con sal (eso, y no otra cosa, es el aborto).

Y tan espantoso es una cosa como la otra. Muy bien por Don Demetrio.
3/10/12 7:07 PM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
  • Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.

Conferencias de espiritualidad

(135) Reino y mundo s. XX-Apostasia 22

por José María Iraburu


Liturgia de las Horas

  • lecturas del tiempo del Año
  • lecturas del Santoral

Suscríbete al boletín gratuito de InfoCatólica

Todos los días en tu buzón de correo

Librería Balmes

Alvaro del Portillo Pablo VI

Sugerencias de libros

.




Patrocinios
Fundación Gratis date Traducciones técnicas
Radio María Magnificat.tv
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso