Nueva edición del Rito de las exequias

La Iglesia dictamina que esparcir las cenizas no es coherente con la fe cristiana

La segunda edición en lengua italiana del «Rito de las exequias», publicada por la Librería Editrice Vaticana, fue presentada recientemente en la sede de Radio Vaticana. En la nueva edición se han revisado, entre otras cosas, todos los textos bíblicos y de oración. La novedad más significativa la constituye el apéndice dedicado a las exequias en caso de cremación. La Iglesia no aprueba que se esparzan las cenizas de los finados y considera que tal práctica no es coherente con la fe cristiana.

30/03/12 4:40 PM | Imprimir | Enviar

Una primera novedad se refiere al momento de la visita a la familia, que no se contemplaba en la edición anterior. Mons. Angelo Lameri, de la Oficina Litúrgica nacional de la Conferencia Episcopal Italiana, explicó que “para un sacerdote, es un momento para compartir el dolor, escuchar a los familiares afectados por el luto, y conocer algunos aspectos de la vida de la persona difunta con el fin de ofrecer un recuerdo correcto y personalizado durante la celebración de las exequias”.
Otra novedad es la secuencia ritual, revisada y enriquecida, en el momento de cerrar el ataúd. Se proponen textos adecuados a diversas situaciones: para una persona anciana, para una persona joven, para quien ha muerto inesperadamente... Por lo que se refiere al rito de las exequias, otra adaptación permite pronunciar palabras de cristiano recuerdo del difunto en el momento de la despedida. Asimismo, se ha añadido una amplia propuesta de formularios para la oración de los fieles.
Pero la novedad más significativa la constituye el apéndice dedicado a las exequias en caso de cremación. Mons. Lameri explicó que se ha colocado la cremación en un apéndice aparte para subrayar el hecho de que la Iglesia, “aunque no se opone a la cremación de los cuerpos cuando no se hace 'in odium fidei', sigue considerando que la sepultura del cuerpo de los difuntos es la forma más adecuada para expresar la fe en la resurrección de la carne, así como para favorecer el recuerdo y la oración de sufragio por parte de familiares y amigos”.
Excepcionalmente, los ritos previstos en la capilla del cementerio o ante la tumba se pueden celebrar en el lugar mismo de la cremación. Se recomienda también el acompañamiento del féretro a dicho lugar. De especial importancia es la afirmación de que “la cremación se considera concluída cuando se deposita la urna en el cementerio”. Y ello porque, aunque algunas legislaciones permiten esparcer las cenizas en la naturaleza o conservarlas en lugares diversos del cementerio, “estas prácticas producen no pocas perplejidades sobre su plena coherencia con la fe cristiana, sobre todo cuando remiten a concepciones panteístas o naturalistas”.
El nuevo “Rito de las exequias” quiere ser también un instrumento para profundizar en la búsqueda del sentido de la muerte. El obispo Alceste Catella, presidente de la Comisión Episcopal para la liturgia, señaló para concluir que “este libro atestigua la fe de los creyentes y el valor del respeto y de la 'pietas' hacia los difuntos, el respeto por el cuerpo humano incluso cuando ya no tiene vida. Testimonia la fuerte exigencia de cultivar la memoria, de tener un lugar cierto en el que deponer el cadáver o las cenizas, en la certeza profunda de que ésto es auténtica fe y humanismo auténtico”.

(VIS) Una primera novedad se refiere al momento de la visita a la familia, que no se contemplaba en la edición anterior. Mons. Angelo Lameri, de la Oficina Litúrgica nacional de la Conferencia Episcopal Italiana, explicó que “para un sacerdote, es un momento para compartir el dolor, escuchar a los familiares afectados por el luto, y conocer algunos aspectos de la vida de la persona difunta con el fin de ofrecer un recuerdo correcto y personalizado durante la celebración de las exequias”.

Otra novedad es la secuencia ritual, revisada y enriquecida, en el momento de cerrar el ataúd. Se proponen textos adecuados a diversas situaciones: para una persona anciana, para una persona joven, para quien ha muerto inesperadamente... Por lo que se refiere al rito de las exequias, otra adaptación permite pronunciar palabras de cristiano recuerdo del difunto en el momento de la despedida. Asimismo, se ha añadido una amplia propuesta de formularios para la oración de los fieles.

Pero la novedad más significativa la constituye el apéndice dedicado a las exequias en caso de cremación. Mons. Lameri explicó que se ha colocado la cremación en un apéndice aparte para subrayar el hecho de que la Iglesia, “aunque no se opone a la cremación de los cuerpos cuando no se hace 'in odium fidei', sigue considerando que la sepultura del cuerpo de los difuntos es la forma más adecuada para expresar la fe en la resurrección de la carne, así como para favorecer el recuerdo y la oración de sufragio por parte de familiares y amigos”.

Excepcionalmente, los ritos previstos en la capilla del cementerio o ante la tumba se pueden celebrar en el lugar mismo de la cremación. Se recomienda también el acompañamiento del féretro a dicho lugar. De especial importancia es la afirmación de que “la cremación se considera concluída cuando se deposita la urna en el cementerio”. Y ello porque, aunque algunas legislaciones permiten esparcer las cenizas en la naturaleza o conservarlas en lugares diversos del cementerio, “estas prácticas producen no pocas perplejidades sobre su plena coherencia con la fe cristiana, sobre todo cuando remiten a concepciones panteístas o naturalistas”.

El nuevo “Rito de las exequias” quiere ser también un instrumento para profundizar en la búsqueda del sentido de la muerte. El obispo Alceste Catella, presidente de la Comisión Episcopal para la liturgia, señaló para concluir que “este libro atestigua la fe de los creyentes y el valor del respeto y de la 'pietas' hacia los difuntos, el respeto por el cuerpo humano incluso cuando ya no tiene vida. Testimonia la fuerte exigencia de cultivar la memoria, de tener un lugar cierto en el que deponer el cadáver o las cenizas, en la certeza profunda de que ésto es auténtica fe y humanismo auténtico”.

21 comentarios

Comentario de Percival
Muchas personas conservan las cenizas por tiempo indefinido en sus casas. O las lanzan a playas, ríos, bosques, lugares recordados, etc., porque no saben qué hacer con ellas. La catequesis al respecto ha sido prácticamente ausente. Y, en general, las personas han seguido lo que ven en el cine o en TV. (Esta "catequesis" del jet set sí corre con la velocidad del relámpago, y se impone casi automáticamente).
De todos modos, cuando se colocan en nichos, columbarios, cinerarios, o como se los quiera llamar, unas cajas al lado de otras, como eso, como en un palomar o una colmena, la impresión cuando se va a orar delante de esa especia de bloque apretado de apartamentos, es desoladora. Y se encuentran tristes dificultades para rendir el tributo de una flor o una vela encendida, que no se sabe dónde colocar. Que la cremación podrá ser una solución práctica, pero no termina de encajar bien en la fe y la religiosidad relacionada con los difuntos.
30/03/12 5:47 PM
Comentario de rastri
-Salimos del polvo;

-Por el poder de Dios, en evolución continuada: Del barro de la Tierra fuimos formados; Y al final de cada cual al polvo barro retornamos.

-¿Qué es mejor para el alma y su resurrecció: Allí de su cuerpo muerto bajo la oscura tierra encerrada; O allí de su polvo libre por los aires dispersada?

-"Pero vendrá el día del Señor como ladrón, y en él pasarán con estrepito los cielos, y los elementos, abrasados se disolverán, y asimismo la tierra con las obras que en ella hay" (P.1-2,10)

...pasarán, con estrépito disueltos los cielos, los elementos, y las cenizas de todos los muertos,,
30/03/12 6:08 PM
Comentario de eunames
Mt 23, 23-26
30/03/12 6:19 PM
Comentario de Beatriz
Siento un nudo en la garganta cuando veo arrojar las cenizas al mar y los restos de esa persona va a terminar como alimento de peces.
30/03/12 6:20 PM
Comentario de melillo
Para rastri:

Su argumentación a favor de la cremación no es valida ya que el pueblo judio, Cristo y los cristianos hasta el dia de hoy han sido sepultados.

La corrupción del cuerpo no ha de ser forzada, sino en la voluntad de Dios al esperar la resurreción de nuestros cuerpos.

La cremación es la avaricia de amar mas el dinero que a nuestros hermanos.

La Iglesia "permite" la cremación en casos muy excepcionales como podrian ser pestes o guerras solo si no puede haber otra forma; lo que pasa es que la Iglesia da la mano y la gente agarra el brazo, la excepción se ha generalizado.

Por cierto en la cremación no solo estan las cenizas del difunto, sino el del anterior y el anterior, es como la carne picada en la carniceria.

Las personas deben descansar en dignidad y no quemados como perros. Hoy dia hasta los perros son enterrados.
30/03/12 7:58 PM
Comentario de Ignacio
Beatriz: ¿mejor los gusanos que los peces?. Acá en la Argentina se crearon incinerarios públicos en varias parroquias donde se esparcen las cenizas en un clima de oración muy lejano al panteísmo que habla el articulo. Es más, la gente en vez de ir al cementerio va a la Iglesia a rezar y encontrarse con sus seres queridos. No estoy de acuerdo con esta directiva que es para la Iglesia en Italia, me extraña la ignorancia de presentarlo como una directiva para toda la Iglesia Universal. El fundamentalismo le hace tanto mal a la Iglesia como el progresismo.
31/03/12 1:20 AM
Comentario de Ignacio
Europa en crisis y los obispos Italianos preocupados por lo que hacemos con los huesos... habla a las claras en donde tienen puesto el corazón y la cabeza...
31/03/12 1:32 AM
Comentario de Luis López
Mellido, no es exactamente como Vd. señala. La Iglesia -según el Catecismo- admite la cremación de los muertos "siempre que no se ponga en duda la resurrección de la carne". No se habla más que de eso, que no se produzca la cremación con voluntad de impugnación de ese dogma.

Es decir, si uno dispone ser reducido a cenizas tras su muerte, y que esas cenizas se depositen en un lugar adecuado (un cementerio católico o la cripta de una Iglesia), para esperar allí la resurrección corporal, es una actitud tan cristiana como un entierro tradicional.

Comparto también la idea de que esparcir las cenizas al viento, dispersarlas en el mar, dejarlas en casas privadas o enterrarlas en lugares no sagrados tiene un aire pagano que repugna a nuestra fe, y que debe rechazarse.
31/03/12 9:04 AM
Comentario de Percival
Ignacio: no sea amarillista. La Iglesia de Italia se ocupa de TODO lo que le compete, en nombre de Cristo. Por eso TAMBIÉN de este tema.
Cómo se ve que no conoce nada de la Iglesia italiana.
Y se comenta esta opción italiana, porque indica una toma de conciencia que deberían realizar otras Iglesias locales.
31/03/12 2:21 PM
En lo particular, prefiero la sepultura a la incineración. Ya le he dicho a mis familiares que dado el caso, me sepulten. Pero también comprendo que es más económica. Mi tío recientemente murió en NYC y pedimos que lo enterraran. ¡Costaba 10 mil dólares! A la final no tuvimos más remedio que incinerarle : ( Percival, creo que eres de Venezuela, igual aquí se están dando los casos de que se prefiere incinerar para evitar que los paleros profanen las tumbas y hagan sus maldades con los retos.

Ruego oraciones por el alma de mi tío :(
31/03/12 3:26 PM
Comentario de Ignacio
Percival: La Iglesia en la Argentina no piensa lo mismo que la Italiana puesto que si fuera así no habría creado los incinerarios dentro de las Iglesias. Me parece percibir un cierto tufillo eurocentrico que mucho mal le esta haciendo a la Iglesia CATÓLICA.
En mi país la clase media y alta entierra a sus seres queridos en tierra, en unos parques donde les dejan poner una plaquita con una cruz dibujada que no corte el horizonte. Sus familiares disfrutan así de los arboles y las lagunas, que los conectan a la naturaleza, cuando van a visitarlos. La actitud de esta gente me perece mucha mas panteísta que la de la clase baja que deposita las cenizas en unos incinerarios públicos que se encuentran en la Iglesias de Buenos Aires, estos al visitar a sus familiares recurren al templo y a la oración que ellos invitan. Usted juzgara que es mas panteísta y que mas cristiano. Desde ya que no conozco la Iglesia Italiana, pero si conozco la Fe de la Iglesia Católica Apostólica Romana peregrinante en la Argentina y en comunión con el Romano Pontífice. Ojala la Iglesia Italiana aprenda a no fundamentalizar sus enseñanzas y aprenda de la la Iglesia Argentina a darle un sentido religioso a la muerte mas allá de lo que se haga con los huesos.
31/03/12 5:10 PM
Comentario de rastri
-Como me borrasteis el anterior vengo con este. Aunque dudo que lo comprendáis

-Si como dice el Cristo:"Dejad que los muertos entierren a sus muertos".

-¿Qué se puede decir de aquellos, los que se dicen vivos dan culto a los muertos sin saber lo que es la vida.?


-Los antiguos egipcios, más que enterrar, embalsamaban a sus muertos, y a sus gatos a sus perros... Que sin ser judíos, ni menos cristianos también estos creían en la resurrección. Almenos es lo que decía su viejo adagio:
" Así como no hay semilla tan seca que no se la pueda hacer germinar; así no hay célula tan seca que no se la pueda hacer mutiplicar".


-Claro que lo que los egipcios esperaban era que llegado el tiempo, la ciencia de la genética conseguiría resucitarles a partir de una de sus células clonada y consecuentemente multiplicada.

-Contrario a esto: Los judíos cristianos creemos que al final, por la gracia del Cristo y el poder de Dios, llegado el tiempo; En la parte y el todo de nuestro cuerpo mortal; sea individual y socialmente en sus elementos sólidos,líquidos y gasesos, divididos y esparcidos; Siendo liberados de su parte negativa que es la carne mortal, consecuencia ésta del Pecado Original: Seremos reasemblados y en nueva vida, sin causa y consecuncia de Pecado Original seremos resucitados.
31/03/12 8:26 PM
Comentario de Georgina
Respeto todo pensar humano, pero a mi que me entierren como a Jesús.
Soy católica y no pido más, también procurar hacer el mayor bien posible.
Saludos,
31/03/12 10:10 PM
Comentario de Néstor
Bueno, a Jesús propiamente no lo enterraron, sino que lo colocaron en una cueva que se cerró con una gran piedra, como era la costumbre en aquella época. Lo más importante de todo es que no se quedó allí, porque resucitó de entre los muertos y dejó el sepulcro vacío.
1/04/12 3:17 AM
Comentario de IgnacioB
Con todo respeto creo que discusiones como esa son perdida de tiempo. Seria mejor en ese tiempo buscar el reino de Dios, y lo demás vendrá por añadidura.
1/04/12 4:37 PM
Pues lo unico que se, es que NO somos eternos en esta tierra, cierto hay que buscar el Reino y todo se dara providencialmente... Pero despues que??? Y si realmente se busca el bien, NUESTRO CUERPO ES TEMPLO DEL ESPIRITU SANTO y tambien se sabe estar preparado para morir, porque uno no sabe ni la hora ni el momento... Y eso de dejarlo a los que no creen mas que en lo material no seria bueno, la mayoria de los que me rodean son paganos, me imagino que si no preparo lo que deseo despues de mi muerte, me quemarian (para ahorrar) y me tirarian en cualquier lugar. Y eso lo harian para no gastar porque la mayoria de ellos, los paganos, no piensan en su eternidad sino en satisfacer sus placeres en este mundo y los demas esta de sobra o estamos 'locos'... Ya que los que intentamos ser verdaderos cristianos aun sin evangelizar mas que con nuestro ejemplo ya tenemos persecucion y no se diga cuando damos nuestra opinion en internet :)
3/04/12 4:26 PM
Comentario de Columbarios Parroquiales
Por supuesto, como contraposición a la acción de esparcir las cenizas, una de las posibilidades a la hora de ayudar a los nuestros a descansar en paz es despositar las cenizas en columbarios o nichos construidos dentro de las iglesias.
En ellos se pueden depositar las cenizas de hasta cuatro difuntos, dentro de la misma iglesia en la que solían comulgar.
Es una buena opción cristiana para nuestros allegados.
Desde Columbarios Parroquiales estamos intentando hacerlo posible para vosotros.
Puedes visitar nuestra web y comprobar si tu parroquia dispone de esta opción.
www.columbariosparroquiales.com
Esperamos que la información haya sido de vuestro interés.
5/06/12 6:59 PM
La pura realidad es que debemos ser Católicos y pensantes, leer y disernir puntalmente lo que leemos. No emitir opiniones que dada la capacidad actual de la comunicación por el Internet estas opiniones pueden ser ofencivas para alguna persona que por lo demas es bienintencionada e iniciar una serie de dimes y diretes que solo hacen daño, debemos recordad que "la palabra puede crear pero tambien destruir". Entre nosotros no debe existir el fundamentalismo
Y con relacion al tema en comento: Para que se asuma como mandato irrebatible el no esparcir las cenizas de un difunto, falta que los apruebe la Sagrada Congregación para el Culto y la Disciplina de los Sacramentos del Vaticano.
13/09/12 1:39 AM
Comentario de hernan
me parece bien la cremacion el acto de entierro es muy traumatico para todos
15/11/12 1:12 AM
Comentario de Paola t
Yo tengo a mi padre cremado en mi casa y me siento en paz asi! Siento q si el hubiera elegido un lugar para estar descanzando,seria aca en mi casa! Al lado de su hija y de sus nietos q tanto amaba! No solo en el cemeterio! Es mi humilde opinion...
23/11/13 5:41 AM
Comentario de Quendy Fonseca
Mi madre tiene ami padre en casa, xk lo cremamos, fue una decisión de el. Y también somos catolicos, dejenme decirlos k lo sentimos mas cercas de nosotros.
24/11/14 5:24 AM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
  • Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.

Conferencias de espiritualidad

(144) Vida nueva Utopías profanas 5

por José María Iraburu


Liturgia de las Horas

  • lecturas del tiempo del Año
  • lecturas del Santoral


Librería Balmes

Mi viaje hacia el perdón Cómo el mundo occidental perdió realmente a Dios

Suscríbete al boletín gratuito de InfoCatólica

Todos los días en tu buzón de correo


Sugerencias de libros

.

Patrocinios
Fundación Gratis date Traducciones técnicas
Radio María Magnificat.tv
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso