Artículos de Mons. Francisco Javier Stegmeier en InfoCatólica

Mons. Francisco Javier Stegmeier

Obispo de Villarrica (Chile)

Unidos por la vida

En ocasión de la aprobación del aborto en Chile, el Obispo titular de la Diócesis de Villarrica, expresa el profundo dolor de los cristianos.

Legisladores que han votado por el aborto y la comunión eucarística

Si un legislador católico permanece en su intención de favorecer una ley de aborto y votar a favor de ella, debe abstenerse de acercarse a la comunión eucarística, y si lo hiciera con peligro de escándalo para los fieles se le debe negar la admisión a la comunión

Mons. Stegmeier: «La ley del aborto es un engaño del demonio y de los que lo tienen por padre»

«La ley del aborto es un engaño del demonio, «homicida desde el principio y padre de la mentira» (Jn 8,44) y de los que lo tienen por padre». Así de claro se ha pronunciado Mons. Francisco Javier Stegmeier, obispo de Villarrica, ante la legalización del aborto en Chile

¿Qué viene ahora?

La ley del aborto es un engaño del demonio, «homicida desde el principio y padre de la mentira» (Jn 8,44) y de los que lo tienen por padre.

Noventa años del Seminario Mayor San Fidel

El ardor del corazón sacerdotal enamorado de Jesús hará del sacerdote un apóstol que arrastrará a otros a conocer y amar a Aquel que, por amor, se entregó por todos y por cada uno

Reflexiones en torno a la vida

Por mi condición de obispo de Villarrica, muchos fieles de la Diócesis me han consultado respecto al aborto y, en concreto, a la posible ley que lo permitiría en nuestra Patria.

Una triste entrevista

¿por qué un sacerdote puede estar tan perdido en el error y, a la vez, tener una acogida tan benévola de parte de la televisión? Me atrevo a responder que es por el afán de estar bien con el mundo, es decir, con el poder. El mundo ama al que está con él y odia al que no está con él. Como se quiere ser amado por el mundo, hay que estar de acuerdo con lo que él dice y estar en desacuerdo con lo que él rechaza.

La reforma educacional

Lo que está en juego en la Reforma es mucho más que el copago, la selección, la calidad o el lucro. Está en juego la verdad del hombre: si es creado por y para Dios, o simplemente es un ser que viene de la nada y termina en la nada.