Artículos de Monseñor Jesús Sanz Montes en InfoCatólica

Monseñor Jesús Sanz Montes

Arzobispo de Oviedo

La esperanza cumplida

Ladrones de guante blanco y corrupción evadida que acusan a España de robarles; amotinadores en un Estado de derecho que exigen se les respete las leyes que ellos mismos se cocinan; fautores de una independencia impuesta desde el fragmento de su minoría a toda una mayoría que impunemente desprecian

Cofrades de la misma cofradía

Todos somos cofrades de esta hermosa cofradía. Y esto es lo que volvemos a vivir los cristianos llegando estos días santos semanasanteros: pregones, procesiones, oficios y liturgias varias, para que Dios vuelva a encender en nuestras penumbras mortecinas la Luz resucitada que nunca se apaga.

Amar la vida, defenderla y cuidarla

Estamos en unos tiempos en los que hasta la misma vida se pone en entredicho, y los hay que una vez más escenifican la única tentación que el hombre errante y errado ha sentido siempre: querer ser como Dios jugando a ser dioses.

Lutero, la Reforma sin renovación

Por eso, para entender integralmente la Reforma hay que asomarse simultáneamente a la Contrarreforma, como respuesta a las mismas preguntas que provocaron a Lutero pero con otro tipo de factura sin fractura: Ignacio de Loyola y sus compañeros, Teresa de Jesús y lo que ella inicia desde Ávila, Pedro de Alcántara y su reforma de la Observancia franciscana, Tomas de Villanueva en la propia agustiniana, la Escuela de Salamanca con lumbreras de la talla de Domingo Soto y Melchor Cano, o la apuesta cultural que supuso la Escuela de Alcalá de Henares cuna de mucha verdad y mucha belleza teniendo como mentor al regente franciscano Ximénez de Cisneros.

Tiempo de raíces

Tiempo de invierno, tiempo de raíces, para crecer interiormente, poniendo así los peldaños por los que podremos subir al altozano desde donde se ven las cosas con los ojos de Dios.

Parto educativo

Una cosa es educar y otra bien distinta domesticar. Una cosa es abrir todo el abanico de valores y de virtudes en los que se fundamenta una civilización, y otra es la imposición o la censura de algunos valores y virtudes que alguien decide inyectar o excluir en los niños, jóvenes, en los docentes, en las líneas educativas.

En el valle del alto Aller, mártires de Nembra

Celebramos el testimonio cristiano que dieron los que tuvieron que expresar su fe pagando el alto precio de su propia vida. No estamos ante un tipo de víctimas que sucumben sin más por el odio ante la raza o la cultura, la clase social o la afiliación política. Estamos hablando de personas que entregan la vida pudiéndose quedar con ella, en un gesto de suprema libertad con un santo heroísmo que sólo es posible por el auxilio de la gracia de Dios. Este es el tono de nuestra memoria hecha recuerdo y hecha oración, conmovidos por tan supremo testimonio de quienes creyeron con fe hasta el extremo, que se torna en testimonio no sólo de fe, sino también de amor al morir perdonando a quienes les arrancaban absurdamente la vida.

Carta abierta al Cardenal Arzobispo de Valencia D. Antonio Cañizares Llovera

Con mi abrazo solidario en el que te muestro mi cercanía fraterna en estos momentos, vaya también mi plegaria por ti y por el pueblo confiado a tu cuidado pastoral.

Flor que nace del fango: del porno a la fe

Claudia se impuso como regla filmar sólo obras que edifiquen los corazones y los acerquen a Dios. Su extremada belleza hizo que continuara filmando y su fama le sigue abriendo aún muchas puertas. Esto le permite dar testimonio. Lo que le interesa ahora es comunicar la belleza interior, la belleza del alma. Acaba de lanzar su última película: la vida de san Pedro.

Campanas de Navidad… que no se saben callar

Es Navidad, una Navidad tan nueva y tan antigua, que se deja de nuevo estrenar allí donde le dejamos hueco a quien no lo tuvo en ninguna posada.

Buenos días, tristeza. Salve, esperanza

¿Qué cuadro nos dibuja este momento tras nuestro cristal blindado cuando nos asomamos con miedo al ventanal de estos días? Que la vida es vulnerable. Mucho. Que no hay paraguas atómico ni medidas de seguridad ante gente que decide segarte la vida si no te pliegas a sus credos y sus dictámenes

Contar lo inefable

En nuestra historia hispánica y europea, esta relación con Dios ha tenido un punto de encuentro totalmente particular y vinculante con el Cristianismo, con la religión Católica. Aunque no todos sean practicantes, sí que todos son culturalmente cristianos.

Preguntas con respuesta

Toparte con casi 700 jóvenes que suben con su arzobispo, los sacerdotes y religiosas que nos acompañaron, los catequistas y profes de religión, hasta la Santina de Covadonga, es inmerecido y conmovedor.

Safari de cristianos, indiferencia globalizada

No he visto a los poderosos de las divisas, fugitivos en paraísos fiscales sin conciencia y sin iva. No he visto a los pancarteros de barricadas financiadas para propagar sus revoluciones de pacotilla. No he visto a los llamados artistas que no cejan en mover su ceja sólo en el palco de sus causas perdidas.

Je suis chrétien, seulement (Yo soy cristiano, solamente)

No es cuestión de tolerancia o librepensamiento: el insulto es una violencia. Charlie murió por haber minimizado los riesgos del Islam radical. Pensó que por vivir en un país cristiano podía insultar de forma segura. Yo no soy Charlie, pero soy cristiano. No he pensado ni por un solo instante que tenían que morir, o que habían encontrado lo que merecían. Paz a sus almas y que Dios les acoja, si ellos quieren, en su misericordia. Pero yo no soy Charlie».

Ojeando titulares, hojeando buenas noticias

En estos días tenemos algunas sucesiones eclesiales y algunas secesiones políticas, que de todo hay en la viña del Señor en este mundo nuestro tan pintoresco: ¡qué cosas hay que ver y escuchar en tanto lance y trance pinturero cuando el patio está como está!

La piqueta del poder

Tantos profesores de religión van al paro, los padres se sientan engañados y los niños y jóvenes estarán desarmados en la una ignorancia manipulable a favor de quienes se empeñan en reescribir la historia: censurando la de siglos para imponernos la suya. Algo nada casual ni inocente.

Solo crece quien comparte

Nuestra pertenencia a la Iglesia no nos hace socios de un club selecto con acceso restringido, sino que nos pone a la intemperie como testigos incómodos que recuerdan a una humanidad olvidadiza las consecuencias de su insolidaridad, las secuelas que siempre tiene el egoísmo, las derivaciones de la falta de ternura y misericordia, o el falso enfrentamiento de éstas y la verdad.

Dos testigos de la fe: Juan XXIII y Juan Pablo II

No se trata de santos de hace siglos y de tierras lejanas, sino de quienes siendo de nuestro tiempo han acompañado nuestras andanzas.

La vida: un himno a la alegría

Nos interesa toda la vida en todas sus fases, en todas sus suertes o infortunios. Pero sobre todo la vida más vulnerable y vulnerada.

Dar la vida, no quitarla

Tantas veces nuestro mundo insolidario y opulento, que no repara en medios ni en gastos para conseguir sus objetivos de poder político, de poder económico, de poder cultural, ningunea y elimina a los que no producen, a los que les molestan, a los que deciden excluir.

Ladrones de humanidad

Las pinceladas gruesas del sinsentido totalitario están suficientemente sugeridas por el ataque a la dignidad de la persona, a su misma existencia puesta en tela de juicio, en virtud de la ideología que un loco enloquecedor pudo llevar a cabo con el incomprensible aplauso y adhesión de casi todo un pueblo cegato.

Leyendo a Francisco, a diestra y siniestra

Instrumentos de reconciliación: el canto de nuestros mártires

En medio de tantos callejones sin salida, de tantos absurdos y heridas, aparecen estos hermanos nuestros que siendo víctimas del odio mortal por su fe confesada y vivida, representan para nosotros un reclamo de perdón, de reconciliación, de vivencia cristiana audaz y sencilla.

Una fe misionera

La Iglesia no es una organización asistencial, una empresa, una ONG, sino que es una comunidad de personas, animadas por la acción del Espíritu Santo, que han vivido y viven la maravilla del encuentro con Jesucristo y desean compartir esta experiencia de profunda alegría

La vida humana: grandeza vulnerable

La persona humana no cuenta sólo desde que puede ser un sujeto votante, como para algunas fuerzas políticas parece ser que resulta. Si me puede votar a mí –dicen–, entonces organizo la vida y tutelo los derechos de modo que pueda contentar a quien se sienta en deuda conmigo y termine por votarme. Y entonces se inventan las leyes aunque sean la pena de muerte para el más inocente e indefenso de los seres.

Bienvenido Papa Francisco

En la orilla de los mares de nuestros días, te has encontrado con el mismo Maestro para decirle con todo tu Pueblo: tú lo sabes todo, tú sabes que te quiero, acepto apacentar tus corderos.

Los diversos Cónclaves

A algunos creadores de opinión se les antoja ocasión propicia para su batalla singular contra una Iglesia que no aceptan ni entienden, que no logran domesticar ni que vaya tras ellos como los ratones de Hamelin el flautista.

Calzar las sandalias del pescador

Calzarse las sandalias del pescador como Pedro a quien sucedía en su sede en ese trance, tras la figura imponente de Juan Pablo II de quien fue un fiel colaborador, no era cosa cualquiera. Siempre pienso en esa estancia junto a la Capilla Sixtina, donde el elegido antes de vestirse de blanco papal, ora en silencio. La llaman capilla de las lágrimas.

Hombre y mujer, justa igualdad

La ideología de género tiene unos objetivos tremendos, sutilmente jaleados y subvencionados, para desmentir el dato natural de una diferencia antropológica entre el hombre y la mujer que la cultura judeocristiana ha propuesto durante siglos.

Velar por la belleza de Dios en el hermano: los consagrados

El Pueblo de Dios tiene una deuda de gratitud por el regalo que el Señor nos hace en los consagrados. Y quiero decirlo yo bien alto, como religioso franciscano y como obispo, precisamente cuando una vez más he sido objeto de calumnias y mentiras para pretender decir que estoy contra la vida consagrada porque he actuado responsablemente como obispo.

La verdadera unidad no es un pacto

La unidad entre los cristianos no es una realidad que se gesta y cuece en la urna de nuestras mutuas concesiones con el adversario. Porque ese tira-y-afloja, ese teje-maneje, no genera la verdadera unidad, sino simplemente unos pactos precarios… hasta la siguiente bronca, desencuentro o fisura.

Des-armar el Belén

No es la fauna del Portal lo que nos preocupa sino la realidad que abruma ese otro portal que es la vida cotidiana de tantas personas. Dios está también ahí, en medio de la penuria, sosteniendo la esperanza de los más desvalidos y zarandeados por la crisis.

Testimoniar misioneramente la fe

Hay que descubrir la dimensión misionera de toda vida cristiana. En cualquier lugar, en medio de cualquier gente, hemos de anunciar a Jesucristo unos y otros, a los hermanos más cerca que Dios pone a nuestro lado, y a los hermanos más lejos a los que podemos ser enviados.

Cuando ir al Caribe no es un viaje de lujo ni de placer

Mensajeros de La Paz están cumpliendo 50 años de historia. El Padre Ángel y todo su equipo de colaboradores llevan adelante esta asociación cristiana en los lugares mas insospechados en donde se espera la llegada de la caridad solidaria.

Nostalgia de lo mejor

Si salimos al encuentro del otro con nuestros miedos, rencores, egoísmos y violencias, jamás podremos construir algo que valga la pena, algo que sirva para el bien común y el bien personal

Cáritas: Dios corre con la cuenta

Él también es llevado en las procesiones que van por dentro, algunas bien dolientes y vergonzantes de la gente que ha perdido su trabajo o no lo ha estrenado todavía, que no tiene con qué pagar los gastos elementales para llevar una vida digna y normal, que no sabe cómo sostener a su familia, o qué responder a sus hijos cuando con ojos hundidos les clavan su mirada perdida.

A vueltas con el IBI y la Iglesia

La manipulación de la opinión pública, lleva a creer a mucha gente que la Iglesia católica es aprovechona, insolidaria y egoísta, porque es la única que no paga ni el IBI ni los impuestos.

El riesgo de creer

En algunos lares, ser cristiano supone poner en riesgo tu vida. Ir a misa, por ejemplo, acaso sea peligroso y hasta temerario.

Renacer, la Buena Noticia

Nos adentramos en el misterio más grande de la fe de los cristianos: Cristo ha resucitado, ha vencido la muerte más temida y llorada, ha dejado para siempre vacío el sepulcro que había sellado una increíble derrota.

La audacia de un gobernante cristiano

Con toda la responsabilidad de su alta encomienda en un momento nada fácil, es alentador ver a un político bien fajado intelectualmente, abierto a un diálogo sincero con otras formaciones políticas y con la sociedad real, y llevando a cabo su compromiso sin servilismo religioso pero sin timorato ocultamiento de su cristianismo.

La cuesta que cuesta subir

Una cuesta que no debe subirse solitariamente, sino debidamente acompañados por la Presencia discreta del buen Dios, de María nuestra Santina y de los Santos, y por aquellos hermanos o hermanas que como adecuada compañía el Señor nos ha dado.

La vida y la verdad. Un criterio electoral

La vida es un valor primordial, no moneda de cambio de oportunismo o demagogia que se calcula según las adhesiones o rechazo de un posible electorado.

Casa encendida y habitada

No es un club de selectos, ni una sociedad para iniciados, sino el lugar en donde nuestras búsquedas hallan la dirección justa, nuestras preguntas son acogidas por las respuestas que más corresponden, nuestras heridas son vendadas y curadas y nuestras soledades son acompañadas debidamente.

Asís 1986-2011: instrumentos de paz

Aquel encuentro que propuso en Asís Juan Pablo II, no fue un encuentro sincretista para confundir a los creyentes como luego algunos dijeron desde la incomprensión hacia el gesto del Papa. Es verdad que no son iguales todas las religiones, pero sí que son iguales todos los hombres en su fondo religioso como búsqueda de Dios.

En mis bodas de plata sacerdotales

¡Cuántos nombres inolvidables de gentes y de dones que recibí de modo inmerecido! ¡Cuántos lugares en donde gracias y pecados tuvieron domicilio! Pero al final, queda sólo el triunfo del Señor en mi vida, tras mis jirones y mis cosidos.

JMJ. En agosto florece la esperanza

Siempre impresiona el hecho de que un grupo de más de un millón y medio de jóvenes, vengan a escuchar a un anciano octagenario que no les va a cantar ningún rap, ni a demostrar su resistencia física en un deporte de moda, ni a engatusar con una ocurrencia de revolución de medio pelo, sino que les va a hablar del Evangelio, de Jesucristo vivo, de la Iglesia de Dios.

Los contemplativos: glaciares de vida

En la Iglesia hay una vocación particularmente atenta a esta mirada sobre Dios y a este dejarse mirar por Él, que la Iglesia nos señala en esta festividad de la Santa Trinidad. Los monjes y las monjas contemplativos son, en sus respectivos claustros, quienes nos recuerdan radicalmente al resto de los cristianos la Belleza de Dios y nuestra vocación última de abismarnos en Él para poder testimoniarle de mil modos.

¿Hay un voto católico?

La Iglesia no tiene un partido que la represente, ni como tal nos presentamos detrás de unas siglas. Y esto vale absolutamente para todos los partidos, si bien no hay neutralidad cuando evaluamos la cercanía o la lejanía de sus programas y actuaciones, respecto a nuestra manera de entender la justicia y los derechos de las personas desde la doctrina social de la Iglesia.

Hazme instrumento de tu Paz

Porque hay muchas clases de paz, y por eso, dado que el cristianismo reconoce la paz en aquella que Jesús nos dio como suya, tenemos también que estar atentos a qué paz se refieren quienes tanto la invocan.

En el adiós de Huesca y Jaca

No llegamos como Goliat con coraza, yelmo y espada, ni siquiera con honda y pedrada como hizo David, porque no venimos con el encargo de abatir a nadie, sino acompañar y compartir, escuchar y proclamar, confirmar y corregir, vendar y perdonar, amar, sobre todo amar cuando enseñamos, santificamos o gobernamos como Obispos.

Jóvenes consagrados, un reto para el mundo

Firmes en la fe significa para un cristiano, y máxime para un consagrado, estar arraigados en esa tierra que acoge las raíces y las permite nutrir a fin de que el árbol plantado junto a la buena acequia pueda seguir dando frutos en sazón.

Llorar sobre mojado

Cuando en Brasil el infortunio natural arrecia en estos días, y las alarmas suenan con su timbre de catástrofe que llama a la solidaridad cristiana, el Pueblo de Dios sabe ponerse en su sitio, apretarse el cinturón de su ya maltrecha economía, y compartir fraternamente con quienes tienen menos lo que en estos momentos más necesitan.

Benedicto XVI: peregrino y testigo. Su visita a España

Así va nuestro querido Santo Padre como un peregrino más en este año jubilar jacobeo. Y así le esperamos en nuestra tierra una vez más que nos visita, siendo peregrinos junto a él.

Idil: milagro viviente

La vida de aquella niña existente y no nacida siguió el dictado sabio de Quien la creó, y sencillamente esperó la hora de seguir viviendo fuera de la cuna de amor donde estuvo concebida. Y la madre que engendró, hasta el final más último prestó su cuerpo casi muerto para que no se truncase la vida que llevaba en sus adentros.

Por las cuentas que nos tienen

Las poltronas del abuso con todos sus nombres, los negocios que pasan por la droga, el tráfico de armas, la pornografía, y últimamente el negocio del aborto en donde se cobran a precio de la vida de los más inocentes el futuro truncado de quienes decidieron que no nacerían.

Don Marcelo: tres veces hijo

El 25 de agosto de 2004 falleció el Cardenal Don Marcelo González Martín. La Tribuna de Toledo publicó el domingo este artículo de Mons. Jesús Sanz Montes, arzobispo de Oviedo y Administrador apostólico de Jaca y Huesca, quien explica que «fui bendecido con su afecto paternal, sus consejos personales, con su magisterio que me sigue acompañando, y con el precioso testimonio esa triple filiación de quien ha sido un gran hijo de Dios, hijo de la Iglesia e hijo de su tiempo».

La lista de Cristo

«Señor, ábrenos, somos los de tu barrio, los de tu pueblo, los de tu grupo…»; y Él respondió: «no os conozco». Y ellos volverán a la carga: «pero ¡si hemos comido contigo, si hemos paseado por las mismas plazas, si somos tus paisanos!». Y Él insistirá: «no sé de dónde venís, ni a dónde ibais, porque podemos pasar por la misma plaza, pero venir de lugares muy distintos y, sobre todo, encaminarnos a sitios muy diferentes… no os conozco». ¡Tremenda frase en labios de Jesús!

El Palio del arzobispo

Ese Palio representa el pueblo que el Señor pone sobre mis hombros y al que yo debo conocer, amar y dar la vida de tantos modos, como me enseña el ejemplo de Jesús, nuestro Buen Pastor, y de tantos santos pastores que nos han acompañado y precedido.

El amigo fiel

Estamos ante una vocación netamente cristiana: sacerdotes, religiosos y laicos, todos estamos llamados a mirar al Señor en la Eucaristía, a nutrirnos del don de su Pan consagrado, a repartir con amor el Amor que en esta Presencia se significa.

Cuando el corazón se hace texto: la clase de religión

La asignatura de Religión Católica en nuestra escuela tiene toda esa razón de ser: acompañar la pregunta de nuestro corazón y mostrar la respuesta que la tradición cristiana ha ofrecido.

Luz de alborada: Cristo resucitado

Es la pascua, es el triunfo de Jesús resucitado, es la victoria sobre todos los enemigos uno tras otro, desde el más primerizo e inexperto, hasta el más postrero como la muerte. Cristo ha resucitado, y en Él se enciende para siempre la luz que no declina, la que discreta siempre nos acompaña, la que sin deslumbrar nos alumbra, la que hace que coincida la buena nueva con la bondadosa suerte.

25 marzo: licencia para vivir

Asistimos al esperpento de unas señoras de escaño y cartera, que brindan con burbujas esta extraña victoria legal: tener más licencia para matar más al ser más inocente e indefenso, al que ni siquiera le permitieron llorar. Triste foto la de las brindantes y cuantos las apoyaron, alegrándose por tan macabros trofeos de caza donde las piezas de cacería son bebés cuyo nacimiento truncaron.

Cuando Dios nos confía su hambre

La justicia que nos convierte: cuaresma cristiana

No nos asusta el contento, sino más bien lo poco que nos dura cuando este no es verdadero.

«Déjame nacer. El aborto no es un derecho»

Cuando escuchamos a los defensores de esta ley, es tal el nivel de demagogia y medias verdades, tal el cúmulo de razones que no lo son, que hace patética e irrisoria la defensa, si no estuviera en entredicho la vida humana del ser más inocente.

«Para que no nos separemos»

Amigo y hermano. Monseñor Munilla

Sin ser un premio ni tampoco una conquista, el Señor nos llama a algunos para que continuemos lo que inmediatamente confió a los Apóstoles: ir al mundo entero y anunciar el Evangelio con todas las consecuencias.

Hogar entrañable, la familia de Dios

Jesús quiso nacer y crecer en una familia humana; tuvo a la Virgen María como madre; y san José le hizo de padre. Ellos lo criaron y educaron con inmenso amor. La familia de Jesús merece de verdad el título de «santa», porque su mayor anhelo era cumplir la voluntad de Dios, encarnada en la adorable presencia de Jesús.

El grito por la vida, se hace compañía

Frente a la mujer que en aras de la ideología de género feminista se abandona con irresponsabilidad machista y se deja en soledad desesperada, hemos querido señalar lo injusta que es esta ley, no sólo y principalmente para el bebé en el vientre de su madre, sino también para la madre como tal.

Peregrinación a Polonia (II): Educación en la fe

Pero en medio de estos avatares tan duros, ellos han sabido conservar su identidad como pueblo cristiano. No es un dato cualquiera este que apunto. Porque vemos en nuestra vieja Europa, incluyendo lógicamente el caso de España, cómo la raíz hondamente cristiana de su historia, no logra sobrevivir a tantos acosos y no pocos derribos que se experimentan desde hace unos decenios.

Peregrinación a Polonia (I): Auschwitz

Era sobrecogedor estar allí, respirar ese aire, flanquear esos edificios de ladrillo, merodear las alambradas de la muerte, los paredones de fusilamiento, las celdas de castigo letal, las cámaras de gas, los hornos crematorios…

El embargo del niño

Hay una llamada a lo mejor (porque lo tienen) de nuestros políticos y de nuestros distintos agentes sociales, para que dejen de calcular la crisis sólo en clave de poder: sopesar las medidas necesarias a tomar contemplado no el bien de las personas sino únicamente el desgaste o el oportunismo electoral que tales medidas pueden contraer.

Y al séptimo día, descansó

Primero, volver nuestra vida a Dios. Demasiadas veces le tenemos orillado y ausente por nuestro descuido, por nuestra fe superficial y nuestro amor raquítico hacia el Señor, hacia María y los santos. Es deseable que encontremos un hueco según nuestras posibilidades para recuperar esa relación afectuosa y filial con Dios que tantas veces nos hurta el apresuramiento de nuestros días

Con San Pablo en nuestros caminos

El punto determinante para Pablo no fue que se cansó de sí mismo, que se asustó o que le convencieron, sino aquel encuentro con el Señor que hizo de aquel instante un nuevo nacimiento. Y con docilidad siguió lo que Cristo le decía, lo que los demás apóstoles le pidieron, y ya convertido al Señor en su Iglesia dejó correr con toda fuerza su espíritu misionero.

Año sacerdotal. Recuerdos y anhelos

No escribió tratados místicos ni sumas teológicas, no fue célebre por viajes misioneros ni por haber fundado una cadena de monasterios. Su virtud más eminente, fue vivir con sencillez su ser sacerdotal. Dios y las almas en su corazón de cura bueno. Predicar como quien transmite la verdad del evangelio sin arrogancia y sin traición. Visitar a los enfermos como quien lleva el bálsamo más importante que es la esperanza. Acoger a los pecadores en la confesión, para ofrecer la misericordia tierna y fiel del Padre Dios. Celebrar los sacramentos todos: la santa misa, los bautismos, los matrimonios; dar catequesis y caminar junto a tu pueblo.

La crisis de fondo (no el fondo de la crisis)

Esta crisis económica no se debe a una cortocircuito en la central informática de los ordenadores que coordinan las finanzas mundiales, sino que tiene más bien su raíz en la crisis moral, la crisis de valores humanos que genera una sociedad frívola e irresponsable dando como resultado el egoísmo y la insolidaridad.

La Familia: Escuela de humanidad y de fe

El Santo Padre se dirigirá a quienes participemos en ese encuentro durante el Ángelus. No se trata de un gesto triunfalista o centralista. Acudir a Madrid para esa Misa por las familias, es un gesto de testimonio público... en la calle. No queremos ir a ninguna barricada, ni escondernos en ninguna sacristía, sino salir a la calle con respeto.

¿Crucifijos o Cirineos?

La provocación laicista al mundo cristiano, y el juego matarife con los no nacidos o los que por edad o enfermedad están en sus días postreros, es una alibí para no hablar responsablemente de tantas cosas que de veras preocupan a las gente