Alocución dominical del Papa

Pedro confiesa a Jesús como Hijo de Dios pero Judas opta por la traición y la mentira, marca del diablo

«Que la Virgen María nos ayude a creer en Jesús, como san Pedro, y a ser siempre sinceros con Él y con todos», rogó el Sucesor de Pedro, en la oración mariana dominical del Ángelus que rezó en Castel Gandolfo con los peregrinos. Ante la proclamación de Jesús como Pan vivo bajado del Cielo, preanuncio de la Eucaristía y la Pasión redentora, muchos discípulos se marchan, San Pedro le confiesa como Hijo de Dios y Judas se queda para entregarle a la muerte sirviéndose de la falsedad.

26/08/12 11:02 PM | Imprimir | Enviar

(RV/InfoCatólica) El Papa Benedicto comentó en su alocución el texto del Evangelio de san Juan de la Misa de este domingo, que refiere que desde el momento que Jesús se proclamó Pan vivo bajado del cielo, muchos discípulos se volvieron atrás y no le siguieron más. San Pedro le sigue: porque le ama, llega a conocerle; sabe que es el Hijo de Dios.

El Papa comentó que la huída de muchos de quienes le seguían es una reacción que Jesús es consciente de haber provocado. Y afirmó que Judas se sintió traicionado por Jesús porque esperaba un Mesías vencedor, que guiara la revuelta contra los romanos. Se quedó no por amor, sino porque Jesús le había decepcionado y quería vengarse, sirviéndose de la mentira. La falsedad es la marca del diablo –dijo el Papa–. 

Texto completo

¡Queridos hermanos y hermanas! 

Los domingos pasados hemos meditado el discurso sobre el «pan de la vida», que Jesús pronunció en la sinagoga de Cafarnaúm luego de haber saciado miles de personas con cinco panes y dos peces. Hoy, el Evangelio presenta la reacción de los discípulos a aquel discurso, una reacción que el mismo Cristo provoca conscientemente.

Ante todo, el evangelista Juan –que estaba presente junto a los otros Apóstoles – refiere que «desde aquel momento muchos de sus discípulos se alejaron de él y dejaron de acompañarle» (Jn 6,66). ¿Por qué? Porque no creyeron en las palabras de Jesús que decía: Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá eternamente (cfr Jn 6,51.54). Para ellos esta revelación resultaba incomprensible, porque la entendían solo en sentido material, mientras que en aquellas palabras estaba preanunciado el misterio pascual de Jesús, en el que Él se donó a si mismo para la salvación del mundo. 

Viendo que muchos de sus discípulos se marchaban, Jesús se dirigió a los Apóstoles diciendo: «¿También vosotros queréis marcharos?» (Jn 6,67). Como en otros casos, es Pedro quien responde en nombre de los Doce: «Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de Vida eterna. Nosotros hemos creído y sabemos que eres el Santo de Dios» (Jn 6,68-69). Sobre este pasaje bíblico un bellísimo comentario de San Agustín dice:

«¿Veis cómo Pedro, por gracia de Dios, por inspiración del Espíritu Santo, ha entendido? ¿Por qué ha entendido? Porque ha creído. Tu tienes palabras de vida eterna. Tu nos das la vida eterna ofreciéndonos tu cuerpo y tu sangre. Y nosotros hemos creído y conocido. No dice: hemos conocido y creído, sino hemos creído y conocido. Hemos creído para poder conocer; si de hecho, hubiésemos querido conocer antes de creer, no hubiéramos logrado ni conocer ni creer. ¿Qué cosa hemos creído y que cosa hemos conocido? Que tu eres Cristo Hijo de Dios, o sea que tu eres la vida eterna misma, y en la carne y en la sangre nos das aquello que tu mismo eres» (Comentario al Evangelio de Juan, 27, 9).

Finalmente, Jesús sabía que también entre los doce Apóstoles había uno que no creía: Judas. También Judas habría podido irse, como hicieron muchos discípulos; es más, habría debido irse, si hubiese sido honesto. En cambio, permanece con Jesús. Permanece no por fe, no por amor, sino con el propósito secreto de vengarse del Maestro. ¿Por qué? Porque Judas se sentía traicionado por Jesús, y decide a su vez traicionarlo. Judas era un zelota, y quería un Mesías vencedor, que guiase una revuelta contra los Romanos. Pero Jesús había desilusionado estas expectativas. El problema es que Judas no se fue, y su culpa más grave fue la falsedad, que es la marca del diablo. Por esto Jesús dice a los Doce: «¡Y uno de vosotros es un diablo!» (Jn 6,70).

Pidamos a la Virgen María que nos ayude a creer en Jesús, como san Pedro, y a ser siempre sinceros con Él y con todos.

Saludo en lengua española

Saludo con afecto a los peregrinos de lengua española presentes en esta oración mariana. La liturgia de la Palabra de este domingo nos ha presentado la disyuntiva entre servir al verdadero Dios o a los falsos ídolos. Invito a todos a proclamar con valentía la opción incondicional por Aquel que tiene palabras de vida eterna, Jesucristo, el Santo de Dios. Él no nos dejará de su mano y seguirá obrando maravillas, guiándonos a la tierra prometida, a la vida eterna. Feliz domingo.

 

(Traducción de Raúl Cabrera/RV).

.

 

1 comentario

Comentario de PEDRO PABLO
....creer, en la actualidad, cuantos(adolescentes, adultos)
piden vanamente una "prueba" para CREER...condicionan su a
dhesión a la fe católica, si sensorialmente(sentidos)ven u
na manifestación de orden divino,otros momentaneamente se une
a la oración, practican la liturgia diaria...para ver si sus
deseos se hacen realidad, como una especie de "cumplido" ha
cia el Cristo, la Virgen ó Santo adecuado...
CREER...FE.. en una sociedad que veo más materialista, don
de cada día se hace culto a un hedonismo exacervado,donde la palabra HUMILDAD no se conoce....que poco espacio queda en el corazon para CREER.. aahhh!!!, y quedan los otros que sí! llegan a creer a; "fantoches" de ocasión, "charlatanes" de ri
sa fácil..le encuentran solución a todos los pesares de la
gente...y por último están los "señores" que escriben...."li
bros de AUTOAYUDA"...donde también ciertos gentiles, creen..
dicen.."les abre la cabeza..." CREER...analizandolo un poco
cuanto queda por decir, de la alocución de nuestro amado Papa
Benedicto.
02/09/12 2:46 AM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
  • Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Conferencias de espiritualidad

(114) Reino y mundo -1

por José María Iraburu


Liturgia de las Horas

  • lecturas del tiempo del Año
  • lecturas del Santoral

Opinión

Pedro Trevijano Etcheverria

Sobre el sentido del pecado, por Pedro Trevijano Etcheverria

Santiago González

Causa del abandono dominical, por Santiago González

Raúl Hasbún

Educador, por Raúl Hasbún

Ramiro Pellitero

Pasión educativa, por Ramiro Pellitero

Ver todos los artículos►

Librería Balmes

Isabel Juan Pablo II

Suscríbete al boletín gratuito de InfoCatólica

Todos los días en tu buzón de correo




Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso