Conversión y transformación de estructuras de pecado

El obispo de Bilbao pide hacer frente a la crisis con medidas reales de austeridad y moderación, colaboración y estímulo de todos

El obispo de Bilbao, Mons. Mario Iceta, en su homilía de la Misa solemne de la Asunción de la Virgen María ha invitado a avivar «la esperanza de poder superar las dificultades que nos acechan con la ayuda y la gracia de Dios, con la protección materna de María», para «hacer presente entre nosotros el Reino de Dios». Ha realizado un recorrido por las circunstancias de la crisis económico-social, sus causas y cómo afrontarla cristianamente

15/08/12 9:21 PM | Imprimir | Enviar

(InfoCatólica) Mons. Iceta ha hecho referencia a las lecturas de la misa de la Solemnidad de la Asunción. “El cántico del Magnificat proclamado por María es el canto de alabanza por la acción de Dios a favor de la humanidad, es el cántico de esperanza de los sencillos, de quienes ponen su confianza en el Señor”, ha dicho.

Y ha añadido que “el libro del Apocalipsis nos relata la victoria sobre el dragón de la Mujer vestida de sol, a punto de dar a luz. Esta victoria es la de Cristo resucitado, nacido de María, que vence el pecado, el odio, la injusticia y la muerte”. Estas reflexiones le han llevado a exponer varias consideraciones sobre la crisis económico-social actual.

El obispo de Bilbao ha expresado la cercanía, preocupación y ofrecimiento de ayuda de toda la Iglesia diocesana, agradeciendo a “Cáritas, a las instituciones diocesanas y a tantos fieles que sin desfallecer comparten su tiempo y sus bienes con los que sufren”

El prelado ha recordado que la Carta pastoral de Cuaresma y Pascua se examinaban las raices estructurales y las causas más próximas de la crisis económica:

“la crisis antropológica, ética y cultural que subyace a la crisis financiera, la carencia de reglas y control adecuados, los comportamientos carentes de ética y responsabilidad, el distanciamiento entre la economía financiera y la real, la búsqueda de lucro desproporcionado, la especulación incontrolada, la codicia, la corrupción, el derroche, la falta de previsión, el descontrol y negligencia en muchas decisiones y en organismos de supervisión”

Y se hacía un llamamiento a la conversión personal y a la transformación de esas estructuras de pecado, así como a “vivir de modo concreto la caridad en la justicia, la participación, la compasión y la solidaridad”.

El obispo de Bilbao ha insistido en la necesidad de fortalecer moralmente la sociedad, para lo cual “la educación integral se convierte en un pilar básico que es preciso reforzar” y “la dimensión trascendente y religiosa no debe quedar excluida del ámbito educativo”.

Respecto al desempleo, “una de las consecuencias más dramáticas de la situación actual”, monseñor Iceta ha calificado como alarmantes el creciente número de familias en las que todos sus miembros están en paro y el de jóvenes en paro. Ha pedido que “todos, instituciones, organizaciones y particulares, cada cual según su capacidad y responsabilidad social, nos impliquemos en la creación de empleo”.

No se trata de crearlo a cualquier precio, sino de sentar las bases de un empleo sostenible, adecuado al presente, con proyección futura, y digno y justo en lo tocante a remuneración, garantías y descanso, incluido el descanso dominical. Todos hemos de poner lo necesario de nuestra parte para lograrlo. El camino no es fácil, pero la gravedad del presente exige pasar de la confrontación a la cooperación decidida y generosa entre instituciones, empresas, trabajadores y agentes sociales, asumiendo los compromisos y sacrificios necesarios. El principio del logro del bien común debe guiar este camino.

Mons. Mario Iceta ha pedido que no se abandone “el objetivo de una protección social adecuada”, como “los servicios básicos para la cohesión y la justicia social, tales como formación y educación, sanidad, pensiones, asistencia a la ancianidad y a la discapacidad y protección de los desempleados”, de modo que no sufran más los más desfavorecidos.

Para su sostenimiento, se hace imprescindible una fiscalidad justa, la persecución del fraude fiscal, la gestión honesta y transparente de los recursos públicos (...) que la estructura, dimensión y gasto de las administraciones se ajusten a las necesidades reales de la sociedad y a la prestación de servicios necesarios, administrados con rigor, responsabilidad y transparencia. Al mismo tiempo, tales medidas deben ser acompañadas por acciones enérgicas de estímulo económico que sirvan para crear nuevas oportunidades de trabajo y reorientar la economía hacia su viabilidad y sostenibilidad futura.

Ha pedido luego profundizar y ampliar la búsqueda de alternativas justas “para que las familias que se asoman a un duro empobrecimiento no pierdan su casa, evitando que se vean abocadas a la exclusión y a sufrir un hondo sentimiento de desprotección”.

Custodiemos y promovamos con decisión la familia como bien social de primer orden. Promovamos incentivos económicos, de vivienda y laborales para que los jóvenes puedan constituir nuevas familias. Procuremos la adecuada conciliación de la vida familiar y laboral. La familia se revela en estos tiempos como un recurso capital para sostener a las personas carentes de empleo.

Mons. Mario Iceta se ha referido a los inmigrantes invitando a mirarles “como quienes realmente son, hermanos y hermanas nuestros”. respecto a quienes “siempre es necesario un esfuerzo recíproco y compartido de acogida e integración”. Para ellos ha pedido “una solución justa a las situaciones de ilegalidad”, así como prestarles “los servicios básicos que necesitan” y “poner en marcha medidas de integración, hacia la “equiparación en todos los aspectos con los demás ciudadanos”.

El obispo de Bilbao ha recordado que “el modo en que nuestras economías están estructuradas permite movimientos de mercado no conformes a los principios éticos y gravemente lesivos del bien común”, y que “el mercado sin ética se pervierte”. Así, ha denunciado, “se dan con frecuencia intereses y movimientos fuertemente especuladores (...) que ponen de manifiesto que para quienes los promueven, el capital y el lucro son considerados como un fin en sí mismos, sin la necesaria referencia al bien común y al servicio de la persona y la sociedad”.

Finalmente, Mons. Iceta ha exhortado a concretar la “responsabilidad ante la crisis”, con medidas reales de “de austeridad y moderación”, así como con “la solidaridad, la colaboración leal entre todos, la crítica constructiva, la escucha y el diálogo con el fin de alcanzar acuerdos”.

Ha concluído invocando a la Virgen María, Asunta en cuerpo y alma al Cielo:

“En su regazo depositamos nuestras ilusiones y esperanzas, nuestras dificultades y peticiones. Que nuestra oración sea generosa y abierta a las necesidades de los demás. Que María interceda por todos y nos haga testigos del amor de Dios, sembradores de esperanza y apoyo eficaz para cuantos necesitan de acogida y ayuda fraterna”.

4 comentarios

Comentario de pedro de madrid
Que pena que esta homilía, llena de realidad, no fuera proclamada hace años. No deseo hacer otro comentario, excepto a la "acogida" e "integración" de la que habla monseñor de los emigrantes; los españoles siempre acogimos bien al extranjero, pero respecto a la integración, tengo que discrepar de esta loable intención, no se logra en ningún sentido, existen una clase de emigrantes de la zona euro que vienen a pedir, limpiar parabrisas y robar y engañar de muy diversas maneras y segun observo los de religión islamica y chinos no se integren ni tienen intención de averiguar algo sobre nuestra secular religión, no hablemos de otras mafias, algunas llenas de salvajismo
15/08/12 10:03 PM
Nosotros, en cambio, somos insuperables dando consejos. Mirad esto:

Ministro bosnio sugiere a los ciudadanos que en tiempos de crisis, “ahorren y no coman” La frase le costará el puesto al ministro de Comercio de la Federación de Bosnia y Herzegovina

Milorad Bahilj Baja pronunció la frase, cuando comentaba ante los periodistas el pasado 14 de agosto que las tarifas de los servicios comunales en el país son muy bajas, en especial, para los residentes de la capital, Sarajevo. Cualquiera que lamenta que no es capaz de pagar el gas, la calefacción o la electricidad no tiene razón: en realidad tiene dinero para pagar sus facturas, según él. Fue allí cuando dijo que para hacerlo, la gente simplemente tiene que dejar de comer.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/51532-ministro-bosnia-sugiere-ciudadanos--ahorren-europa-crisis
15/08/12 11:15 PM
Comentario de Juan Mariner
Me parecen muy loables las palabras del Sr. Obispo de Bilbao en el sentido de que "auténtica" austeridad y moderación aún no la hemos visto, pero, en lo de colaborar en levantar el país, conmigo que no cuenten: levantar un Estado que se carga cada año 100 mil nasciturus no entra en mis planes. Sin embargo, sí apoyaré a los necesitados sin distinción alguna en lo que pueda.
16/08/12 4:44 PM
Comentario de leibnitz
Querido Monseñor:
Dice usted que la educación integral es pilar básico para fortalecer moralmente a la sociedad. Ciertamente es así.
Ahora bien, querido don Mario, a veces parece que tenemos miedo a la educación integral, a la formación de personas con capacidad de síntesis deben contribuir los medios de comunicación en general y especialísimamente los católicos.
No tengamos miedo a las personas no comunes. Me explico porque he empleado un término interesante del lenguaje político.
Recordará usted aquel político madrileño que manifestó su deseo de ser el presidente de la gente común, es decir, con traducción, de la masa informe y con notable dosis de aborregamiento. Pues bien. ¿No nos está pasando lo mismo a muchos católicos asustados por vértigo ante lo que quizá nos resulta insólito: la formación de personas compactas fruto de una educación integral?
Permítame animarle a no tener miedo a defender la educación integral extraescolar, a que se hable claro en los medios de inspiración católica, a bajar de la nube.
Querido don Mario, en las próximas semanas muchos medios, con la maestría que les caracteriza y no siempre desvinculados de las oligarquías que controlan España, tratarán de enganchar millones de personas "comunes" al tren de la adicción consumista. Es un tiempo decisivo para elegir perder otro año con culebrones mediáticos o elegir una nueva vida más sencilla, quizá más pobre, pero menos común.
Ayúdenos, ayúdeme señor obispo.
Alabado sea Jesucristo.
17/08/12 2:03 PM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
  • Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.

Conferencias de espiritualidad

(141) Vida nueva Utopía evangélica 2

por José María Iraburu


Liturgia de las Horas

  • lecturas del tiempo del Año
  • lecturas del Santoral

Opinión

Mons. Fernando Arêas Rifan

Nos han precedido, por Mons. Fernando Arêas Rifan

Pedro Trevijano Etcheverria

La libertad como ideal humano, por Pedro Trevijano Etcheverria

Santiago Martín

Benedicto enseña de nuevo, por Santiago Martín

Ver todos los artículos►



Suscríbete al boletín gratuito de InfoCatólica

Todos los días en tu buzón de correo

Librería Balmes

C. S. Lewis y la Iglesia católica Cuando todos se van, ellos se quedan

Sugerencias de libros

.

Patrocinios
Fundación Gratis date Traducciones técnicas
Radio María Magnificat.tv
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso