Artículos de Javier Paredes en InfoCatólica

Javier Paredes

Catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Alcalá

Por una España católica

Para desgracia nuestra de un tiempo a esta parte han usurpado la representación social de los católicos toda una serie de personajes que han impulsado el ideal de la aconfesionalidad. Y no deja de ser paradójico que hayan impuesto esta aconfesionalidad generalizada, utilizando al más viejo estilo las instituciones eclesiásticas y apoyándose en lo que se conoce como los movimientos y las nuevas realidades de la Iglesia.

De Fátima a Garabandal

¿Y qué pretende la ideología liberal-progresista? Pues en lo fundamental lo mismo que el marxismo, aunque por distinto método. Pues si el marxismo propone que el progreso y el avance histórico se produce de un modo dialéctico, mediante el enfrentamiento y la lucha de clases, la ideología liberal-progresista pretende implantar un materialismo radical en paz y armonía

El Katyn español

No tiene sentido tratar de convencer a la opinión pública de que el PSOE es abortista y el PP –dos partidos con ideoligías distintas pero con la misma moral antivida- es provida, porque decir que el PP es provida no es que sea una mentira, es la gran mentira moral que está aplastando la conciencia de tantos españoles, como esas toneladas de tierra que taparon los crímenes de Katyn

Lo que se nos puede venir encima

En esta pérfida confusión de lo político y lo religioso, mi temor es que, de agravarse la crisis económica, cuando estalle el conflicto social, los revoltosos quemaran sobre todo las iglesias, porque el palacio de la Moncloa suele estar mejor protegido por las fuerzas de seguridad que la parroquia de mi barrio.

El obispo de las malas intenciones

En mi opinión la publicación de la Humanae vitae marca un hito en la historia de la iglesia porque es la primera vez que los modernistas plantean una batalla formal contra la Iglesia, y al modo modernista, es decir sin abandonar la Iglesia.

¡Ojalá votase en Navarra!

Y por último el próximo 20 me voy a quedar en casa –ni voto en blanco, ni monsergas- porque tengo que votar en Madrid, y no estoy dispuesto a apoyar con mi voto un retroceso de varias décadas en la conquista de libertad política de los católicos.

La moral de virtud complaciente

Se me podrá objetar que en muchos casos este desorden de la conducta se debe a la falta de doctrina, e incluso a la intoxicación doctrinal a la que han sido sometidos no pocos católicos. Acepto la objeción, porque por inspiración diabólica los modernistas se han dado maña de hacer decir a los documentos papales lo contrario de lo que expresan

Aborto bueno, aborto malo

En conclusión, resulta inaceptable para cualquier conciencia recta formar parte de una organización que defienda la fortaleza de sus muros con fosos repletos de sangre inocente.