Artículos de José Luis Aberasturi en InfoCatólica

José Luis Aberasturi

Sacerdote

¿Un sínodo «muy» mediático?

Todo el mundo está de acuerdo en señalarlo: la presencia del Sínodo en los medios ha sido apabullante. Unas veces por los filtrados mismos. Otras, por las verdaderas declaraciones de unos y otros, incluido el Papa. Las más, por los propios temas que se han tratado…

¡Ofensiva LGTBI: una estrategia de éxito! (1)

Llevamos unos pocos años -no más de tres o cuatro-, en los que se han disparado en los medios de todo tipo «noticias» de muy distinto calibre

¿Qué sentido tiene todo esto?

Me lo pregunto –y se lo transmito a ustedes- a propósito de lo que se está haciendo -y oyendo que se dice y se hace- en el Sínodo sobre «La Vocación y la Misión de la Familia en la Iglesia y en el mundo».

«La Iglesia debe superar la brecha entre doctrina y realidad»

Así de rotundo se expresa el portavoz de un grupillo de católicos laicos titulado «Somos iglesia», Christian Weisner, quien en una entrevista -que no hubiese llegado a España si no fuese por Religión Digital y su empeño en cargarse a la Iglesia Católica-, le dirige al Sínodo tal desiderátum.

Pistoletazo de salida:¡comienza el sínodo!

Y no ha podido comenzar con mejor pie: la Primera Lectura (Gn 2, 18-24) y el Santo Evangelio (Mc 10, 2-16) precisamente de la Misa de hoy. Son, sin duda, la respuesta del Espíritu Santo, al que ayer, en la víspera, invocaba el Papa.

El obispo

«Es necesario que el obispo perciba lúcidamente la batalla entre la luz y la oscuridad que se combate en este mundo». Así les hablaba el Papa Francisco -hace un par de días- a los obispos norteamericanos, dejando muy claro en qué terreno estamos –una auténtica «batalla»-, y qué papel le corresponde al obispo católico Y lo que les dice vale exactamente igual para todos los obispos de todas las Diócesis del mundo. Y sus palabras no tienen desperdicio.

¿«Rehacer su vida» o «Conversión»?

¿Qué tiene que predicar hoy la Iglesia, y ayudar, lógicamente, a vivir? ¿Que uno tiene «derecho» a «rehacer su vida» –«casualmente» con una señora que no es la suya; siempre así-, o que todos y cada uno, en la Iglesia, necesitamos «conversión»?

«A los que perdonéis los pecados… a los que se los retengáis…»

Cuando Jesús les va transmitiendo a los Apóstoles Su misma Misión para que perpetúen Su presencia y Su acción en favor nuestro hasta los últimos rincones y mientras haya hombres sobre la tierra, les traspasa el poder de ponerse a confesar, y perdonar todos los pecados: fuesen del tipo que fuesen y en la cantidad que fuesen. Nada se le opone al poder de la Confesión.

La Verdad, don de Dios al hombre

El hombre está hecho para la verdad: para conocerla, para amarla y para servirla, conduciéndose con ella, ajustando a ella su conducta.

«Veritatem facientes in caritate» (Ef 4, 15)

Por el contrario, viviendo la verdad con caridad, crezcamos en todo hacia Aquel que es la Cabeza, Cristo, de Quien todo el cuerpo (…) va consiguiendo su crecimiento para su edificación en la caridad (Ef 4, 15-16).

Al Itxaso (Denis, de nombre)

Le han parecido muy mal las palabras de Mons.Munilla, obispo de San Sebastián. Éste, había dicho en su Homilía del 15 de agosto, Solemnidad de la Asunción de la Virgen María, que la «ideología de género» era una «metástasis del marxismo» que busca «un nuevo orden», en el que la persona viene sometida al «dios Estado», sometida de modo absoluto «a lo políticamente correcto»; pretende cargarse a la familia, «único bastión» que se le resiste a la tal ideología, para controlar a su antojo a la humanidad»; y, ya puestos, pretende además «reducir el cristianismo a su dimensión privada, expulsándolo de la vida pública», pues es la única instancia que -todavía- no se ha rendido a los poderes del mundo.

«La medicina no cura lo que ignora»

Son palabras de San Jerónimo (s. IV-V), gran Doctor de la Iglesia latina, que las escribe a propósito de los que no quieren acercarse a la Confesión, comentando el Libro del Eclesiástico: «Si el enfermo se avergüenza de descubrir su llaga al médico, la medicina no cura lo que ignora» (Eccl. 10, 11; Cc. de Trento: DS 1680).

La «nueva» liturgia

Según la progrez teógico-eclesial -esta vez en boca de Castillo, y con Religión digital como pregonero: «se hace saberrrr…»-, «la Iglesia, en materia litúrgica, lleva más de mil años de retraso»; referido, especialmente a la Santa Misa.

«Fidel Castro, el Profeta»

«FIDEL CASTRO, EL PROFETA» (lo publica -¿adivinan?- «religión digital» ¡bingo!)

«No negamos la Comunión»

Así de rotunda, y así de clara, ha sido la portavoz de la Diócesis de Baton Rouge (Luisiana. EEUU), al salir al paso de una queja que elevó un homosex, casado con otro igual, al que, en una parroquia de la ciudad, se le había negado la Sagrada Comunión cuando se acercó a recibirla en un Misa. Era conocida, por pública, su situación, y el sacerdote, sabedor, se la negó.

Los sacramentos y el «ex opere operantis»

El tema del acceso a la Comunión sacramental de los católicos divorciados y unidos a otra mujer, que se ha convertido desde el pre-sínodo en el tema estelar -se haya pretendido o no, pues no sé con qué intención se ha hecho-, y que se recoge en el «Instrumentum laboris» para que sea tratado y discutido en el próximo y formal Sínodo sobre la «Vocación y misión de la Familia en la Iglesia y en el mundo», pone sobre el tapete -se quiera o no-, y deja en manos de los padres sinodales, ni más ni menos que LA FE DE LA IGLESIA EN LOS SACRAMENTOS.

Las palabras, ¿son algo o no son nada? (II)

Esta pregunta venía a cuento de la IDEOLOGÍA DE GÉNERO que pretende colarnos que nada menos que «el género» o sea, la MASCULINIDAD y la FEMINIDAD en la que la persona humana nace -«salvo error de la naturaleza», como afirmaron ya los griegos-, en la que la persona se encuentra «hecha» es, desde esa IDEOLOGÍA, nada más y nada menos, que un INVENTO CULTURAL.

Sobre el «Instrumentum Laboris»

Acaba de aparecer, en castellano, el «Instrumentum laboris» para el próximo Sínodo sobre «la vocación y la misión» de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo. Nada menos: Vocación y Misión EN la Iglesia y ANTE el mundo. Son palabras mayores, todas ellas. Como declaración de intenciones no tienen precio.

Las palabras, ¿son algo, o no son nada?(I)

El título viene a cuento de lo que llevamos ya tanto tiempo no sólo soportando, sino sufriendo -por parte de una serie de colectivos bien posicionados-, todo un bombardeo mediático y político –éste último especialísimamente dañino dado su carácter y su consiguiente repercusión- con la muy bien llamada IDEOLOGÍA DE GÉNERO. Y todo lo que la acompaña, antes y después. Y digo «muy bien llamada» porque, efectivamente, es pura y dura IDEOLOGÍA. Y ¿qué es, qué significa exactamente el término «ideología»?

El P. Ángel

El problema no lo tiene él: él no engaña a nadie. El que se quiera engañar pretendiendo que el amigo Ángel haga otra cosa, ése es el que tiene un problema. Y no pequeño.